FYI.

This story is over 5 years old.

Ve a Bjork hablar de su fobia a la televisión y cómo logró superarla

En un video grabado en los 90 Björk explica cómo descubrió que la televisión no es un ser maligno.
30.5.16

Imagen vía Screenshot

En alguna fecha cercana a 1998, un poeta malvado y/o chiflado engendró en la cabeza de Björk que la televisión era una cosa horrenda que se apropiaba de las mentes a través de miles de pequeñas pantallas que, a la larga, te freían por completo el cerebro. Eso provocó que cada que Björk prendiera la tele, se mal viajara y la cabeza le doliera horrores. A pesar de que el amante de los versos y el leguaje que le envenó la cabeza no estaba del todo mal—la TV ha contribuido a que seamos unos zánganos—tampoco es para tanto. ¿O sí? Todos nosotros pasamos la mayoría del día con los ojos pegados a pantallas que irradian luz y nuestras neuronas siguen intactas (o eso queremos creer).

A diferencia de ahora, la gente en los 90 no tenía acceso a la información y por lo mismo, en un intento de ayudar a las mentes jóvenes y confundidas de los 90, Björk grabó un video en donde, luego de dar un discurso rarísimo sobre los contenidos que suelen poner en televisión durante Navidad en Islandia, destapa la parte trasera de la tele, señala "la zona en donde se encuentra la ciudad con pequeñas casas" y da su hipótesis de cómo "los elevadores hechos de cobre" permiten que miles de pequeñas partículas se expandan por la pantalla. Aunque la explicación es bastante vaga, ver a la Björk de 22 años toda despeinada, tratando de enseñarle al mundo un cacho de tecnología, me hace preguntarme, ¿Y si Björk nunca hubiera leído ese manual danés de TV?, ¿Tendríamos videos de Björk en 3D o un aplicación de realidad virtual acompañada de su música? ¿Qué hubiera pasado si los dolores de cabeza nunca hubieran parado? Sin todas esas cosas que veía en la tele, ¿la mente de la cantante sería igual de retorcida que ahora?, ¿Deberíamos agradecerle a la vida por quien escribió ese manual?

"Me daba mucho miedo la televisión y siempre me daban dolores de cabeza cuando la veía",dice Björk justo después de mostrar que las televisones de los 90 no eran un controlador de mentes maligno. Y termina rematando con un sabio consejo: "Obtuve mi manual danés de televisón y dejé de temerle porque leí la verdad, la verdad científica es mucho mejor. No deberían dejar que los poetas les mientan". Ve el video aquí abajo: