Cinco músicos que la historia olvidó

El escritor Steven Blush le echa un vistazo al lado amargo de la fama, y enlista cinco músicos que casi la consiguen, pero que terminaron cayendo por las grietas del fracaso.
4.5.16

Hace unas semanas, el autor Steven Blush publicó su libro Lost Rockers: Broken Dreams and Crashed Careers, en el que explora lo que llama “el otro lado de la fama”.

“Se trata sobre grandes músicos que estaban en la cúspide del estrellato pero que se cayeron por las grietas de la historia,” continúa Blush, quien también es reponsable por el libro/documental del 2001 American Hardcore: A Tribal History. “El libro examina la fina línea que existe entre la fama y el olvido, y muestra cómo la falta de éxito puede dejar una cicatriz profunda en la vida de uno. Es un tributo visual al arte del “cratedigging” y al redescubrimiento de música perdida gracias al internet.”

Publicidad

Las historias de éxito en la música están muy bien documentadas, pero este compilado se trata sobre “lo que pasa cuando la vida no resulta com la planeaste”. Las historias no sólo serán publicadas de manera impresa, sino que Blush se unió con el director Paul Rachman para convertir estas historias en un documental—vean el teaser aquí arriba (la última vez que trabajaron juntos fue en American Hardcore). La cinta se estará publicando esta primavera. Y ya que estábamos en esas, le pedimos a Blush que nos mencionara los cinco artistas qué más ardientemente brillaron pero que así de rápido fueron olvidados.

EVIE SANDS

Esta increíblemente guapa cantante de soul de inolvidables ojos azules fue descubierta a los 15 años en el Brill Building por los compositores Chip Taylor (‘Wild Thing”) y Al Gargoni (“Brown Eyed Girl”). Ella es mejor conocida por la triste historia de que sus sencillos fueron covereados por otros, y fue con otras personas que se convirtieron en hits. Alguien que trabajaba en la promotoría, por ejemplo, escuchó una grabación temprana de “Take Me For A Little While” de Evie y logró que Chess Records sacara al público antes una versión creada por la ya popular Jackie Ross. Luego hizo “I Can't Let Go,” y en la radio se negaron a tocarla —pero meses después The Hollies lograron convertirla en un éxito. Posteriormente, “Angel of the Morning” empezó a tener una buena recepción en los listados, cuando el sello Cameo-Parkway se fue a la bancarrota (el presidente del sello, Neil Bogert, fundó después Casablanca Records, que sería el hogar de Kiss y Funkadelic). La versión de Merilee Rush de aquella canción un año después se convirtió en un himno de los 70. Evie después escribiría canciones para personas como Barbra Streisand y Dusty Springfield, y actualmente sigue componiendo música en Hollywood.

CHRIS ROBISON

Este pianista polisexual tocó en una banda en secundaria con Billy Squier y se fue de gira como parte de Steam ("Na Na Hey Hey Kiss Him Goodbye"). Después tocó en el grupo de jazz hippie Elephant's Memory, los cuales se volvieron famosos por ser la banda de acompañamiento de John y Yoko, (pero no en esa era, aunque Robison conoció a John Lennon en el estudio y cantó coros junto con él en el álbum de Elephant Baddest of the Mean, además de co-escribir “Power Boogie,” en la que Lennon tocó la guitarra). Grabó con “el próximo Hendrix,” Velvert Turner, y posteriormente como artista solista publicó uno de los primeros discos de gay-rock, con canciones como “Lookin’ For a Boy Tonight” (esta es una probadita de la letra: “I am not the only one who knows your own sex can be fun”) el cual brillantemente se titulaba You’ll Never Get Cheated on by Your Hand. Eso llevó a Robison a que tocara en un demo de Wicked Lester antes de que estos se hicieran llamar Kiss, y en la “última” alineación de los New York Dolls, antes de que lo despidieran por alcohólico. Pasando eso, grabó un exitoso sencillo con el productor de Blondie/Go-Gos Richard Gottehrer, y grabó con Keith Richards y Robert Gordon, antes de sorprender a todo el mundo casándose con una mujer y criando a dos niños en los suburbios.

BOBBY JAMESON

Jameson, originario de Arizona, era otro joven cantante que fue a Hollywood en búsqueda de la fama y la fortuna. En su debut, un sencillo de surf, escribieron mal su nombre, poniendo en vez “Bobby James.” Después grabó dos 45s que tuvieron anuncios de página completa en Billboard y Cashbox que aclamaban a Bobby como “El Próximo Fenómeno.” Tony Alamo, el manager de Bobby, nunca pagó esos anuncios; más bien, dejó súbitamente la industria de la música para crear un culto cristiano, y está sentenciado a 175 años en prisión por abusar menores de edad. Para escapar esa locura, Bobby huyó a Inglaterra, donde grabó un 7 pulgadas que fue pagado por Mick Jagger y Keith Richards, además de que Richard Avedon le tomó las fotos promocionales (escuchen aquí abajo), y luego publicó otro sencillo publicado por un joven Chris Blackwell. Cuando Jameson regresó a LA, grabó un disco bajo el pseudónimo Chris Lucey—Songs of Protest and Anti-Protest—y actuó en el documental psicodélico de los 60 Mondo Hollywood—un clásico de culto que incluye cameos de Sonny & Cher, Hitchcock, Bridgette Bardot, Jayne Mansfield, y Frank Zappa, por sólo mencionar a algunos. Jameson apareció en esa cinta con su novia Gail, quien eventualmente se casaría con su amigo Zappa, y a cambio Zappa le produjo dos sencillos a Bobby que son poco conocidos por los fans de Zappa. Jameson después tocó en los Monkees pero renunció porque pensó que eran bastante superficiales. Después de otros discos que fueron un fracaso, se clavó mucho en la heroína y el ácido, fue arrestado 27 veces, y fue declarado muerto por sobredosis no una, sino dos veces. La prensa erróneamente lo ligó al suicidio de su amiga Diane Linkletter (hija de la personalidad mediática Art, quien culpó su muerte por el LSD), y su nombre fue uno de los mencionados por la LAPD en la investigación de los asesinatos de Charles Manson. Pasó sus últimos 30 años batallando el abuso de sustancias, viviendo en un campamento de casas rodantes cerca de San Luis Obispo, antes de morir el año pasado a los 70 años de edad. (Véanlo gritar furiosamente sobre su vida en YouTube aquí.) En 2010, la Brian Jonestown Massacre le hizo un cover a su canción “There’s A War Going On.”

GLORIA JONES

Esta encantadora cantante de Los Ángeles grabó la versión original de "Tainted Love," y cantó como corista en éxitos como “Proud Mary” de Ike & Tina Turner, “Put A Little Love In Your Heart” de Jackie DeShannon, “Sweet Home Alabama” de Lynyrd Skynyrd, el Phil Spector’s Christmas Album, y el Beggars Banquet de los Rolling Stones. Se convirtió en una compositora nominada al Grammy, reconocida por escribir hits con los Jackson Five, Marvin Gaye, y Gladys Knight, y fue una de las personas que insistió que el saxofonista de los Commodores, Lionel Richie, fuera su vocalista principal. En el climax de su carrera en Motown, después de grabar un LP solista en el que la denominaron la Barry White femenina, Gloria se enamoró con el rockero de glam británico Marc Bolan, y se mudó a Londres para tocar con su banda T. Rex. En el Reino Unido tuvo una carrera como solista aceptable, produjo a la exitosa banda de disco Gonzales, y cantó en las giras que tuvieron con Bob Marley. Sin embargo, Gloria nunca se recuperó de haber estado detrás del volante en el Mini Cooper que chocó y mató a Bolan. Ella y su hijo Rolan Bolan vivieron varias décadas duras en LA porque ella y Marc nunca estuvieron legalmente casados. Hoy en día lleva la Marc Bolan School of Music and Film en el enguerrado Sierra Leone.

RIK FOX

Este candente bajista fue un héroe de la escena del metal en LA, con todo y su melena retocada con Aqua Net y sus pegados pantalones de mezclilla y cuero. Después de que Blackie Lawless lo invitara, Fox se mudó de NYC a LA y estuvo en la alineación original de la banda de metal de Blackie, Sister. Fox inventó un nombre aún mejor para la banda: W.A.S.P. Después tocó en la banda sensación de Sunset Strip, liderada por Ron Keel: Steeler, quienes serían la plataforma hacia la fama del dios de la guitarra Yngwie Malmsteen. Steeler, el álbum de 1983, se convirtió en el disco independiente de metal más vendido de sus tiempos. Fox aparece notoriamente en el épica cinta de rock de Penelope Spheeris The Decline Of Western Civilization Part II: The Metal Years. La siguiente banda en la que estuvo Fox, Sin—en donde cantaba el increíble Frank C. Starr (quien posteriormente estaría en el “súpergrupo” creado por Rick Rubin The Four Horsemen)—grabó un demo que el ex-guitarrista de Kiss Vinnie Vincent se robó para su fracasada banda Vinnie Vincent Invasion. Pero el macho alfa del metal jamás tendría la suerte de conseguir el éxito en la era Nirvana.

Lost Rocks: Broken Dreams and Crashed Careers ya está disponible via powerHouse Books