Comer de forma saludable es cada vez más difícil
Photo by Debs via Flickr

Comer de forma saludable es cada vez más difícil

No conviertas tu apetito en una ecuación matemática. Solo haz lo mejor que puedas, donde puedas, y quizá sólo agrega un poco más de chícharos a tu sartén.
29.3.16

Olvida aquel viejo mantra de "debes comer cinco veces al día", prepárate para un posible shock: de acuerdo con los resultados de un estudio de abril de 2014, comer más cosas saludables es mejor que comer menos cosas saludables.

Ajá.

De hecho, los investigadores encontraron que comer siete o más porciones de frutas y verduras al día —en lugar de hasta menos de una porción— reduce el riesgo de muerte en un 42 por ciento. El estudio de la Universidad Colegio de Londres (UCL, por sus siglas en inglés) usó la Encuesta de Salud de Inglaterra para examinar los hábitos alimenticios de 65,226 personas usando datos desde 2001 hasta 2008 y después percibieron que mientras más frutas y verduras comían los participantes, menor probabilidad tenían de morir (enfocándose específicamente en el riesgo de muerte por cáncer y enfermedades cardiovasculares, los cuales se redujeron en un 25 por ciento y 31 por ciento, respectivamente).

LEE: Así se ven 200 calorías en productos fitness.

"Todos sabemos que comer frutas y verduras es saludable", dijo la Dra. Oyinlola Oyebode del Departamento de Epidemiología y Salud Pública de la UCL, "pero el efecto que tiene es sorprendente". Si observas las cifras, verás que tiene razón: es sorprendente. Aunque no puedo evitar pensar que también ese entusiasmo es sorprendente y la teórica de la conspiración que traigo dentro dice que debe tratarse de alguna especie de técnica psicológica: dile a la gente que coma cinco porciones y comerán tres o cuatro. Diles que coman siete y se comerán las cinco.

10 Dollar Juice Energy Steph Russ

Algunos medios

sugieren

Publicidad

que lo óptimo son 10 porciones al día y las implicaciones que esto trae consigo probablemente haga que muchas personas caigan en desesperación porque, en serio, ¿qué tan realista es pedirle a alguien que coma tantas verduras al día? A menos que puedas pagar un asistente que te prepare 3 litros de jugos verdes cada mañana —o tengas el tiempo y la disposición de estar hirviendo brócoli a cada rato—, yo diría que no es nada realista.

Tan sólo suma cuánto dan las siete porciones de los sugeridos 80 gramos (unas seis cucharadas) y verás que es totalmente imposible. Sim-ple-men-te-es-de-ma-sia-do. Mi plato de comida siempre rebosa de verduras (de verdad, disfruto mucho comerme al reino vegetal), y aún así me siento no sólo intimidada por la cantidad de vegetales que supuestamente debo comer, sino también culpable. Culpable con mi futuro cuerpo y con los futuros cuerpos que puedan salir de mí.

Fried vegetables study healthy

En México hay más de 55 millones de personas

viviendo debajo de la línea oficial de pobreza. Más de 13 millones de personas no tienen el suficiente dinero para sobrevivir y la demanda por

bancos de alimentos

entre las familias más pobres de México es enorme —aunque estadísticamente difícil de medir—. La gente se encuentra en una crisis de hambruna debido al insostenible aumento del costo de nivel de vida, así como de los precios de los alimentos, el desempleo y a los

c

ambios en los beneficios públicos

Publicidad

. Además, aunque la mayoría de los bancos de alimentos sí ofrezcan productos frescos, éstos se acaban muy rápido.

Así que si eres un padre joven que quiere alimentar a tus hijos y a ti, pero ya no alcanzaste las zanahorias del banco de alimentos local, ¿entonces qué haces con esta nueva información? ¿Cómo se supone que evites que tus crías y tú mueran antes de tiempo? ¿Qué haces si no tienes forma de ir a otro mercado a comprar coles y pimientos? Porque aunque hacerlo es una forma más barata de llenar tu refri de verduras que comprar los carísimos empaques de los supermercados, ¿qué pasa si para empezar ni siquiera puedes pagar el camión que te lleve allá?

saludable-1

Si un supermercado es tu única opción, lo que harás es comprar algo barato que te llene a ti y a tu familia. Si ese algo está congelado y puede cocinarse en el tiempo que toma poner la mesa, que así sea. Claro que todos deberíamos adoptar toda una gama de modelos de educación alimenticia más grande que la colección de cuchillos de Jamie Oliver, pero esto se trata del presente. No se trata de cómo la cena de la semana pasada, es más bien: '¿Qué puedo comer hoy?' Si vives en crisis, el futuro inmediato es el único tiempo que importa.

Estas nuevas no solo son desalentadoras para aquellos que de por sí ya están en apuros. Para el oficinista promedio que gasta entre 100-180 pesos al día por comida, ¿en realidad qué tanto de la sugerida proporción saludable está recibiendo? No la suficiente, evidentemente. Salvo aquellos con una cocina totalmente equipada, con un mercado abundante al lado del trabajo y el tiempo y dedicación para limpiar coliflores a la hora del almuerzo, a la mayor parte de la gente se le va a hacer difícil comer medio kilo de frutas y verduras al día. Además, olvida todas esas vías fáciles que seguro tomabas —jugos, smoothies, frutos secos— porque, según otro reciente estudio, el azúcar es el equivalente alimenticio de la Parca.

Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Cómo procesamos estas investigaciones y actuamos de manera acorde? La solución, creo, sigue siendo la misma que con todas las cosas que nos dicen que son buenas y malas: sentido común. No hagas de tu vida una obsesión con los números ni conviertas tu apetito en una ecuación matemática. Simplemente haz lo mejor que puedas, donde puedas, y quizá sólo agrega un poco más de chícharos a tu sartén.