Publicidad
Cultura

El hombre que engañó a los teóricos de la conspiración de los chemtrails

Chris Bovey subió un vídeo a Youtube afirmando que era la prueba definitiva de que el gobierno nos controla a través de las estelas de vapor que dejan los aviones.

por Michael Allen
16 Octubre 2014, 7:57am

Estelas de condensación de varios aviones, consideradas chemtrails por los teóricos de la conspiración. Foto vía Wikimedia Commons

La teoría de la conspiración de los chemtrails (estelas químicas) lleva ya un tiempo circulando. Para resumir, los que defienden esta teoría creen que las estelas de vapor que dejan los aviones a su paso son en realidad agentes químicos o biológicos usados por los Gobiernos para controlar el clima, crear una gigantesca superarma electromagnética, manipular a la población, etc. A pesar de que no existe prueba científica alguna que respalde tales ideas, son muchos los que están dispuestos a alimentar esta conspiración.

El 1 de octubre, Chris Bovey, de 41 años y originario de Devon, decidió provocar a este colectivo. Durante un vuelo de Buenos Aires al Reino Unido, el avión en el que viajaba tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en São Paulo y deshacerse del exceso de combustible para aligerar la carga. Aprovechando que tenía asiento de ventanilla, Chris grabó un vídeo en el que aparecía la operación de vaciado de combustible por una de las alas del aparato.

Cuando aterrizaron, Chris subió el vídeo a internet y añadió un comentario en el que sugería que podría tratarse de una prueba que confirmaba la teoría de la conspiración de los chemtrails, esperando que algunos de sus amigos se tragaran el bulo. El vídeo tiene ahora 1,1 millones de visitas, se ha compartido casi 20.000 veces y tiene docenas de comentarios en los que se insta a los usuarios a que "despierten de una P vez" o se tilda a los detractores de "cómplices comprados por el Gobierno".

Chris también se inventó que, a su llegada a Heathrow, había sido detenido e interrogado por las autoridades y que le habían confiscado el teléfono. Esto avivó aún más el debate, y la página web NeonNettle.com no tardó en publicar la historia, afirmando que se trataba de una prueba de la existencia de los chemtrails.

El vídeo que Chris grabó desde su asiento

Mick West —editor de la página web anticonspiranoica Metabunk, que publicó un artículo desmontando el vídeo de Chris— me explicó la historia de la teoría de los chemtrails. "Todo empezó a finales de la década de 1990", me aseguró. "Cuando la gente empezó a advertir las estelas que soltaban los aviones, se generó la idea de que si realmente eran marcas de condensación de vapor, deberían desaparecer con relativa rapidez. Por tanto, todo lo que permaneciera en el aire más de unos minutos tenía que ser una sustancia rociada en el ambiente.

Si bien los defensores de la teoría acusan a los ingenuos de creer todo lo que el Gobierno les cuenta, ellos mismos pecan de asumir como cierta mucha de la información que encuentran en internet. West sostiene que lo que mantiene la popularidad de esta teoría conspiratoria en concreto es la proliferación de "evidencias" no contrastadas en la red.

"Compartimos cosas que nos parecen interesantes sin analizarlas previamente y suponiendo que quienes las han publicado dicen la verdad", afirma. "Desde el principio supe que era un engaño, pero la gente necesita que se confirme su forma de ver el mundo, así que se aferran a cualquier cosa que encaje en esa visión".

Chris incluso fue invitado a asistir a un programa de radio dirigido por Richie Allen, amigo de David Icke, quien afirma que la raza humana está gobernada por un grupo de lagartos disfrazados de líderes mundiales. En el programa, Chris confesó que toda la historia era una farsa y se enzarzó en un debate con Allen sobre la validez de la teoría de los chemtrails.

Desde entonces, Chris ha sido víctima de una serie de "insultos de mal gusto" por parte de teóricos de la conspiración cabreados, cosa que, por otra parte, él solo se ha buscado. Le llamé para saber cómo lo llevaba.

VICE: He oído que los teóricos de la conspiración se han ensañado contigo desde que se enteraron del engaño.

Chris Bovey: Sí, me han enviado mensajes muy fuertes. Me han acusado de ser un cómplice del Gobierno a sueldo, aunque yo no he visto ni un céntimo. El peor insulto lo recibí en mi página de Facebook. Lo he dejado ahí porque es tan ofensivo que incluso hace quedar como un idiota al que lo escribió. Hablaba de follar con una cabra y de que me iban a dar por culo en la cárcel.

Otro me dijo que iría directo al infierno por incumplir el Primer Mandamiento. Como no soy religioso, no sé cuál es el primer mandamiento. A lo mejor dice, "No colgarás vídeos de falsos chemtrails". Otros aseguran que me han obligado a cambiar la historia y que, en efecto, se trataba de un vertido químico-molecular.

¿Por qué crees que la gente se tragó tan rápidamente el engaño?

La gente quiere creer y, además, creo que desconfía mucho del Gobierno. El hecho de que haya tantas personas dispuestas a creer que el Gobierno pudiera llegar a hacer algo así dice mucho de la relación con esta institución. Es simplemente una falta de conocimiento científico. Tampoco hace falta investigar mucho: en contrailscience.com te explican por qué se forman las estelas.

En este vídeo se afirma que EasyJet no podría mantenerse si no fuera por los pagos que recibe del Gobierno por realizar vertidos químicos durante los vuelos.

Ahora que ya has explicado que el vídeo es un bulo, ¿la gente ha dejado de asegurar que se trata de una prueba de que son chemtrails?

En absoluto. Mientras tú y yo estamos hablando, hay gente que sigue compartiendo el vídeo y hablando de chemtrails en idiomas que ni siquiera reconozco.

Tenía unas 500 solicitudes de amistad. Las acepté todas, pero hoy mismo he borrado esos contactos porque no paraban de invitarme a que me hiciera seguidor de varias páginas muy extrañas. Ya sabía que había gente así —por eso publiqué el vídeo—, pero nunca imaginé que creyeran en esto con tanta convicción. Intenté hablar con algunos de ellos y explicarles por qué están equivocados, pero me acusaron de ser cómplice y me bloquearon.

¿Desde cuándo te interesa el tema de los chemtrails?

Recuerdo verlas cuando era pequeño, en la escuela. Cuando estaba en el patio miraba al cielo y me preguntaba por qué algunos aviones dejaban una estela más larga que otros. Por supuesto, a esa edad ni me planteaba que eso pudiera ser objeto de una trama conspiranoica.

¿Por qué decidiste destapar el fraude en lugar de dejar que siguiera su curso?

Empecé a sentirme incómodo con todo el tema, sobre todo porque no quería que mis amigos cuerdos pensaran que era un completo idiota. Así que aproveché la oportunidad para confesar y para gastarles la broma.

¿Crees que existe alguna prueba que respalde la teoría de los chemtrails?

No. Esa teoría está totalmente desbancada. No hay ninguna prueba. Nada.

Sigue a Michael Allen en Twitter