FYI.

This story is over 5 years old.

Sólo hay una razón para lanzar un cohete hecho con un baño químico

Un baño y un grito cruzan el cielo.
22.12.14

Un baño y un grito cruzan el cielo.

El club de cohetes de Michiana llevó la idea de los baños portátiles a un nuevo nivel al hacer despegar uno hasta más de 340 metros en el aire gracias a siete motores, aterrizando 600 metros más allá del sitio de despegue.

El club hace sus lanzamiento en un campo de maíz fuera de Three Oaks, en Michigan, cerca de la frontera con Indiana, y son una versión local de la asociación de cohetes Tripoli, una amigable y amateur compañía sin fines de lucro que experimenta con cohetes de alta potencia.

Publicidad

Le envié un email a Larry Kingman, quien trabajó en este proyecto llamado "empujando el trono", para preguntarle, ya saben, por qué hicieron esto.

Naturalmente él respondió "para probar que es posible hacerlo".

El próximo lanzamiento del club será el 20 de diciembre y esta vez con un diseño convencional para cohetes de alta potencia. Dado que es una región que vive bajo la amenaza de grandes nevazones (y baños químicos que caen del cielo) cualquier visitante del área haría bien en  ​chequear la pagina en Facebook del club antes del lanzamiento.

Te hace pensar que el anuncio de "miren hacia arriba", a medida que el baño químico comenzaba a descender hacia tierra firme, sea la única precaución que tomaron, pero Kingman me aseguró que "el club de cohetes de Michiana tiene solucionado todo el sistema legal para que podamos volar cohetes en ese campo durante un mes del invierno".

"Esto incluye autorización de la Administración de Aviación Federal, equipamiento de despegue, seguridad y seguros" dijo.

Kingam describió el atractivo del grupo, entre cuyos miembros hay "profesores, maquinistas, constructores de molinos, ingenieros operativos, ingenieros, electricistas, representantes de ventas, de seguros de salud, dueños de negocios" entre otros.

"Creo que la motivación y el acercamiento es único para cada individuo" dice Kingman. "Para mi es la combinación de hacer algo que siempre quise hacer desde que era un niño y los desafíos reales de la ciencia que van junto a los experimentos con cohetes de alta potencia".

Y, en último caso, baños.

"También disfruto el desafío de diseñar, construir y volar cohetes de formas extrañas. Lo disfruto tanto como crear un cohete de diseño tradicional" dice Kingman. "De hecho, ES ciencia de cohetes".

De todas formas, mejor ciencia de cohetes que plomería.