FYI.

This story is over 5 years old.

Tres pájaros de un tiro y un himno. Y por supuesto Dios de por medio.

Tres países de África comparten un mismo himno nacional que está basado en la tonadita de un himno masón, cuyo autor nunca estuvo en África
19.7.13

A ver. Entonces tres países de África comparten un mismo himno nacional que está basado en la tonadita de un himno masón, cuyo autor nunca estuvo en África. Bueno… Sudáfrica, Zambia y Tanzania. Pero, ¿por qué? ¿Qué no un himno debe ser exclusivo de una nación? Al parecer no, y el que usan fue escrito por un tal Enoch Sontonga a finales del siglo XIX (en 1897) justamente en Johannesburgo. Bueno, lo arregló basándose en el tema Aberystwyth,compuesto por el galés Joseph Parry, quien nunca en su vida pisó el continente africano y quien escribió la obra en 1876 dedicándosela al pueblo galés llamado, sí, Aberystwyth. ¿Cómo hizo Enoch Sontonga para escucharlo? Parry era masón y de alguna u otra forma –aunque sea difícil de pensar– las partituras llegaron a ser interpretadas en Sudáfrica, y Sontonga las escuchó o leyó. Me imagino.

Sontonga también le agregó la letra. Tal vez se enamoró de la melodía. Bueno, eso es obvio, y como maestro de una escuela metodista de Johannesburgo, comenzó a componer lo que tal vez se quedaría únicamente como un canto para los alumnos de aquella institución. Nunca se imaginó que Nkosi Sikelel' iAfrikase convertiría en el himno de liberación de varios países africanos y que años después, pocos y muchos, se convirtiera en el himno nacional de diferentes países africanos. ¿Y cómo putas no lo iba a ser? Nkosi Sikelel' iAfrika significa literalmente Dios Bendiga África. Y África está jodido. Siempre lo ha estado. ¿Desde entonces la única que les queda es creer en Dios? Yo creo que sí. Pero más allá de esto, debemos tomar en cuenta que ese continente fue repartido como pastel en fiesta de niño consentido: no hay naciones como las conocemos; difícilmente hallamos en un mismo país una misma cultura, un mismo idioma, unas mismas tradiciones e incluso un mismo territorio (que son lo necesario, según, para tener una nación). Son etnias con tradiciones, territorios, lenguas y cultura propias que quedaron repartidas y separadas por las fronteras que los países colonialistas hicieron para quedarse con la lana. ¿Cómo putas no van a unirse con una canción que hace de África (o por lo menos el Sur de este continente) uno mismo? ¡El pinche continente parece haber sido cortado en cuadrícula! Bueno, no. Exageré.

En fin. “Dios bendiga África, que bendiga a sus líderes. Sabiduría, unidad y paz. Estos son nuestros escudos. África y su pueblo”. Ámonos, suena chingón. Sin muchos miramientos se convirtió en el canto que acompañó algunos movimientos independentistas africanos. Más tarde, se adaptó a diferentes lenguas endémicas y se consolidó como himnos nacionales. Zimbabwe y Namibia también lo adoptaron después de su independencia, y ya lo cambiaron, pero Tanzania, Zambia y Sudáfrica lo siguen entonando. Claro, cada uno con sus ligeros cambios. Lo cantan en el idioma oficial del país: Suajili en Tanzania, Bemba en Zambia y en varios idiomas en Sudáfrica, pero el Xhosa es el que más se parece a las letras originales.

En el caso particular de Sudáfrica, Nkosi Sikelel' iAfrika fue utilizada como una canción de protesta en contra del Apartheid y fue hasta 1995 cuando se estableció como himno oficial de aquél país, un año después de que Nelson Mandela llegara a la presidencia y se acabara, efectivamente, con el Apartheid. En el caso de Zambia, las letras fueron cambiadas y sustituyeron básicamente a “África” por “Zambia”. Lo mismo pasó con Tanzania… Entonces, ¿todos necesitan de Dios? Y es irónico porque es justamente África uno de los lugares que puede poner en duda la existencia de Dios