Amor Amezcua de Mint Field nos presenta su debut solista en ‘Nothing That Matters’

Déjate abrazar por la sencillez aural del proyecto solista de Amor Amezcua, baterista de Mint Field.
29.3.16

Ilustración tomada del Facebook Oficial de Myuné

¿Qué hacer cuando Coachella decide invitar a tu banda de apenas un EP a tocar junto a Death Grips, Wolf Alice, Melody’s Echo Chamber y PRAYERS? No perder la calma y liberar otro material, aunque sea bajo el título de un proyecto propio, suena como una buena idea. Esto es lo que Amor Amezcua –baterista de Mint Field– ha decidido hacer frente a la noticia de que su banda logró colarse a uno de los lineups más importantes del mundo.

Publicidad

Aunque la producción es bastante sencilla y nada fuera de lo común, el trabajo sonoro que realizó como Myuné en Nothing That Matters es refrescante en un plano alternativo, que precisa de sonidos electrónicos improvisados y aspectos ambient que denotan la clara influencia de Brian Eno. Y nos resulta imposible no notar la cercanía que Amor ha tenido con Eduardo Amezcua A.K.A. Grenda (su hermano menor), hasta cierto punto por la composición.

Conformado por 8 tracks, este proyecto que ya antes nos ofreció un fino material audiovisual, producido por César Robles, es el primer paso en la carrera solista de Amor como compositora, pues Myuné no pretende ser un pasatiempo: es probable que en lo que resta de esta primera mitad del 2016, la veamos liberar más videos relacionados al EP.

Amor Amezcua nos dijo al respecto de Nothing That Matters: "Hace dos años tuve mi primer intento de hacer música electrónica. Me di cuenta de que mi conocimiento musical era escaso y por eso antes de llegar a producir, quería aprender a tocar un instrumento. Fue ahí cuando me adentré a tocar la batería, y fui creciendo musicalmente con dos de mis personas favoritas en Mint Field. Conforme fue pasando el tiempo, mi inquietud por la música electrónica fue incrementando. Con el conocimiento básico que tengo, musicalmente comencé a experimentar mezclando sonidos ambient, sintetizadores con voz y el resultado fue de mi agrado. Fue más una inquietud por crecer musicalmente y experimentar con nuevas maneras de expresar mis emociones".

Chequen abajo el material completo. Otro destello más del interesante trabajo que los Amezcua –ambos hijos de Bostich–, han ofrecido recientemente a la movida de nuevos talentos en Tijuana.