Publicidad
FIGHTLAND

40 clubes exigen una federación propia para las MMA en España

Hoy por hoy, las MMA están incluidas dentro de la Federación de Lucha, algo que hace que algunos competidores perciban un agravio comparativo con otras disciplinas.

por Quique Badía
24 Noviembre 2016, 7:35am

Foto Quique Badia

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

El sótano de la legendaria tienda Charlie en la calle Villaamil de Madrid cobijó el pasado sábado un encuentro que Chinto Mordillo, presidente de la sección española de la World Mixed Martial Arts Association (WMMAA), el grupo convocante, calificó de "histórico".

Más MMA: Así se podría organizar la mega pelea Mayweather vs McGregor

Si todo va según lo acordado en la reunión, una nutrida representación de clubes que practican las MMA en España podría elevar esta disciplina a categoría de deporte soberano. Un estatus que, hoy por hoy, se les deniega porque el Consejo Superior de Deportes designó a la Federación Española de Lucha como representante del grappling y las MMA, que devinieron, así, subgrupos dentro de su marco. Dicha federación tiene, a su vez, un acuerdo con la International Mixed Martial Arts Federation (IMMAF), una organización ligada íntimamente a la UFC estadounidense. Y la IMMAF es la contraparte de la organización WMMAA, vinculada a la empresa rusa M-1.

La relación entre la UFC y la M-1, de acuerdo con el momento geopolítico actual, no es precisamente idílica. Y eso irradia de alguna manera a sus respectivas federaciones asociadas. Pero conflictos internacionales a parte, el pasado sábado una docena de clubes sentaron las bases de un organigrama para una futura organización con autoridad que dé voz a las MMA en España. Otros veinte clubes apoyan la moción, lo que hace un total de cuarenta.

Foto de familia de los asistentes a la reunión. En camisa roja, Chinto Mordillo, a su izquierda, David Muñoz, y arrodillado con sudadera gris, Luis Ochoa. Foto cedida por uno de los asistentes

Y no caminarán solos. En sus primeros pasos, esta aventura contará con los conocimientos de la delegación española de la World Kickboxing and Karate Association (WKA), representada en la reunión por su presidente, Luis Ochoa. La idea es que todo aquello relacionado con la contratación de seguros para los deportistas y otras cuestiones administrativas vayan a cargo de esta veterana asociación.

Presidía la mesa Chinto Mordillo, leyenda viva de las artes marciales en España. "Las MMA son mi vida. Algo que no me había dado ni el kick boxing ni ninguna otra disciplina", dijo ante su audiencia, que asentía con él.

Mordillo trabaja para los rusos de la M-1, y en el mundillo de esta disciplina es habitual oír la frase "no Chinto, no fight", pues él es la referencia de la empresa rusa a la hora de llevar a competidores españoles, latinoamericanos y de la Europa del este a competir por el mundo. En la reunión aseguró contar con el apoyo de su compañía para promover la secesión de las MMA de la actual Federación de Lucha.

David Muñoz, coach de la selección española que competirá este año en el campeonato del mundo de la WMMAA y otro de los impulsores de la iniciativa, cuenta a VICE Sports algunos de los motivos por los que debería existir una federación que se gobierne a sí misma.

Armar una organización independiente pasa por dotar la disciplina de un sistema de grados convenido, por definir qué tipo de conocimientos debe tener un entrenador para ascender a sus alumnos a través de la adquisición de un listado de técnicas. Algo parecido al llamado gokyo de otras disciplinas.

El seleccionador nacional de grappling de la Federación de Lucha, Antonio García, sostiene que en el ámbito amateur de las MMA sí existe un reglamento de grados. Se replican los niveles del grappling o la lucha olímpica: principiante, intermedio, avanzado y experto, pero con un programa propio.

La lucha por el poder nos recuerda a los mejores golpes de un combate de la UFC. Foto Reuters

Pero Muñoz matiza: "Grappling no es MMA. Lo que proponemos es que MMA sea un único deporte, no grappling más muay thai. Es un deporte completamente diferente". A la vez que señala que algunos aspectos del reglamento de esta disciplina colgado en la web de la Federación no son accesibles, al contrario que con otras disciplinas de la federación. El coach ve un agravio comparativo respecto a la lucha olímpica y la lucha grecoromana, que se traduciría en una falta de apoyo a los competidores.

"Necesitamos que todo lo que inviertan los clubes en licencias y demás se vea recompensado para la gente que compite fuera, pagando viajes y organizando eventos", insiste David Muñoz.

Otro argumento nada baladí es la relevancia que está cobrando la disciplina. Prueba de ello es el creciente número de eventos programados en nuestro país y la relevancia a nivel internacional de este deporte, que va camino de comerse al boxeo. David Muñoz cree que de existir una federación independiente, los veinte clubes de la IMMAF (muchos de ellos también en la WMMAA) darían el salto a la organización soberana, pues hoy por hoy todo debe vehicularse a través de la Federación de Lucha.

Mucho ha llovido desde que se introdujeron las MMA en nuestro país, entonces conocidas como valetudo. Ahora van camino de convertirse, también en España, en la disciplina estrella sobre un ring. Habrá que ver si eso será un argumento de peso para que dispongan de voz y voto en el deporte español. La lucha por el poder ya ha empezado.