¡Tu pene se ve bien!

Así que tranquilidad amigos

|
12 Agosto 2015, 8:28pm

Imagen: therealbridgetpalmer/Flickr

Ya sabemos que las mujeres no están muy interesadas en el tamaño, entonces ¿Qué buscan exactamente cuando miran un pene?

De acuerdo a un reciente estudio suizo, no mucho.

A un grupo de 105 mujeres de entre 16 y 45 años les pidieron que pusieran nota a 20 penes y que le pusieran nota a ocho categorías en orden de importancia. "Apariencia cosmética general" (Algo así cómo ¿Está cubierto de verrugas?) obtuvo el primer lugar y el aseo de los pelos púbicos fue segundo. Todo lo demás (circunferencia, largo, la apariencia del glande y el escroto) obtuvieron lugares mucho más atrás.

El estudio comenzó para investigar si las mujeres se sentían repelidas por los genitales de un hombre luego de someterse a una operación que corrige un defecto común de nacimiento que se conoce conoce como hipospadias. Esta condición genital congénita ocurre cuando la uretra está en la parte de abajo del pene, cerca de ese lugar conocido profesionalmente como frenillo.

La hipospadias ocurre en 1 entre 300 recién nacional, por lo que no es tan común y puede ser fácilmente corregido con cirugía cosmética. La mitad de los penes en el estudio habían sido sometidos a este procedimiento que termina con un meato un poco anormal (el beato es la apertura de la uretra y mi nueva palabra favorita). Sin embargo la apariencia y la localización del meato obtuvo el ultimo lugar de importancia entre los participantes, entonces los hombres que tuvieron esta operación deben dejar de preocuparse y comenzar a amar sus partes.

El estudio tenia algunos hoyos (sin animo de burlarme), por ejemplo la curvatura del pene no estaba entre las categorías, lo que parece bastante importante. También, todos los penes estaban circuncidados, quizás para simplificar los resultados del estudio, pero el excluir miembros no cortados no parece igualitario. Tampoco hay datos de la nacionalidad u orientación sexual de los participantes y está claro que estos factores pueden ser relevantes frente a los estándares de belleza.

Pese a esto, el estudio confirma algo que ya más o menos sabíamos: lo más importante es cómo lo usas.