FYI.

This story is over 5 years old.

A Felicia Morales le llegó agosto

Hablamos con Felicia Morales sobre los detalles de su primer disco, el pop chileno y su amistad con Gepe.
10.9.14

Fotos por Carlos Molina

—Todo ha sido muy rápido con Agosto. Tuve un poco más de tranquilidad con Felicia EP. No había apuro en nada. Lo decidí todo yo. Era más relajado.

Quien habla es Felicia Morales desde su departamento que mira al Parque Inés de Suárez en Santiago de Chile. Está en la pieza refaccionada donde funciona Salón Felicia, el espacio en que deja de lado el violonchelo para cortar el pelo, aplicar color, hacer peinado y alisado. Lo cierto es que son los últimos días de su peluquería. Tendrá que cerrar el lugar por un tiempo porque los clientes no paran de pedir horas y el próximo 24 de septiembre lanzará su primer disco largaduración llamado Agosto.

Publicidad

Hace un año Felicia Morales no era simplemente Felicia Morales. En esa época respondía a distintas denominaciones. Siempre era «la chelista de» Gepe, Javiera Mena, Dënver, Alex & Daniel, Fakuta o el «nuevo pop chileno» como concepto. A veces, «la peluquera de» Gepe. Por lo mismo, dejó de ser parte estable de la banda de Gepe. Quería tiempo para ella. Es demasiado dispersa. «Siempre tengo ganas de hacer muchas cosas», dice.

Luego de ese periodo se concretó Felicia EP (2013, Quemasucabeza), cuatro piezas instrumentales para cuarteto de violonchelo y piano en donde deja de lado el pop y se vuelca a lo más clásico. Las composiciones estuvieron guardadas desde 2009, hasta que sintió que era el momento y se las mostró al dúo De Janeiros (Pablo Muñoz y Milton Mahan), que grabaron y mezclaron. El EP es tan oscuro e invernal como íntimo y perturbador. A ratos, suena como la música incidental de series como Twin Peaks o The Killing. O como un homenaje a Music for Egon Schiele (1996, Quarterstick) de Rachel’s.

Hoy Felicia afina los últimos detalles del lanzamiento de Agosto, su primer LP, que incluye diez tracks. Se vienen días pesados y eso la estresa. «Estoy hasta el pico, no puedo más», dice. Las horas del Salón Felicia están tomadas hasta el 16 de septiembre pero sigue recibiendo mails con peticiones o, incluso, extrañas preguntas sobre estética —«¿Qué productos puedo comprar y cómo los mezclo para obtener tu color de pelo? Muchas gracias»—. Está en eso cuando aparece una nueva clienta y la multiintrumentista se lamenta porque no tendrá tiempo para enterarse en Twitter de más detalles de la muerte de Joan Rivers.

¿Por qué llamar Agosto a tu primer disco?

Publicidad

Agosto es mi mes favorito del año. Estoy de cumpleaños y es el mes de los gatos, mi animal preferido. Además, el disco se grabó en agosto. Creo que son razones suficientes.

¿A qué suena Agosto? ¿Cómo lo definirías?

Está en la misma línea del Felicia EP: emo e invernal. Por eso también se llamó Agosto. Bueno, de partida, es más extenso y en muchos temas ocupo una estructura más de canción, onda ‘estrofa-coro-estrofa-coro’. El Felicia EP era una suerte de ejercicio. Además, esta vez agregué arpa y tiene algunas cosas más new age.

¿Cuál sería el mejor lugar para escuchar Agosto?

Islandia, obvio. No sé en verdad, es un disco para relajarse, de paz y reflexión interna.

¿También grabaron y mezclaron la dupla De Janeiros? ¿Cómo fue trabajar con ellos nuevamente?

Pablo Muñoz fue el productor y Milton Mahan funcionó como Ingeniero y Producción Adicional. A diferencia del Felicia EP, esta vez tuvieron distintos roles. Milton venía de una gira muy pesada con Dënver, no estuvo tan presente. Es bacán trabajar con ellos, nos conocemos, todo es más claro. Rápido. Las mezclas estuvieron listas en una semana.

La tapa de Felicia EP era un bordado que hiciste tú, ¿esta vez el diseño también es tuyo?

Esta vez fue más idea de Manuel Córdova y Myrna Cisneros, del estudio de diseño Comunas Unidas. La tapa es un trabajo que hizo Manuel Córdova en acuarela, basado en un retrato que me tomó. Es bacán trabajar con ellos porque me cachan todo el rollo.

¿Hasta ahora no te han dado ganas de hacer temas más pop?

Tengo ganas pero, en realidad, no sé qué va a pasar. Igual me gusta esta onda, es lo que más me acomoda. Me sale natural. Me gustaría, tal vez, hacer algo más pop como un desafío o cantar o tocar bajo en alguna banda. Pero no tengo nada concreto.

Publicidad

¿No lo ves como un siguiente paso calculado?

No, para nada. En realidad, nada de lo que he hecho ha sido premeditado. Nunca pensé en grabar el Felicia EP. Jamás pensé que iba a cortar el pelo, por ejemplo, y que iba a venir tanta gente.

Felicia EP sólo lo tocaste en Chile, ¿te gustaría presentar Agosto en otros países?

Sí, me encantaría. Sobre todo en México, me escribe muchísima gente desde allá. Sería bacán salir del país.

Gepe y sus amigos darán un concierto el día 11 de octubre en el Teatro Caupolicán de Santiago y vas a volver a tocar con él por única vez, ¿qué tal esta reunión un año después de haber dejado la banda?

Es simbólico y entretenido que podamos seguir tocando juntos a veces. Haber tocado con Gepe para mí fue una etapa súper importante. Que haya dejado la banda por darle prioridad a otros proyectos tampoco significa que no quiera hacerlo nunca más. Sólo quería parar un poco.

Fueron cuatro años en la banda.

Sí, se dio una onda bacán y es complicado que eso se dé con más gente. Sobre todo por la cantidad de tiempo que tocamos y lo amigos que éramos —«bueno, que somos», se apura en aclarar—. Es bacán.

¿Cuál es tu balance un año después? Por primera vez toda la responsabilidad recaía sobre ti, todos te observaban a ti…

Trato de no pensar en esas cosas porque me pongo nerviosa. No me considero tan relevante. Eso pasa porque siempre he sido parte de bandas, nunca como solista. No tengo otra mentalidad.

Publicidad

Fotos 1 y 2 de Álvaro Puente.

Más entrevistas:

Quiero Club: de los trabajos horribles y los años dorados del indie regio.

Sonido Gallo Negro, los discípulos cumbiancheros de Satán.

Entrevista a Chystemc: Trato de boxear en el mic.