FYI.

This story is over 5 years old.

Así es currar como

Así es currar como... figurante

Esteban Rivas ha participado como extra en casi todas las series españolas de los últimos 3 años.
10.8.15

unque no te suene su cara, si tienes televisión le has visto. ¡Y miles de veces! , 32 años, figurante de profesión, ha participado como extra en casi todas las series españolas de los últimos tres años. Ha sido un paparazzi en , ginecólogo en , notario mayor del reino en , trabajador de las galerías , guardaespaldas de Ronaldo en , médico en , bailarín en , manifestante en el , cliente del bar de … Y así, sin que nadie se diera cuenta, Esteban se ha colado en centenares de escenas de la ficción española.

Publicidad

Esteban Rivas

La que se avecina

Sin identidad

El Ministerio del Tiempo

Velvet

Anclados

Bajo Sospecha

Seis Hermanas

Especial Nochevieja 2014 de José Mota

Aquí paz y después gloria

Todo empezó el año 2013. Periodista en paro con formación de actor se apunta en Madrid a clases de baile… Y allí que va la producción de la serie Gran Hotel en busca de dos bailarines que interpreten un vals para el capítulo cero de la serie. Tan bien bailó Esteban que el mismo día le pidieron que se quedara en la serie como figurante habitual y así estuvo saliendo de extra durante seis meses seguidos, de los que recuerda sobre todo la amistad que hizo con una de las protagonistas, Concha Velasco. "Como figurante he conocido a grandes actores", pero a Esteban le marcó sobre todo un cameo junto a Álex Angulo, con quien trabajó en la serie Gran Reserva. "Me preguntó cómo me llamaba y le dije que Esteban; luego le pidió al director que cambiara el nombre de mi personaje que era Ramón por el de Esteban… Y lo cambiaron". Son pequeñas anécdotas de una profesión, la de figurar, que cuesta mucho y vale poco.

Cada semana Esteban puede llegar a presentarse a 3 o 4 castings y no siempre le cogen. Si hay suerte, toca hacer cuentas. Como mínimo por aparecer en una serie puede sacar unos 30 euros al día, pero la cifra empieza a aumentar según las horas que eche, el número de escenas en las que participe y, sobre todo, si tiene alguna frase… En ese caso puede llegar a cobrar más de 200 euros solo en un día.

Publicidad

Las frases de los extras no traen consigo giros de guión, ni grandes revelaciones, pero Esteban recuerda bien las suyas. "Vengo a recoger unos documentos, señorita Nieves", dijo a la secretaria de Tito Valverde en Velvet o "No se, no me he fijado… estaba a lo mío", replicó a Álex Angulo en Gran Reserva rodeado de barricas.

En estas ocasiones sí salieron; pero con el montaje final muchas veces las frases de los figurantes acaban en el cubo de la basura de los editores, junto con las ilusiones de los actores. Es lo que le ocurrió en Torrente 5 o eso le han dicho porque asegura que aún no la ha visto. En un momento de la película de Santiago Segura, Esteban rechazaba coger una bandera y decía que pasaba de nacionalismos… Pero la escena adelgazó y sus frases nunca aparecieron en la película. "Graban mucho y desechan mucho, pero bueno… Aunque te corten tu frase, te la pagan igual", se consuela.

¿Se puede vivir de figurar? "No", la respuesta de Esteban no deja lugar a dudas. "A veces hay trabajo; a veces, no". Lo mejor que puede pasarte es convertirte en figurante habitual de una serie… Y él lo consiguió en Amar es para siempre. Durante dos temporadas ha estado recorriendo arriba y abajo el plató de Antena 3. También llegó a ser un funcionario "con plaza" en El Ministerio del Tiempo y hasta ascendió a actor de reparto en Gran Reserva. Eso sí, sin grandes frases, ni primeros planos.

Hasta ahora a Esteban no le ha ido mal con las series españolas. De hecho ha llegado a salir a la misma hora en dos cadenas a la vez: por un lado como figurante en Ciega a citas de Cuatro y por otro en Amar es para siempre , de Antena 3; algo que ya querrían para sí muchos actores. "Para ser un buen figurante hay que ser muy disciplinado con las órdenes que te marcan y cumplir con las reglas de contrato", se refiere a los horarios, a no interrumpir el rodaje o a no grabar vídeos. Hay que estar dispuesto a estar en segunda fila hasta el punto de que lleguen a olvidarse de ti… literalmente. En una escena de Velvet, Esteban conversaba con una actriz en un ascensor que se cerraba mientras los protagonistas hablaban en primer plano. Al acabar la secuencia todos se marcharon del plató sin acordarse de que seguían dentro del ascensor. "Mi compañera casi se desmaya del calor así que tuve que hacerle aire con el sombrero", mientras con la otra mano golpeaba el falso ascensor para que alguien les sacara de allí.

Esteban es el que va de azul y no es Cañita Brava.

Ser figurante no es fácil, pero Esteban casi lo ha convertido en un modo de vida. Hace poco ha conseguido dar el salto al cine. Además de aparecer en Torrente 5, también ha sido figurante en El Club de los Incomprendidos y en breve podremos verlo en la gran pantalla compartiendo plano con Javier Cámara y Ricardo Darín. Lo hará en las escenas de aeropuerto de la película Truman, la nueva cinta de Cesc Gay. "En cine se cobra más o menos igual que en televisión. Donde de verdad se gana más es como figurante de publicidad, aunque los rodajes son mucho más largos". Lo dice después de haber estado grabando durante una jornada entera para aparecer algo menos de un segundo en el último anuncio de IKEA, que ahora emiten todas las televisiones. Esteban es el hombre que acerca la silla de un bebé a la mesa del comedor. No es el único anuncio que ha hecho, antes ya grabó en un bar de Madrid y en el estadio Santiago Bernabeu parte de un spot de NIKE para la final de la Copa del Mundo de Brasil 2014 y en el que aparecían Cristiano Ronaldo y Neymar. En breve le podremos ver en otro anuncio que acaba de grabar un programa radio deportivo para la televisión.

Lo último que ha grabado Esteban aún no se ha estrenado; varias escenas vestido de policía para El Chiringuito de Pepe y una secuencia a las puertas de una comisaría donde hace de reportero en la serie B&B. Seguramente no lo llegará a ver: "No veo mucho la tele", confiesa Esteban desde su casa en Sevilla, donde espera a que lleguen nuevos castings para participar en nuevas series y nuevas películas. La paciencia no es una desconocida para él, acostumbrado a actuar en un segundo plano, los figurantes no tienen prisa, ni sueñan con ser protagonistas: "Me conformo con ser actor de reparto".