FYI.

This story is over 5 years old.

"Orden Natural": una exposición para entregarse al caos

Dos artistas se unen para rendirle un tributo audiovisual a la incertidumbre.

Foto: David Vélez y Juan Cortés

Unas larvas dentro de una esfera de vidrio se comen un pedazo de cera mientras un micrófono de contacto amplifica los sonidos que hacen mientras se alimentan. Fotografías en blanco y negro, con mucho zoom, de paredes de casas viejas con la pintura derruida y con grietas, parecen mostrar una tormenta en pleno movimiento vista desde la órbita terrestre. Una lámina de metal con un color negro profundo producto de la quemada con un soplete, se transforma en un amplificador de vibraciones, de ruidos crudos con tintes espaciales.

Publicidad

Todo esto hace parte de “Orden Natural”, una exposición de Juan Cortés, un personaje que ha buscado el punto de unión entre la ciencia y el arte, y el artista sonoro y compositor David Vélez, fundador del netlabel Impulsive Habitat, que se enfoca en grabaciones de campo. Ambos usan sonidos y visuales como medio para explorar el caos de la naturaleza, configurando una muestra en la que nos ponen de cara lo inabarcable del universo, lo misterioso de sus fenómenos y su real apatía ante la existencia, el miedo, el sufrimiento o la muerte humana. Una apuesta que tiene como pilar la incertidumbre y donde se reconoce nuestra mirada ingenua que no entiende la catástrofe de la existencia.

David Vélez, creador del contenido sonoro de la exposición, nos respondió algunas preguntas sobre las obras, sobre el papel y el momento de este tipo de arte y el concierto que tendrá, junto a Juan Cortés, en la inauguración.

Foto: David Vélez y Juan Cortés

La exposición tiene un planteamiento enorme que pone en el tablero, partiendo de nuestra pequeñez, preguntas muy profundas, muy existenciales sobre nuestro lugar en la naturaleza ¿Cómo lograron aterrizar eso? ¿Cuál fue el eje para transmitírselo al espectador?

Tanto Juan como yo hemos venido trabajando desde hace años alrededor de temas como las catástrofes y las fuerzas de la naturaleza. Juan a través de lo visual y yo a través de lo sonoro. En este proyecto encontramos un espacio donde explorar nuestras inquietudes al respecto conectando imágenes sonoras y visuales. El espectador podrá experimentar una serie de obras donde escalas y magnitudes son presentadas de manera inusuales y enrarecidas. Y donde en efecto pueden surgir preguntas sobre la existencia, la muerte y nuestra relación con el universo.

Publicidad

Efectivamente el aspecto sonoro es muy importante ¿Qué papel juega? ¿Porqué acudir al arte sonoro para desenmarañar las inquietudes que se plantean?

Yo llevo trabajando con sonido desde 2005 y siempre lo he visto como un medio emocionalmente muy contundente. El sonido es la puerta al mundo cuando estamos en el útero materno y mantiene toda la vida ese poder de hacernos llorar, bailar y evocar imágenes como ningún otro sentido. El sonido puede genera inquietud, tensión e incomodidad, lo cual es el propósito con las obras que estamos presentando.

Foto: David Vélez y Juan Cortés

Se oyen sonidos de cosas que no se oyen normalmente, por ejemplo la obra de las larvas. Háblanos de esta ¿Qué es lo que más les llama la atención de este tipo de experimentos? Mirándolo también desde un sentido estético de los sonido como tal.

Estas larvas (Pyralidae) son parásitas, se comen la cera que dejan las abejas y allí forman su hábitat. Nos interesa capturar los sonidos que producen cuando mastican la cera, el cual logra ser detectado cuando se acercan a un micrófono de contacto. Cómo en la fotografía y en el cine, el arte sonoro a veces trata de apuntarle a algo que ya está ahí, el artista simplemente media entre un evento que ya existe y el espectador. Le da otra escala.

¿Cuál es la relación entre la parte gráfica y la sonora? ¿Cómo sientes que se complementan?

Existe en la exposición una obra que ejemplifica muy bien esto. Esta surge de trabajar con pólvora y de notar cómo las láminas metálicas, cuando son expuestas a las llamas amarillas, adquieren un color negro profundo. Decidimos entonces trabajar con una lámina de 3x1 metro que decidimos intervenir visual y sonoramente. Para este propósito la pintamos con un soplete industrial que le dio un color muy particular que genera una ilusión de profundidad que inquieta al espectador. Y sonoramente utilizamos un trasductor, que es un objeto que por vibración convierte los objetos en speakers. A través del traductor proyectamos sonidos que hacen resonar la lámina exponiendo su materialidad. Ahí nacen esas conexiones poéticas entre lo visual y lo sonoro.

Publicidad

Foto: David Vélez y Juan Cortés

¿Qué papel está jugando el arte sonoro actualmente? ¿Cuál sientes que es su mayor aporte?

El arte sonoro tiene mucha fuerza hoy en día porque el interés se extiende a varios campos, como las llamadas ciencias exactas, la antropología y la tecnología. Este logra cuestionar al mundo más allá del lenguaje, explorando una relación más sensible, más física y menos intelectual con nuestro entorno. La vida cotidiana adquiere un valor poético. Colombia particularmente vive un momento muy importante con artistas como Miguel Isaza, Leonel Vásquez y Felipe Rodríguez. En lo personal empecé a publicar mis composiciones y a dar conciertos cuando vivía en NY y por mucho tiempo encontró mejor recepción afuera que en Colombia. Sin embargo, recientemente he encontrado en el país espacios para presentar mi trabajo, o de inventarlos, como sucedió con los festivales Radar y Satélite.

En la inaguración presentarán en un concierto junto con Juan Cortés ¿Cómo se lo describirías al público? ¿Cómo será el enfoque y cuál es la relación con la exposición?

Con Juan llevamos dando conciertos juntos hace dos años desde lugares como el MoMA y Fridman Gallery en NY, hasta el Mutek y Arttec en Colombia. Nos gusta crear espacios microscópicos, los cuales manipulamos con ondas graves que proyectamos con un subwoofer de car audio, que destruye esos paisajes previos como si fuera una catástrofe natural. Estos eventos los filmamos con un lente macro que los descontextualiza y produce una ilusión de magnitud donde la miniatura adquiere una escala humana.

Publicidad

¿Algún mensaje para quienes verán la obra? ¿Algo que quieras agregar?

Que predomine la escucha sobre el diálogo y que predomine lo emocional sobre lo intelectual.

***

La inaguración será mañana jueves 25 de febrero en la galería Valenzuela Klenner a las 7:30 pm. El concierto de Juan y David será a las 8:30 pm. Para unirte a este viaje visual y sonoro haz click aquí.