FYI.

This story is over 5 years old.

Te vas a acordar de Tex Tex

Lalo Tex y compañía se reían de todo: de nuestro color de piel, de nuestra pobreza, de trabajos mal pagados, de la migración, de la política, del racismo, del desamor.
19.1.16

Foto tomada del Facebook de Tex Tex

Este artículo apareció originalmente en VICE

Corrían los primeros años de la década de los 90. Estaba recién egresado de la secundaria y no sabía qué diablos haría con mi vida. El horizonte de muchos jóvenes de esa época era igual de nebuloso que el mío: había crisis económicas cada mes, había mucho PRI (del viejo, que en realidad es el mismo de ahora) y casi nulo acceso a una despensa musical decente.

Publicidad

En mi casa se escuchaba de dos venas musicales: mi padre, oriundo de Tamaulipas, escuchaba toda clase de música norteña, con un poco de ranchera y mucho Rigo Tovar. Mi madre, del estado de Guerrero, le entraba a La Luz Roja de San Marcos, al conjunto Mar Azul y toda clase de guapacheses típicas de esta región. El repertorio era interesante, pero la edad me exigía algo más.

Ingresé a la Universidad Autónoma Chapingo, a dos pasos de Texcoco, Estado de México. Esta escuela fue determinante en mi vida, no por lo académico, sino porque me enseñó a vivir (me dediqué a vagar por el DF y Estado de México) y me acercó a lo que años después sería mi oficio: la escritura. La Universidad era un caldero inmenso donde confluían músicas, regionalismos, costumbres, vestuarios, creencias y comidas. Los gustos musicales variaban según el lugar de procedencia: los estudiantes del norte escuchaban corridos; los del noreste, banda; los del bajío, gruperas; los del sur, charangas o cumbias; los chilangos y mexiquenses, rock y blues. Fueron ellos quienes me presentaron a una banda que de inmediato me cautivó: Tex Tex.

Los Muñecos, como se les decía de cariño, tomaban algo del norte, le echaban un poco de la alegría del sur y lo revolvían con algo que no sabíamos qué chingados era, pero que ellos decían que era rock (tal vez lo era; aunque para mí siempre fueron algo más que eso). El resultado es divertido hasta las cachas, sin virtuosismos musicales, pero con mucha ironía y ritmos de todo tipo.

Publicidad

Lalo Tex y compañía se reían de todo: de nuestro color de piel, de nuestra pobreza, de trabajos mal pagados, de la migración, de la política, del racismo, del desamor. El escritor Iván Farías afirma: " En un país tan racista es mal visto que alguien con sus características quisiera destacar". La perspectiva de sus letras, en vez de recurrir a un patetismo simple (algo, hasta cierto punto, lógico en ese tiempo), mostraban su inconformidad con canciones llenas de ingenio y sarcasmo. Su música nos ayudó a sobrellevar una década jodidísima llena de odio, desgano y sin Internet.

Tex Tex fue encasillado a ese submundo del rock, llamado rock urbano. Quizá los metieron ahí porque en su momento, muy pocos supieron a qué sonaba realmente. Su mescolanza aún hoy nos asombra, pero es evidente que no tenían nada que ver con El Haragán, Banda Bostik o Vago. Quizá a eso se deba que estos últimos suenan tan arcaicos y que Tex Tex suena igual de divertido.

Comparadas con Los Muñecos, muchas bandas de la actualidad parecen grupos de señoras amargadas: sabiondas, cuadradas e inalcanzables. Carecen de carisma, de humor y sencillez. Tal vez por eso Tex Tex fue de los primeros grupos de rock urbano que tocaron en un Vive Latino (y en el escenario principal). El músico Alex Otalola lo define muy bien: " Para él [Lalo Tex] la música y el humor servían para conectar a las personas".

Un año después de ingresar a Chapingo, expulsado por mis pésimas vacaciones, emigré a Guerrero. Pero llevaba conmigo dos grandes influencias: el alcohol y Tex Tex. Cuando me hice de una pandilla en tierras guerrerenses, descubrí con asombro que Tex Tex eran de su agrado. No sé cómo, pero Tex Tex eran bien conocidos en tierras sureñas. Poco a poco me adapté al sur, mas la música de Los Muñecos siempre estuvo conmigo durante el resto de mi adolescencia, una llena de borracheras, de empleos temporales (peón de albañil, pelador de pollos o campesino) y muchas, pero muchas serenatas con temas de Tex Tex.

Publicidad

De todos sus discos (algunos, inconseguibles), me quedo con tres:

Súper Hits en vivo volumen 3 (1992)

Éste es un concierto grabado en Pachuca, Hidalgo. Muy cerca de donde yo vivía en ese momento. Contiene apenas ocho temas y una calidad de sonido deficiente. Sin embargo, lo que importa es la pasión con la que tocan: Lalo logra momentos sublimes con "Despedazado", "Toque mágico" o "Devuélvelo". Y la gente, qué puedo decir de la gente, si cantamos a morir todo el concierto.

Te vas a acordar de mí (1993)

Fue su incursión a una disquera trasnacional (BMG). Salieron en televisión y comenzaron giras por todos lados (sin perder piso; quienes los trataron, reconocen que al trío jamás "se le subió"). Este disco fue importantísimo para el grupo, pues los llevó a públicos a los que jamás habrían llegado con su anterior disquera. Con una producción (mezclado en Inglaterra) que pocos grupos mexicanos lograron en ese tiempo, el tema homónimo, junto con "Me dijiste", "Vestido blanco" o "Mexicanos", muestran que los Muñecos estaban muy lejos del rock urbano y mucho más cerca de la gente.

Los muñecos desenchufados (2002)

Se trata de un concierto acústico, grabado en la ciudad de México, con invitados de lujo como el señor González. Aquí, Tex Tex se muestra en un sonido más natural, pulcro y con arreglos más que aceptables. En este disco demostraron que si bien el virtuosismo no estaba entre sus cartas, trabajaban muy duro para conseguirlo.

Con la muerte de Lalo Tex, se va también uno de mis ídolos de juventud. Uno con el que siempre quise platicar, pero nunca se me hizo. Uno que musicalizó mis parrandas, mis toques mágicos, mis descalabros amorosos y mi vida disipada de adolescente. Uno que me mostró que siempre nos quedará la risa, incluso a nosotros, los nacos. Sirva esta columna para decirle: Lalo, la familia te lo agradecerá.

Sigue a Paul en Twitter - @balapodrida