ni con uno ni con otro

El "cantante" que debía esconderse en una cajuela para no ser golpeado

Moctezuma Serrato, el delantero que hizo campeón a Pumas y América pero que ninguna afición quería.
8.5.16
Foto: NBC

Moctezuma Serrato será recordado en el futbol mexicano por haber sido Campeón con América y Pumas, pero aún más por la manera en la que la afición auriazul le hizo la vida imposible.

Serrato venía de alzar la copa con las Águilas en el Verano 2002 y fue en 2004 cuando fue fichado por los entonces comandados por Hugo Sánchez. Tal incorporación fue desaprobada al instante por los seguidores universitarios, que no toleran ningún perfume asociado con Coapa.

Publicidad

El ex delantero cuenta que cuando salía de los entrenamientos, era hostigado por los radicales aficionados de Pumas, quienes con tonos amenazantes le hicieron entonar un "Goya" como prueba de amor.

Pero el acoso era permanente. Alguna vez estuvo cerca de llegar a los golpes con la afición, que nunca lo aprobó como felino. Incluso relata que para evitar tales rencillas tuvo que esconderse en su auto cuando abandonaba CU.

"Me iba escondido en la cajuela del carro, porque no podían ver a nadie del América".

Todo estaba dicho.

Moctezuma Serrato fue un huésped que tuvo que pagar doble renta en Pumas.

II

Pero en el América también fue repudiado por una bíblica falla contra Santos.

El Estadio Azteca fue testigo mudo que adquirió voz en una de las jugadas más abucheadas de sus casi 50 años.

Moctezuma no era precisamente un futbolista que destacara por sus dotes técnicas. Aquel desafortunado cabezazo era la confirmación de lo previsible.

Pero todo lo mal que hizo aquella tarde con la cabeza, lo haría bien después con las manos y con la guitarra. Moctezuma Serrato fue todo menos imperceptible.

Aquel futbolista repelido por 'La Rebel' al fin alzaba la voz, aunque fuera en YouTube.

"Amo a los dos equipos". Así reafirma la improbabilidad envuelta en la rivalidad entre Pumas y América.

Querido. Odiado. Nunca ignorado, Moctezuma Serrato fue la consumación de lo imprevisto. De los campeonatos con contornos de odio fueron la polarización hecha futbolista.

"Este juego es mejor que el Clásico Nacional".

Algo sabrá de ello, el jugador que escondido en una cajuela vivió como nadie el miedo de tener dos pieles…