VICE News

La resaca de la fiesta: los arrestos durante las protestas contra la investidura de Trump

Los manifestantes acusan al nuevo presidente de islamofóbico, homofóbico, y racista.
20.1.17

Lee más en VICE News, nuestra plataforma de noticias.

La ceremonia de inauguración de la "Era Trump" ha sido todo menos impecable: una ligera y constante lluvia que molestó a los asistentes, la ausencia de 70 legisladores —la más numerosa desde la investidura de Richardo Nixon— y un centenar de arrestos durante las protestas contra el nuevo mandatario han empañado la sucesión presidencial.

Desde muy temprano, miles de personas opositoras al ahora 45 presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunieron en la capital del país, Washington D.C., para boicotear la ceremonia de investidura.

Publicidad

La mayoría de los manifestantes cargaba pancartas que señalaban a Trump como un mandatario ilegítimo, recordaban que tuvo 3 millones de votos menos que su contrincante Hillary Clinton y lo acusaban de islamofóbico, homofóbico, antiinmigrante, racista y de nombrar en su gabinete a multimillonarios.

"¡No al KKK en la Casa Blanca!", "Trump, estás despedido", "Pelea contra Trump", "El amor triunfará", "Sin documentos y sin miedo", son algunos de los mensajes más repetidos.

Y aunque las protestas se mantuvieron pacíficas en su mayoría, algunos de los manifestantes rompieron los cristales de varios negocios en el barrio donde se encuentra el Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos, y dañaron mobiliario urbano y automóviles estacionados a sólo un par de cuadras de la Casa Blanca.

Eso provocó la intervención de la policía, que arrestó a un número aún indeterminado de opositores —"un centenar", según medios locales— y en la confrontación dos oficiales resultaron con heridas leves.

La policía de Washington D.C. emitió un comunicado cerca del mediodía en el que acusó que los manifestantes violentos actuaron de manera coordinada en actos de "vandalismo" y "destrucción de propiedad privada"

"Más específicamente, ese grupo dañó vehículos, destruyó las propiedades de distintos negocios e inició pequeños incendios mientras estaban armados con barras de metal y martillos".

Para disolver esas protestas, la policía usó gas pimienta y ha recurrido al uso de la fuerza, lo que por momentos avivó la tensión entre civiles y uniformados. Hasta las 2 de la tarde de este viernes, las protestas seguían a sólo unas calles de donde la nueva familia presidencial festeja su arribo a la Casa Blanca.

Simultáneamente, se han registrado numerosas protestas contra Donald Trump en Nueva York, California y San Francisco.

Sigue a VICE News en español en Twitter:  @VICENewsES