FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Hablamos con Phillipp Gorbachev, el militante ruso de Cómeme

Hablamos sobre Rusia y las complicaciones para los músicos en su país.

Noisey: ¿Cómo fue que te empezaste a meter en la música electrónica?

Philip Gorbachev: A los siete años, después de escuchar el White Album de los Beatles y algunos viniles de Jimi Hendrix, inventé un outfit que consistía en unos gogles para nadar y cajas de juguetes. Vestido así me ponía a hacer percusiones con baquetas y cajas de cartón. Un día le llamé a un amigo por teléfono y toqué un ritmo. Le dije: “Oye, hay que hacer una banda.” No funcionó, pero ese fue el primer intento.

Publicidad

Más tarde, como a los 15, formé una banda chiquita. Estuvimos explorando ritmos bajo la tutela de Alexander Lipnitsky, el bajista de Zvuki Mu, y sus amigos. En las noches iba a los raves locales y pronto empecé a involucrarme en su organización y a poner discos ahí, además de las lecciones diurnas. El estudio era un desastre. Teníamos algunas piezas excelentes de equipo importado ilegalmente de EU. Un sinte Korg M1, una caja de ritmos Yamaha RX11, guitarras y bajos. Pero todo estaba en muy malas condiciones. Las grabaciones no servían, siempre había cables perdidos, y el clima siempre era bueno.

Desde ese momento empecé a soñar con formar parte de un estudio de grabación de música electrónica. Años después conocí a Matías Aguayo en Berlín, me mudé a la ciudad y empezamos a grabar cosas con Matías ahí. Nunca supe si era un sueño o una realidad, pero empecé a creer en el proyecto desde los primeros segundos de haber empezado.

Para mí no es una cosa de género. Considero que la música electrónica es una forma de dance y prefiero no categorizarme a mi mismo como un acto de música electrónica. Chequen mi banda The Naked Man!. Quiero producir música que sea buena para escuchar en una fiesta, para escucharse en vivo o para que una banda pueda tocar sus covers. Siempre me pregunto: ¿Qué tocaría Elvis Presley si tuviera que producir dance?

¿Cuáles fueron las bandas de tu país de origen que te influenciaron para hacer lo que haces ahora?

Publicidad

Una banda de nombre Sektor Gaza. Crecí en una comunidad muy liberal cerca de Moscú, y músicos legendarios de rock eran amigos cercanos de la familia. Algunos me enseñaban a tocar. Eran sesiones de horas. Fue una gran experiencia haber aprendido a tocar con maestros distintos. Los más chidos eran los que hangueaban con Zvuki Mu. Entonces era una comunidad bastante sólida. Sigo manteniendo una relación con Petr Mamonov, el líder de la banda.

Mis influencias son gente que te obligan escuchar música. Por ejempl, Paul Leary, el brillante guitarrista de los Butthole Surfers. Él abrió muchas puertas mentales. Estoy muy orgullosos y muy contento de que haya mezclado parte del Silver Album.

¿Por qué retomar influencias de la música rusa en el álbum?

Hay mucho de la música de esa zona, por ejemplo la resonancia de sus voces, su intensidad y poesía, que no se conoce. Estuve muy influido por el trabajo de Aleksey Remizov – un artista y poeta ruso que nada tiene que ver con Dostoievsky o Tolstoi – que es un poeta inspirado y silencioso, nada pesado, un Modernista en verdad. Me encantaría que fuera un músico, por el nivel de su ritmo. Hay grandes músicos también, como Alexandr Vertinsky, Sektor Gaza y Sergey Kurekhin. Todo tiene un carácter apocalítico, caótico, que me encanta. Y todos son muy rusos para mí, por su espíritu. Su espíritu es el que tiene ritmo. No se necesita más.

¿Por qué consideras que The Silver Album es el primero disco ruso de música bailable?

Publicidad

Como ruso, estoy construyendo un monopolio, privatizando toda la Música Rusa para Bailar bajo la bandera de Cómeme. Esto es algo por lo que no me puede perseguir mi gobierno; o al menos eso espero. Ha habido una necesidad de manifestar un sonido propio, además de toda la buena música para bailar de EU o Europa, India o Australia, América del Sur y otros lugares. Aparte de la música se han producido toneladas de verdadero espíritu inventivo de Ruso. Nada de petróleo, oligarcas, política, revolución y nada de vodka, sino un espíritu libre para la alegría y la música, simple y lleno de groove natural e imaginación. Así es como me imagino a Rusia. Como ruso, prefiero no llevar las cuestiones políticas a la música, sino temas similares que se muevan vía la música de baile a través de años. No a los atributos de la industria de la música (no tenemos ninguna industria aquí en Rusia), pero sí a la energía inicial de la música: el espíritu y el amor. Más un ritmo propio de jugar con la tecnología.

¿Quiénes crees que estén haciendo la mejor música actualmente?

¿Alguna vez has escuchado a Krovostok? un sonido completamente moscovita. Excelente música electrónica.

Relacionados:

Después de Gorbachev, vino Gorbachev

Matías Aguayo es Amorosamente Cool

Conoce a Christian S. un nuevo/viejo amigo de Cómeme