FYI.

This story is over 5 years old.

Las super estrellas del EDM volvieron a sus raíces por dos días

Nunca pensé entrar a una fiesta donde Steve Aoki estuviera tocando Deep House.
24.3.16

Existe un debate internacional en las redes sociales sobre cuál es la diferencia entre ser DJ y la de ser un Productor. Hay gente en el mundo que sí es DJ, es decir, que sabe mezclar, pone música, lee la pista de baile y cobra por hacer esto de manera profesional, pero también hay quienes producen música y no están tocando.

La década nos ha empujado a un punto donde pareciera que es importante dejar esta línea entre una y otra profesión, "pues no somos iguales", dicen varios personajes de la industria. Lo que es cierto, es que existen muchos artistas que son DJs y Productores, es decir, gente que mezcla música y que también produce canciones. Esta mancuerna resulta la ganadora cuando se trata de crecer en el mundo profesional, sólo es así como se triunfa (o al menos así lo dicta el buen camino).

Martin Garrix evoluciona el sonido de una generación

Miami es un gran lugar para estar en estos momentos del año porque es a donde irán todos los DJs a reunirse, hacer fiestas, caminar por las calles, asistir al Ultra y demostrar sus mejores armas musicales. Si bien el músculo que tenía hace una década donde el famoso Winter Music Conference era un monumento, hoy, a pesar de que no es el referente en la industria, poco a poco ha empezado a verse revivir. El mismo Laidback Luke me decía en entrevista que el ambiente ya era algo más buena onda, ya casi no se veían peleas en los clubes, en el festival, ahora hay más buen rollo entre los DJs y los asistentes. Tal vez es esta magia la que hizo que un momento como el que viví allá tuviera lo suyo.

Steve Aoki sin aventar pasteles.

Las fiestas en el Hotel W de Miami Beach estaban hechas para sólo entrar con invitación, ya sea que fueras una gran personalidad en la industria o un medio de comunicación, tu entrada estaba casi asegurada (era de lista la entrada) en ese espacio. Un lugar donde al llegar me encontré a Steve Aoki tocando deep house de lo mejor. Nadie de las personas que lo veía traía una playera de él o mucho menos le gritaba su nombre en primera fila. A lo mucho éramos unas 150 personas las que nos encontrábamos ahí y veíamos el show de un DJ que se sentía retado por complacer a su audiencia. No se trataba ya de una multitud fácil de complacer, ya que el común denominador de público eran VIPs que estaban más por la fiesta que por el DJ en turno.

Los mejores sets de Ultra en tres palabras

Afrojack y Hardwell platicando antes de cambiar turno.

Steve Angello, Oliver Heldens, Hardwell, Afrojack, Sunnery James & Ryan Marciano, MK, todos se sintieron retados de complacer al poquísimo público que se enfilaba en esta fiesta. Ya no se trataba de un espacio donde los drops prendieran, la gente llegaba, tomaba un snapchat del DJ en turno y se daban la media vuelta frente a ellos, algo muy loco de ver considerando que estoy acostumbrado a ver niñas que dan toda su alma por tener a Hardwell a un metro de distancia para al menos tomarle una foto que suele terminar borrosa en sus teléfonos.

Oliver Heldens en consola.

Todos se caracterizaron por hacer su mejor esfuerzo, ya no se trataba de poses en el DJ booth, esto era volver a la raíz de la mejor manera posible. Sabían su lugar, sí tenían un espacio privilegiado, pero no había una valla metálica que los separara del público ni mucho menos el público estaba interesado en brincarse a la cabina. La gente quería una buena fiesta y todos y cada uno de ellos cumplió por hacerlo. Nunca pensé escuchar hip hop en un set de Afrojack, o Steve Angello volver a sus raíces de House, tampoco a Hardwell en consola con todo menos música, "hard". Momentos como este me hicieron volver a tener confianza de lo que podrá ser la escena del EDM en los próximos años, al entender que hay DJs que están en la cima pero no han perdido su esencia.

Sólo la tornamesa dirá.

Trino Treviño es el Publisher de THUMP en México. Está en Twitter.