FYI.

This story is over 5 years old.

los guiones del tri

Juan Carlos Osorio, un entrenador de 'papelitos' para México

Imagínatelo hincado en el Estadio Azteca, con su traje gris y su pluma azul y roja, gritándole a Rafa Márquez para que le entregue un papelito al 'Chicharito'. ¿Ya? Ahí tienes al candidato #1 para el Tri.
23.9.15
Foto: Getty Images

Sí, seguro te debes estar preguntando lo mismo que nosotros. ¿Juan Carlos Osorio? ¿Y ese güey quién es? Pues bien valdría grabárselo y aprender de él pues es el candidato número 1 para ser el próximo entrenador de la selección de México.

¿En qué momento pasamos de Marcelo Bielsa, Jürgen Kloop, Carlo Ancelotti o Jorge Sampaoli a Juan Carlos Osorio? Pues bien, el futbol se mueve por promotores, y el colombiano en verdad, tiene uno buenísimo.

Publicidad

Juan Carlos Osorio, es el técnico de los 'papelitos'. Es común que el 'Profe' como se le conoce, se hinque en el campo, ensucie las rodillas de sus trajes (que frecuentemente son de color gris) y tome en sus manos dos plumas, una roja y una azul.

En azul escribo las situaciones de nosotros, mientras que en rojo anoto todo los movimientos de los rivales

Inclinado, voltea a ver el juego y escribe. Cambia de pluma, se levanta y le chifla al jugador más cercano. Dobla el papelito y se lo entrega a su futbolista para posteriormente decirle a quién debe llegar el mensaje. Como una especie de paloma mensajera o lechuza 'harrypotteresca', el jugador pega un pique y entrega el recado de su entrenador.

Así se comunica Juan Carlos Osorio con sus futbolistas y así modifica las tácticas de los partidos que disputa. La cosa es sencilla, de acuerdo al entrenador colombiano, si el texto del papelito está escrito en color azul, se refiere a un mensaje sobre su equipo, pero si lo hace en color rojo, es un recado sobre el rival.

En el basquetbol, el coach suele tener un pizarrón donde dibuja las tácticas de los equipos. Con dos plumones, marca el ataque y la defensa, o la estrategia de sus jugadores y la de sus rivales. Aprovecha los tiempos muertos que brinda el partido tiene a su disposición a los titulares y a la banca para, en corto, hacerles llegar el mensaje.

Pero el futbol no los tiene. El ruido, la cantidad de jugadores y lo amplio de un campo, hace imposible comunicar los cambios de táctica que hay que desempeñar. Gritando, muchos jugadores no escuchan o no entienden bien que hacer, además, el rival puede escuchar las ideas y trabajar para revertirlas. Juan Carlos Osorio lo comprende y utiliza este arcaico pero efectivo sistema para modificar el partido.

Publicidad

El caso de los papelitos de Osorio ha llevado a compositores colombianos a crearle su propia canción en la que se cuentan los mensajes que manda a sus jugadores.

El entrenador colombiano parece ser la última opción de la Federación Mexicana de Futbol. Pese a que no es un hecho su llegada, su figura se adelanta al resto de entrenadores que habrían abdicado a la posibilidad de dirigir a un equipo ultra complejo como lo es el Tri. No cualquier entrenador puede aceptar que el marketing esté por encima de lo deportivo, tal y como hace poco lo dijo Ricardo Ferretti.

Juan Carlos Osorio ya trabajó en México. Llegó a Puebla donde fracasó rotundamente. Así de claro y de sencillo. Tras su salida de la Franja, volvió a su país con Atlético Nacional donde consiguió ganar seis títulos a nivel local y llegar a la final de la Copa Sudamericana en 2014, misma que perdió contra River Plate.

Esa etapa exitosa con el equipo 'verdolaga' lo llevó a dirigir a Sao Paulo. El colombiano estuvo a punto de llegar a Xolos y a Cruz Azul, clubes que pelearon su contratación, pero que no lo lograron por un juego sucio de Osorio el cual utilizó a ambos clubes aztecas para presionar al cuadro brasileño para cerrar su contratación. Y bueno, lo demás es verdaderamente para quedarse sorprendido.

El 'Mister' ha tenido una actuación paupérrima con Sao Paulo. Sus resultados han sido un desastre y su relación con la directiva y jugadores no es del todo buena. Si bien el equipo paulista sufrió importantes bajas para este torneo, se esperaba que Osorio tuviera un mejor rendimiento en Brasil, lo cual lo tiene prácticamente fuera.

La contratación de Juan Carlos Osorio por la selección mexicana levantará mucha ámpula. Un entrenador muy trabajador en la táctica, enfático y sin temor para cambiar el parado de su equipo de acuerdo al estudio previo y durante del rival, tal y como lo demuestran sus múltiples papelitos. Pero que, salvo su estadía positiva en Atlético Nacional, fracasó en los proyectos que tuvo fuera de Colombia, uno de ellos, en México.

Su nombre no parece superar, vamos, ni acercarse, a los nombres que se han venido manejando sobre el Tri. Incluso, no parece mejorar a los candidatos locales que hay en este instante en la Liga Bancomer MX.

La llegada del entrenador de los papelitos se acerca. En un mar de dudas sobre él, su estilo, su carácter y sus resultados, a Juan Carlos Osorio podremos verlo hincarse, con sus dos plumas, escribiendo recados para que Rafael Márquez o Andrés Guardado sirvan de lechuzas mensajeras y así le lleguen sus mensajes a Javier Hernández o Héctor Herrera. Parece, que es lo que hay.