Rio 2016

El nuevo "Dream Team" mete miedo en las duelas luego de sus primeros partidos de exhibición

Para el resto del mundo, lo más aterrador es que este equipo ni siquiera ha alcanzado todo su potencial.
26.7.16

El resultado de los juegos de exhibición del equipo olímpico estadounidense de basquetbol ante Argentina y China el fin de semana pasado es justo lo que todos esperábamos: ganaron ambos compromisos con un promedio de 43 puntos de ventaja sin sudar demasiado. Pero más allá de las impresionantes clavadas y otras jugadas dignas de ver hasta el cansancio, estos partidos nos han dado una probadita de qué tan dominante será el equipo estadounidense una vez que arranque su participación en Río de Janeiro.

Publicidad

Es cierto que este equipo proviene del país que inventó el basquetbol, y también es cierto que sólo han perdido unos cuantos partidos en competencias olímpicas en su historia. Pero ya sea que se trate de sus talentosos centros despachando tiros, de la sofocante defensa en el perímetro, o el papel de los jugadores que aportan frescura desde la banca, el equipo estadounidense ha demostrado que puede repartir bastante peligro. Desde luego, no se trata del "Dream Team" —les hace falta LeBron James, Curry, etc.— pero este grupo tiene el talento para forjar su propia leyenda.

Primero que nada, DeMarcus Cousins y DeAndre Jordan puede que sean imparables. Los dos centros de este equipo han dejado su marca en la duela, disputando cada rebote a la vista mientras provocan que los rivales piensen dos veces antes de atacar el aro. Cada vez que Cousins toma el balón en la pintura suceden tres cosas: recibe una falta, concreta la jugada con autoridad, o una combinación de las dos. El hecho que Cousins esté rodeado de compañeros talentosos le ha dado más espacio para operar en el poste de lo que nos tiene acostumbrados en Sacramento, lo que a su vez le permite hacer jugadas como esta:

DeMarcus Cousins with the power finish down low. #BBN https://t.co/42zgsrCXmW
— Scott Charlton (@Scott_Charlton) July 25, 2016

Por su parte, DeAndre Jordan saca ventaja de las reglas internacionales —las cuales permiten que un jugador toque el balón en cuanto éste hace contacto con el aro— para pulverizar el tablero enemigo. Sólo unos cuantos equipos poseen el tamaño y la fuerza para hacerle frente a DJ, y tampoco les ayuda mucho que Jordan pueda correr como una gacela de 2.11 metros de altura. Su estado atlético nos ha regalado algunas joyas como esta:

Publicidad

This block is ridiculous (via @TheCauldron): https://t.co/B8cCE6ezus https://t.co/f4lVLAVMXj
— SB Nation (@SBNation) July 25, 2016

O esta:

Kyle Lowry with the out of bounds lob to DeAndre Jordan for the HUGE slam! #USABMNT https://t.co/hDyDT4QfzX
— NBA On Def Pen (@NBAOnDefPen) July 25, 2016

Pero aunque la protección del aro es letal, el dominio del equipo estadounidense continúa con la defensa del perímetro. Este plantel está plagado de aferrados defensores como Jimmy Butler, Klay Thompson, Paul George, y Kevin Durant —lo que significa que este equipo puede anular efectivamente a los contrarios y al mismo tiempo provocar pases equivocados y faltas ocasionados por el reloj de tiro:

streethistory: Team USA defense and sharing the ball ESPN SportsCenter https://t.co/uwdyKeizMF pic.twitter.com/QCwS17lHLK
— FanSportsClips (@FanSportsClips) July 23, 2016

¿Lo mejor de todo? Incluso Harrison Barnes está mostrando su mejor nivel. Muchas personas (me incluyo) creyeron que la única debilidad de este equipo sería Barnes. Aún le falta anotar un triple en competiciones internacionales, pero ha dejado su marca con una labor impresionante a la defensiva y uno que otro alucinante ataque en el tablero:

harrison barnes ending yi jianlian's life pic.twitter.com/uVrt3QCJA4
— kbrosports (@kbrosports) July 25, 2016

Harry Barnes showing out for team USA https://t.co/YfDFzNBcgR
— MFFL (@Mavs_FFL) July 25, 2016

Para el resto del mundo, lo más aterrador es que este equipo ni siquiera ha alcanzado todo su potencial, ya que estos jugadores están conociéndose y ajustándose a las reglas internacionales. Queremos ver al equipo olímpico de Estados Unidos competir contra equipos más competentes como España, Francia y Lituania, pero si hay algo que estos partidos de exhibición nos intentan decir es que habrá más palizas en el camino.