arte

García Lorca, Miró y Kandinski se conocen en una magnífica animación

‘Sonámbulo’ es una exploración surreal llena de fiesta y emociones fuertes.
24.1.17
Capturas por la autora

‘Sonámbulo’ es una exploración surreal llena de fiesta y emociones fuertes; en palabras del creador, Theodore Usher, 'es una alegoría sobre la alegría y el misterio de la vida’.

El corto animado es una reinterpretación audiovisual del aclamado poema ‘Romance Sonámbulo’ del español Federico García Lorca: una historia fría. pero hermosa sobre el amor y la pérdida.

''verde que te quiero verde

Bajo la luna gitana,

las cosas le están mirando

y ella no puede mirarlas.''

El lenguaje visual del cortometraje es una alusión marcada a otro español- Joan Miró, a quien Lorca admiraba enormemente.

Theodore Usher quería hacer un corto que hiciera a su público inexplicablemente feliz, y para lograrlo juega con el lenguaje audiovisual de la misma manera en que Lorca con las palabras, y Miró con las formas y colores, dándoles textura, personalidad y un significado distinto en cada cuadro.

La animación fluye escena tras escena como un hilo de ideas que aparecen una tras otra en composiciones fuertes y llenas de emociones.

Existen formas reconocibles y en su mayoría abstractas, pero el sentir eufórico de la pieza es constante. Personalmente, encontré varios personajes de 'Ahh, Real Monsters!', a través de los 4:20 minutos de animación, pero aquellos más clavados en el mundo del arte, podrán encontrar homenajes a Pablo Picasso y Wassily Kandinsky, entre otros.

El resultado final es un juego irresistible de formas y colores, que, por si fuera poco, bailan al ritmo de 'Opa Hey!' de Kottarashky, el compositor búlgaro que mezcla música electrónica con reggae, sonidos tribales y ritmos gitanos.

Mira esta increíble animación abajo:

Sonámbulo / The Sleepwalker by Theodore Ushev de Bonobostudio en Vimeo.

Relacionados:

Mira en acción la escultura cinética de 45 toneladas de Franz Kafka

¡H.P. Lovecraft llega al mundo del animé!

Animan un poema de Charles Bukowski sobre la cerveza