Radiohead tiene la culpa de que sus fans sean odiados

Radiohead siempre cumple. SIEMPRE.
3.5.16

Bien dicen que cada banda tiene a los fans que se merece. No es para menos que los de Radiohead sean los más intensos (y pedantes) cuando se trata de defender a Thom y a Jonny, sobre todo de quienes dicen que “Radiohead es de hueva y depresivo”. Por supuesto que hay razón en lo depresivo: bien podría ser una patología que todo fan de la banda comparte y prácticamente lo que los une mientras los ves abstraídos en los rincones de las fiestas… pero en absoluto son de hueva. Pocas bandas —muy pocas—, tienen la capacidad de generar tanta expectativa desapareciendo de las redes sociales y eliminando imágenes de ellos como tal. “Tengo miedo de dormirme y despertar con algo nuevo de Radiohead” se leía en los tuits de quienes están al pendiente del nuevo material de los hijos pródigos del Reino Unido. La profecía se cumplió y con "Burn The Witch" concluimos tres cosas de lo que viene:

1. Se están alienando

En lo primero que nos dejan escuchar de Dead Air Space podemos apreciar menos protagonismos instrumentales y más de “un todo” armonizado para trasmitir lo que sea que estén buscando. Esto, en conjunto con el video: meramente una animación que no hace referencia a su imagen, uno de sus recursos en últimos videos y cada vez más constante desde el Hail to the thief. Aparte de su participación en From The Basement ¿se acuerdan de la última vez que vieron a Jonny Greenwood en un video?

2. Genios de la mercadotecnia

Con Radiohead no hay casualidades. Sus fans son una tribu de ansiosos obsesivo-compulsivos y lo saben ¿Qué hacen ellos? Tumban su sitio. Así se esfuman a sabiendas de que sus seguidores estarán pendientes y a la espera de su próximo material y no sólo eso, mandan cartas a quienes previamente habían ordenado cosas de su sitio con una leyenda que dice: “Sabemos dónde vives”, sonando un poco más a amenaza que a formal agradecimiento como lo haría cualquier otra banda. Luego, días después nos dejan escuchar el clásico llanto de Thom Yorke cantando esa misma frase en "Burn The Witch". Me gusta pensar que ellos personalmente empacaron cada postal y la enviaron. También, se rumora que anteriormente ya habían dado señales de lo que se convertiría en "Burn The Witch" en interludios que han estado usando para sus presentaciones en vivo… algo así como lo que hicieron antes con "Nude / Big Ideas" y “Everything In It’s Right Place”.

3. Maravilla músico-gráfica

Siempre cumplen. SIEMPRE. Radiohead es una banda que, como muy pocas, han evolucionado drásticamente su sonido y su imagen y no están casados con cumplir expectativas del pasado. Tenemos al Thom Yorke Rubio platinado de los años noventa y también al pelirrojo; tenemos al Thom que baila, al Thom cuarentón que usa manbun y con barba de tres días, ¿qué Thom tocará ahora? Y es que no sólo es una cuestión de imagen, nos han enseñado que también se preocupan porque no sea sólo su música la que habla. Aunque últimamente han recurrido a la animación, sus videos siempre han dejado algo raro en el subconsciente: como que te gusta pero no terminas de entender por qué, como en "Just", que nadie sabe qué se dicen y por qué se tiran al piso. Cuidando siempre el guión y la fotografía como complemento de la música, en "Burn The Witch" recurren una vez más a la animación pero en esta ocasión es infantil, a primera instancia nos podría recordar a Pingu, con música suave y sospechosamente “feliz” mientras vemos a un pueblo que normaliza la cacería de brujas y usa su ingenio para buscar la forma de linchar para que genere el mayor daño posible. ¿Algo así?