FYI.

This story is over 5 years old.

Iggy Pop: Diseñador de ropa y artista plástico

Un vistazo a este Iggy que no es el de los Stooges.
21 Octubre 2014, 10:50pm

Foto por Sebastien Micke / Paris Match

Tengo una debilidad absoluta por Iggy Pop. A nadie le gusta pensar en él así, pero a mí me da una ternura espantosa. Unas chismosas de la escenita de entonces, cuentan que poco antes de que se desapareciera en el Oeste de Berlín por ahí del 76, cuando David Bowie lo rescató de su miseria y lo ayudó a hacer The Idiot, lo vieron rodarse de unas escaleras afuera de Max’s Kansas City, en un estado infrahumano. A partir de esa anécdota, he visto todas sus entrevistas en video y todos los registros de sus tocadas también. Desde las primeras en Max’s hasta su último stage dive en Carneige Hall. Es imposible no sentir compasión absoluta por él. ¿Han visto esta entrevista que dio para un canal de televisión francés en 1977? O ésta en el show de Tom Snyder donde habla única y exclusivamente de dolor. Toda su música se trata de eso. Su abuso de drogas y sus interpretaciones autodestructivas son sólo eso. Iggy Pop habla de dolor. No es un chango estúpido que se flagela para que lo vean. Es un tipo demasiado sensible que no puede hacer otra cosa más que eso. O por lo menos no podía en ese entonces.

Pero las cosas han cambiado para Iggy con el paso de los años. El terrenito ganado en la historia de la cultura pop está pagando sus regalías, y le está dando oportunidades. Para un tipo que nunca se ha puesto una camisa en su vida, es raro pensar que de pronto se pueda poner a trabajar en un a línea de ropa. Y por eso esta ultima hazaña suya es una belleza. Iggy Pop hizo una colaboración con Sailor Jerry, una marca originaria de Filadelfia basada en la estética del tatuaje. Para su contribución a The Flash Collection, Iggy hizo un cinturón, una hebilla de cinturón ($240) y un chaleco de mezclilla ($600). “Uso chalecos cuando me piden que use ropa para entrar a algún lugar, porque generalmente no uso ropa. No más de lo absolutamente necesario” dice Iggy en este mini documental en donde todo hace sentido.

La noticia de que Iggy Pop había abierto a la prensa su pequeño estudio en Little Haití, Miami y había ofrecido una entrevista a The Guardian para hablar al respecto, conmocionó a varios. Pero esto sólo es parte de estos pequeños intereses que le ofrece su legado. “En 1977 David Bowie me dio unos acrílicos y me enseñó cómo preparar un lienzo. He estado pintando desde entonces”. Nadie quiere saber eso de Iggy Pop. Sin embargo, la sensibilidad de este tipo ya no puede ser desparramada por los escenario a través de su sangre. Y como no se ha muerto, la tenemos que ver ahora, contenida en un chaleco de mezclilla y en un autorretrato que nos deja verlo con cara de desastre, tratando de dejar las drogas.

Foto por Jamie-James Medina

Raquel planea instaurar la Funación de Arte Iggy Pop. Mientras, puedes seguirla en Twitter: @salvenseustedes