Cultura

¿Cómo es tener un hijo a los veintitantos?

Hablamos con padres y madres que antes de los 30 han tomado la decisión de tener un hijo. ¿Les ha cambiado su vida? ¿Se arrepienten de su decisión? ¿Siguen con su pareja?

por Alba Carreres
18 Octubre 2016, 6:27am

Te gustan los niños. Un día te levantas y de repente tienes aquel instinto que hará que te arrastres cual caracol para conseguir que uno (al menos uno) de tus óvulos sea fecundado. Pero parece que ahora es demasiado tarde... Te acercas —por arriba o por debajo— a los treinta y maldices los estigmas sociales que auguran que vas a acabar sola rodeada de diez mil gatos que se habrán convertido en tus inquilinos.

Tus fervientes ganas de ser madre provocarán en ti una envidia inhumana hacia tu amiga de la infancia que se quedó preñada. Maldecirás no haber hecho lo que ella y la admirarás por ser una mujer valiente, que mientras tú le dabas al cubata ella estaba dando el pecho.

De estas madres y padres hablamos. De aquellas personas que durante su juventud han decidido dar a luz a su retoño, una experiencia de la que no hay marcha atrás. En el segundo país con la tasa de edad de maternidad más alta, encontrar a padres y madres valientes que lejos de ser parásitos de sus padres, como lo son el 80% de españoles con menos de 30, hayan optado por crear su propia familia resulta más bien complicado. Les hemos encontrado y les hemos preguntado sobre cómo llevan eso de ser padres mientras sus amigos de siempre siguen cerrando locales.

DAVID LLEIXÀ

Fui padre a los 26. La que era mi pareja tenía entonces 21.

VICE: ¿Es difícil ser padre a los 26?
David: Cuando Nadine me dijo que estaba embarazada yo al principio no quería asumir la responsabilidad de ser padre. Ella vivía cerca de Munich y yo me había mudado a Berlín hacía poco, llevaba un mes con ella, yo no sabía alemán, por lo que no lo veía nada claro y le dije que no lo quería tener. Allí en Alemania es legal abortar hasta los tres meses. Una semana antes de la fecha límite me dijo que quería abortar porque no quería continuar con el embarazo ella sola, pero al final decidió tenerlo y así nació Nick. O sea que sí, para mí fue complicado.

¿Podrías decir que te ha cambiado completamente la vida?
Creo que sí, que ha cambiado muchísimo respecto a lo que tenía pensado hacer. Yo vivía con mis padres, me fui a Berlín, estuve tres meses "libre" por aquí de fiesta y de repente hubo el embarazo. Al final te adaptas a lo que viene: mi mejor amigo es más de niños que yo, así que ahora es su padrino. Ahora cuando salgo valoro mucho más el tiempo que paso con mis amigos.

¿Te ha afectado en tu trabajo?
Ahora vivo en Alemania, trabajo de lo que me gusta. Allí es otro mundo el tema de la paternidad en el trabajo. Hasta los tres primeros años (o incluso hasta los seis) puedo pedir permiso, pero decidí no hacerlo. Tengo bastante flexibilidad en mi trabajo. Mi ex pareja recibe ayudas del gobierno y trabaja por turnos de día y de noche, así que nos combinamos para quedarnos con Nick. Berlín está llena de gente joven con niños, hay muchos parques, todo está muy adaptado... Realmente es impresionante.

¿Ha cambiado también tu relación con la pareja?
Como no teníamos a ningún abuelo que nos cuidase la criatura y nos turnábamos para poder salir con los amigos nuestra relación se fue deteriorando. Aunque mi mejor amigo nos hacía de canguro cuando queríamos ir al cine al final eso tampoco funcionó. Ahora vivimos juntos por el niño, aunque ya no somos pareja, y mi intención es buscarme un piso. Simplemente no hay vida amorosa. Lo único que hago es trabajar, pasármelo bien con mis amigos y también con mi hijo.

¿Te arrepientes de haber sido padre?

En un primer momento sí me arrepentí, porque dejas de hacer cosas que querías hacer (a mí me cambió drásticamente mis planes), pero ahora intento darle lo mejor. Le quiero muchísimo. Aún así sigo pensando que no era el momento de tenerlo.

JULIA BOLEA

Me quedé embarazada a los 23 y cuando di a luz hacía solo un mes que había cumplido los 24.

VICE: ¿Qué ha sido lo más difícil hasta ahora de ser madre joven?
Julia: Lo más difícil de ser madre es tener que adaptar toda la vida que tenías hasta entonces (una vida de persona de 24 años) y prepararte para la llegada de una nueva persona que depende de ti. Tienes que ser más previsora, más organizada, más responsable. De repente pasas a tener muchos más años de golpe, porque las responsabilidades que tienes siendo madre son muchas.

¿Sigues con el padre de tu hijo?
Sí. Nuestra historia fue bastante peculiar. Después de un año de relación me quedé embarazada de accidente. La verdad es que fue una decisión muy sencilla. Hay gente que opina que llevar poco tiempo es un impedimento, pero nosotros hicimos la reflexión contraria: si nos va bien ahora probemos a ver qué tal, porque quizás después de seis años juntos la relación está más quemada.

Como económicamente podíamos pues fue aún más fácil. Un hecho muy decisivo es que él tiene quince años más que yo. Para su edad también le tocaba. Para mí significó renunciar a vivir mi juventud, pero la verdad es que no me daba miedo formar una familia con él.

Sabía que si las cosas iban mal no sería ningún problema tener un hijo en común con él. Por la manera como somos los dos hubiese habido buen rollo aunque la cosa hubiese acabado mal. Por suerte ahora estamos muy bien.

¿Ser madre ha afectado a tu vida social?
Muchísimo. Es lo que más he notado. Es un filtro importantísimo para ver quién está a tu lado y quién no. Yo tenía un grupo de amigas con las que nos veíamos, salíamos de fiesta y tal, y cuando tienes un hijo pequeño estás más limitada a la hora de hacer las cosas que hacías antes con tus amigos. En el momento en que lo tienes tus dinámicas no encajan con las de las otras chicas de tu edad, lo que provoca un distanciamiento. Hasta que llega un punto en que te das cuenta de que quizás las amistades no son para siempre.

¿Cómo es ahora tu vida amorosa? ¿Ha cambiado?
Sí, pero para mejor. Como pareja maduras y descubres otra faceta de tu pareja que no conocías, que es la de padre. Supongo que hay gente a la que eso le debe perjudicar, pero en nuestro caso nos ha beneficiado. Seguimos teniendo nuestro rol de pareja, tenemos nuestros momentos y nuestras escapadas, pero además nos compenetramos mucho como padres. Tenemos menos tiempo para estar los dos solos pero lo disfrutamos de otro modo, que creo que es mejor.

¿Cómo reaccionan cuando saben que tienes un hijo?
La verdad es que la gente se sorprende mucho cuando saben que tengo un hijo. Ahora tengo 26 años y aún estoy estudiando a distancia. Como la gente me ve muy joven se sorprenden, pero no es nada de lo que me avergüence. Todo lo contrario.

MARC MAYOLAS

Fui padre con 27 años y 2 meses.

VICE: ¿Qué ha sido lo más difícil hasta ahora de ser padre joven?
Marc: Básicamente dos cosas: la primera que fui el primero de ser padre entre los de mi entorno, por lo que no tenía ninguna referencia en la que me pudiese basar. La segunda es mi profesión. Soy periodista y no tenía un trabajo muy estable. Tengo unos horarios cambiantes, trabajos intermitentes y difíciles de compaginar con la vida familiar.

¿Realmente querías ser padre con 27 años?
El hijo era buscado. Yo tenía ganas de ser padre joven y tanto mi pareja como yo creímos que era el momento, los dos estábamos muy bien y siempre he creído que si piensas mucho las cosas después no las haces. Si esperas que haya un momento perfecto para tener un niño entonces nunca habrá ese momento. A la semana de intentarlo ella se quedó embarazada. Estábamos cagados de miedo porque somos muy jóvenes pero nos hacía mucha ilusión. Ella es tres años mayor que yo y eso también influyó.

¿Te ha cambiado la vida?
Absolutamente. Socialmente te la cambia rotundamente. Supongo que al ser el único de mi entorno que tenía un hijo pues te vas juntando con otra gente que también tiene hijos y empiezas a entablar relaciones con los padres de los otros niños del cole. Lo que sí es cierto es que siempre he sido el padre más joven.

Muchos de tus amigos con los que ibas no están preparados para la experiencia, dejas de salir con ellos cuando salen de fiesta o hacen vida de pareja... Llevan un ritmo completamente distinto al tuyo. Estás con los biberones, los pañales... y lo que cuesta más es encontrar momentos para mantener la relación de pareja (no como padres). Supongo que esto se debe en parte a que soy periodista y tengo el trabajo que tengo.

¿La experiencia de ser padre ha influido en tu trabajo?
La vida profesional, en mi caso, no cambia tanto. Por suerte no he parado de trabajar, aunque los horarios se hacen difíciles de compaginar (un día trabajas por la noche, otro durante el día). Lo que sí es cierto es que antes aceptaba cualquier tipo de trabajo y decía a todo que sí, ahora te lo miras más para intentar cuadrar horarios, pero a mí no me ha cambiado excesivamente la vida laboral por el hecho de ser padre.

¿Cómo reaccionan cuando saben que tienes un hijo?
Muchas señoras me paran por la calle e incluso me han llegado a decir si mi hijo era mi hermano. Ahora me he dejado un poco de barbilla y no parezco tan joven, pero cuando iba afeitado aún parecía más joven.

La gente en general reacciona con sorpresa cuando digo que soy padre. Yo tampoco me considero tan joven: hace 40 o 50 años tener un hijo a los 27 era totalmente normal. Yo tenía muy claro que quería tener energía. Hay padres de la clase de mi hijo que tienen 14 o 15 años más que yo y a pesar de ello me llevo muy bien con ellos, pero, claro, a su lado parezco el profe de repaso.

¿Te arrepientes de tu decisión?
Nunca me arrepentiré de haber tenido a mi hijo, porque es una experiencia que llevaré conmigo para siempre y para mí es la mejor que seguramente tendré en mi vida. Lo volvería a tener una y mil veces más.

SORAYA ORELLANA

Fui madre a los 27 y siempre aconsejo a mis amigas y mis clientas que tengan los niños jóvenes. Pienso que es mejor.

VICE: ¿Te ha cambiado la vida desde que tienes un hijo?
Soraya: En general cuando eres madre por primera vez te cambia la vida en sí, pero luego te adaptas y te las apañas.

¿Y tu vida social? ¿Se ha visto alterada?
No, para nada. Mis amigas tienen hijos también y salimos con los peques y las parejas. También hacemos algunas escapadas solas sin niños, así que continuamos con los mismos planes que antes.

¿Y tu vida amorosa? ¿Te la ha cambiado?
No, buscamos nuestros ratitos para salir y hacer cosas los dos. La verdad es que lo disfrutas más que antes.

¿Te afecta en el trabajo ser madre?
Por suerte no me afecta en absoluto. Soy autónoma y puedo decidir mis horarios (dentro de lo que cabe).

¿Volverías a ser madre a los 27?
Claro que sí, no me arrepiento para nada. Estoy deseando repetir la experiencia. Han pasado ya cinco años desde que nació mi hijo.

ÒNIA GARCIA

Fui madre por primera vez a los 23, por segunda a los 26 y mi tercer hijo lo tuve antes de los 30.

VICE: ¿Es una putada ser madre tan joven?
Ònia: ¡Qué va! Al revés. Creo que te facilita aún más las cosas. Tienes mucha más energía para seguir el ritmo de vida que un hijo requiere. Creo que mis hijos están contentos de tener una madre activa y dinámica, con suficiente energía como para jugar a fútbol con ellos o para hacer una carrera. Creo que la edad ideal para tener hijos es entre los veinte y los treinta.

¿Sigues con tu pareja?
Sí, seguimos juntos después de trece años y tres hijos en común.

¿Fueron buscados los niños?
La verdad es que sí. Tanto el primero como el segundo eran muy deseados. El tercer hijo fue más inesperado pero igual de querido.

¿Ha afectado tu vida social el hecho de ser madre?
Un poco afecta, pero creo que sin darte cuenta empiezas a ir a sitios donde hay más madres con hijos y acabas haciendo grandes amistades con las otras madres. Así que creo que afecta en el sentido que quedas menos con tus amigos solteros pero empiezas a quedar con otras personas que se encuentran en tu misma situación.

¿Y tu vida profesional?
No me puedo quejar. Me han facilitado las cosas desde el principio y he compaginado sin problemas mi vida laboral con la familiar. Lo que sí es cierto es que como tus horarios son bastante limitados a veces tienes que renunciar a cierto tipo de promociones internas.

¿Ha cambiado tu vida amorosa después de tener a tus hijos?
A ver... te tienes que adaptar. Si antes teníamos tiempo para estar juntos los dos ahora el tiempo no nos sobra y tienes que aprovechar los pequeños ratos, pero como dicen: lo que importa no es la cantidad, es la calidad.

¿Cómo reacciona la gente cuando saben que a tu edad tienes ya tres hijos?
Para mí es algo ya muy normal... La gente te admira por tener hijos tan joven y te pregunta: ¿tienes tres hijos? ¿tan joven? Antes muchas mujeres tenían los hijos mucho más jóvenes y a nadie le parecía extraño.

Si tuvieras una máquina del tiempo y pudieras tirar hacia atrás... ¿tendrías otra vez tres hijos tan joven?
Si me dieran esa oportunidad seguramente cambiaría algunas cosas, pero la de ser madre joven no la cambiaría para nada.