FYI.

This story is over 5 years old.

Esto pasa cuando sale mal dividir la cuenta del bar

Una noche de copas se salió de control cuando dos hombres comenzaron a pelear por la cuenta del bar.
9.11.16

Lograr que un grupo de amigos grande salga a cenar es una hazaña en sí misma, pero el verdadero reto sucede cuando llega la cuenta. El mesero o mesera ha temido ese momento durante la noche y todo para terminar con una maraña de deudas pagadas con tarjetazos.

Pero mientras tú estás ocupado discutiendo quién bebió qué y quién tiene que dejar más propina, en China un hombre derribó a su amigo a golpes por pagar toda la cuenta, un insulto atroz para este hombre que no consiguió el honor de invitar la cena al grupo. (Cosas que no suceden mucho de este lado del mundo).

LEER MÁS: Por fin comeremos en restaurantes lujosos en México sin pagar cuentas exorbitantes

Según Shanghaiist, el incidente ocurrió el 25 de octubre luego de que unos amigos en Guangzhou decidieron ir a cenar a un bar. Cuando la cuenta llegó, el grupo se enfrascó en la costumbre china de competir por pagar la cuenta: la persona que paga la cuenta gana reputación social.

Un hombre de 25 años, llamado Zhong, ganó la oportunidad de pagar por sus compañeros, lo cual disparó la furia de su amigo, un chico de 22 años llamado Ou, quien creyendo que había sido "humillado" frente a sus pares, fue tras Zhong y finalmente lo golpeó en la acera cuando el grupo salió del restaurante como a las 5 AM.

A la noche siguiente, Zhong seguía en el hospital y Ou bajo arresto. Aparentemente el resultado no fue tan malo, supuestamente hace un par de años una situación similar desató una pelea sobre una estufa con ollas calientes, causándole quemaduras importantes al hombre golpeado. La víctima, llamada Zhang, finalmente murió.

LEER MÁS: Comer como: peleador de Muay Thai

Pero esta vez hubo un par de ventajas. Una, es que los parásitos siguen comiendo gratis en China. Dos, pelear por el honor tiene más peso que tener un historial criminal.

Y finalmente, respecto a Zhong y Ou, sospechamos que una vez que todo esto termine, ninguno querrá encargarse de la cuenta si vuelven a cenar juntos.