Publicidad
las seis virtudes de un campeón

Un corte de pelo y un calcetín: lo mejor —y lo más ridículo— de la Copa Masters

Novak Djokovic se impuso a Roger Federer en la final de la Copa Masters, el torneo que cierra la temporada en el circuito del tenis profesional. Si vosotros también queréis ganarla, aquí tenéis seis características que debéis reunir.

por Niccolò Massariello
23 Noviembre 2015, 4:31pm

Foto de Alex Morton, Reuters

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Llega un momento en la vida en el que todos debemos aceptar que el tiempo, sencillamente, pasa. Es entonces cuando tenemos que ser generosos, apartarnos y ceder al más joven lo que una vez fue nuestro. Poco puede hacerse para evitarlo: de hecho, si te niegas a admitirlo... bueno, te deseamos buena suerte, pero difícilmente sacarás nada positivo.

Roger Federer, una de las mayores leyendas de la historia del tenis —y del deporte en general— no ha tenido más remedio que hacerse a un lado en la final de la Copa Masters, el torneo que cierra la temporada. En un partido muy breve —y a decir la verdad, ni muy intenso ni demasiado divertido—, el suizo intentó aguantar y demostrar que se había reservado lo mejor para el final, pero fue barrido por un Novak Djokovic que sencillamente es de otro planeta ahora mismo.

Más tenis: Serena Williams ha perdido sus dedos

'Nole', que ha ganado 82 de los últimos 88 partidos y 11 de las últimas 15 finales, no solo se llevó la corona del Masters, sino que también pudo asegurar con orgullo que esta había sido "la mejor temporada de su carrera".

En la final, el serbio superó a Federer por 6-3 y 6-4 en apenas una hora y veinte minutos. Djokovic sumó su cuarta Copa Masters consecutiva, la quinta de su carrera: 'Nole' igualó así a Ivan Lendl y Pete Sampras en el palmarés. Solo el propio Federer, que acumula seis Copas, ha ganado más veces este título.

Lo sentimos, Roger. ¡Que vaya bien!

Foto de Suzanne Plunkett, Reuters.

Claro que no se puede juzgar un historia solamente por el final, así que hemos decidido dejaros aquí los que para nosotros han sido los mejoresmomentos de la Copa Masters que acaba de concluir. Esperamos que podáis aprender de ellos y convertiros así en estrellas del tenis mundial (?).

Cualidad n°6: Locura

Sin un poco de locura no podréis generar empatía en el público, y si no llamáis la atención del público difícilmente os convertiréis en alguien digno de recordar. Tener el público a tu favor en un partido de tenis es algo muy complicado de lograr y muy sutil, pero que puede tener un peso absolutamente enorme. En esto nos dio una lección el italiano Marco Fognini en las semifinales de dobles frente a Rohan Bopanna y Florin Mergea: sin motivo ni razón aparentes, el tenista de la Liguria le bajó el calcetín al árbitro a medio partido.

Cualidad n°5: autoridad

La capacidad de mantener al adversario donde tú quieres y poder decidir cuándo joderle es algo que todo el mundo querría tener. En la semifinal entre Rafa Nadal y David Ferrer, el manacorí nos dio una lección sobre dominio en la pista y sobre cómo mover el adversario hacia donde él quiere. Al final, Rafa mató el punto con un brutal revés imposible de devolver. Calidad y experiencia a raudales.

Cualidad n°4: improvisación

Uno de los mejoresgolpes del torneo fue otra vez de Rafa Nadal. El tenista mallorquín sumó multitud de puntos espectaculares a lo largo del campeonato y dio un muy buen nivel, pero su rendimiento no fue suficiente como para detener a Federer —y menos aún a Djokovic, por supuesto.

Frente a Stan Wawrinka, Nadal resolvió una jugada que se le había complicado con un glorioso toque sutil. Un golpe de genio.

Cualidad n°3: aguante

El tenis es un deporte muy mental. Al no tener a un equipo alrededor, no tendrás tu compañero que dará fuerza para reaccionar a un golpe que acabas de sufrir: solo tú podrás resolver tus problemas. Frente a Djokovic, Federer no fue capaz de aguantar lo suficiente como para romper la máquina perfecta que es el serbio a día de hoy, pero aún así demostró parte de la entereza mental que le sirvió para ser posiblemente el mejor jugador de tenis de todos los tiempos.

Cualidad n°2: adaptación

Saber cuándo ha llegado el momento de hacer cada cosa puede transformar a un tenista corriente en un campeón: solo los mejores son capaces de controlar el tempo de los partidos en todo momento. En su partido frente a Rafa Nadal, Andy Murray se dio cuenta de que sus cartas estaban marcadas y que tenía que hacer algo para revertir la situación. Con absoluta genialidad, el británico se acercó a su mochila, cogió unas tijeras... y resolvió el problema por lo sano.

Lástima que su curiosa solución no le sirviera para superar a Rafa. Al menos se ganó el favor del público, eso sí.

Cualidad n°1: ser el mejor

Lo sentimos mucho, pero creemos que hasta ahora quizás hayamos sido un poco 'happy flowers' y quizás más de uno se haya creído que esto del tenis consiste en pensar mucho, resistir bien y cortarse el pelo con estilo. Pues no: se necesita algo muy importante que en general viene medio por naturaleza y medio por entrenamiento. A esta característica tan particular se le llama 'ser el mejor', y si estáis leyendo esto es improbable que lo seáis, porque para serlo se necesita estar entrenando 24/7.

Bueno, la única opción es que seáis efectivamente Novak Djokovic. En este caso, te saludamos, 'Nole': felicidades por tu título... ¡y recuerdos a Maria Sharapova!

Foto de Tony O'Brien, Reuters.