FYI.

This story is over 5 years old.

Actualidad

La hija de Paul Auster me ayudó a robar en unos almacenes

Me la presentó Dev Hynes en una fiesta de Cutty Sark en Brooklyn
24.4.14

Dev Hynes de Blood Orange me presentó a Sophie Auster en la fiesta Cutty Cargo de Brooklyn.

Viajé a Nueva York y una carambola me llevó hasta Brooklyn para charlar con Dev Hynes de Blood Orange, que tocaba en una velada rara. Un asunto medio secreto con cócteles de Prohibition de Cutty Sark y refrigerio. Cutty Cargo se llamaba. Allí me encontré gentes conocidas como Cassie Grzymkowski de The Babies y gentes desconocidas como Chris Algieri, el boxeador que ahora sale en la serie Unforgettable, todos bebiendo whisky de más de 50 grados. Hynes no tenía el chocho para farolillos (su perra murió en un incendio) pero me presentó a la hija de Paul Auster, Sophie, que sí lo tenía y me pasó su nuevo disco Dogs and Men y propuso vernos al día siguiente para contarle qué me parecía.

La hija de Paul Auster y yo (primera fila) bailando 'Time will tell' en la fiesta de Cutty Sark.

Ahora viene lo del robo. Antes del concierto de Blood Orange, había ido a los almacenes Century 21 a por gangas. Encontré unos Levi’s por 24,97 dólares y fui a celebrarlo con mi amigo Jose Souto, tomando un café junto a su oficina en Wall Street. Pero necesitaba una maleta barata, así que volví a los almacenes y al salir saltaron todas las alarmas. Al parecer en mi primera visita me había llevado los tejanos sin pagar. Si habéis visto el reality Mall Cops, sabéis que explicar mi despiste y pedir que comprobaran en la cinta de seguridad que antes no pitaron solo hizo que encabronar más a los seguratas.

Publicidad

Tres agentes me trasladaron a la oficina/calabozo. Me retuvieron, identificaron, fotografiaron, registraron y obligaron a firmar mil hojas que ni leí y otras mil en las que confieso el hurto y acepto que si vuelvo a entrar en el edificio me detendrán. A mi lado un hombre suplica de rodillas que no llamen a la policía porque tiene una hija pequeña y a los cinco minutos se lo llevan esposado. Mi gran miedo era ser deportado por estúpido, pero después de hora y media me soltaron, respiré de nuevo y les pedí que me devolvieran los vaqueros. Si habéis visto el reality Mall Cops, ya os imagináis su cara.

Sophie entró en los almacenes Century 21 y recuperó unos pantalones que robé sin querer.

Y es aquí donde entra en juego la actriz y música Sophie Auster. La hija del novelista Paul y la también escritora Siri Hustvedt, propone tomar algo en Tiny’s y le digo que, en vez de en Tribeca, nos vemos mejor en Cortland St. Cuando llega le cuento la batallita y le doy 30 dólares para que entre en el lugar del crimen y recupere mi tesoro. Al segundo me está enviando selfies desde la sección de caballero. Lo consigue, me entrega la mercancía y celebro por segunda vez el chollo de mis Levi’s invitándola a comer. El camarero es de Minnesota y de fondo suenan Tapes ‘n Tapes, también de Minnesota. Muy Paul Auster todo.

VICE: He escuchado los temas que me pasaste. Me gustan.

Sophie: Qué bien, muchas gracias. Ahora estoy buscando sello para publicarlo lo antes posible.

Publicidad

No creo que te cueste encontrar a alguien que lo edite.

Estoy en negociaciones así que no puedo contar nada aún, pero la verdad es que estoy muy contenta con la respuesta de momento. ¿Puedo probar tu sandwich?

Sí, claro. Dime, ¿te ayuda mucho ser hija de quién eres?

En mi carrera musical la verdad es que no he notado que eso afecte demasiado. Los periodistas hacen referencia a mi padre en las críticas o las reseñas pero poco más.

Mis padres son más fans de tu madre que de tu padre.

¿En serio? Esta noche la veo así que se lo diré. Le va a hacer muchísima ilusión.

Yo cuando sucede una casualidad loca digo “¡Paul Auster!”.

Ya, normal, mi padre ha escrito mucho sobre extrañas coincidencias. A mí me pasan todo el rato. Estuve con un chico y de repente descubrí que estaba alquilando el piso de unos amigos de mi familia. Y hace poco en un pueblo enano en Italia me encontré a una chica que iba en mi clase en el instituto. No creo en el destino pero sí en la magia de estos momentos del día a día.

Hace dos días me encontré a Yoko Ono en la cafetería del High Line.

Eso sí que es una buena coincidencia.

Sobremesa en un restaurante de Tribeca (NYC), celebrando que Sophie recuperó mi botín.

¿Cómo conociste a Dev Hynes de Blood Orange?

Me invitó a un concierto. Fui y nos caímos muy bien. Es muy inteligente y dulce. Sus conciertos son divertidísimos y es imposible no bailar como una loca. Ayer bailé mucho en el Cutty Cargo. La primera vez que hablé con Dev fue a través de Instagram y Twitter.

Publicidad

¿Qué fotos subes a Instagram?

Un poco de todo. Ayer, por ejemplo, subí la foto de una lámpara que parecía una polla. Después te pediré que nos hagamos una foto para instagram brindando.

OK pero hay que pedir otra ronda. Ya te has acabado la cerveza.

Por desgracia tengo mucho aguante. Bebo mucho pero no me pongo pedo. Controlo mucho y nunca me verás perder los papeles en una fiesta. Soy más de vino que de cerveza, también te digo. Me gusta el tequila también. Espero que no parezca que soy un adicta al alcohol porque no lo soy para nada.

¿A qué eres adicta?

A correr y a pilates.

Y a la música.

Claro.

¿Cuál es la última canción que te ha emocionado?

Take it with me de Tom Waits. Acabé llorando.

Justo esta mañana me puse el Closing Time en Spotify. ¡Paul Auster!

Jajaja. Yo esta mañana estuve probando nuevas composiciones con Jake Owen, mi guitarrista.

¿Tienes muchos amigos músicos?

Algunos. Sobre todo cantautores. Y gente de grupos como Lake Street Dive o Invisible Familiars.

En el avión vi la peli de Inside Llewyn Davis. ¿Tú pandilla es así?

No creo pero no he visto esa película de los Coen. Es una historia demasiado triste. David Crosby dijo lo mismo en una entrevista. No creo que sea la película que deba de ver alguien que está empezando su carrera en la música y que llora con Take it with me de Tom Waits, la verdad.

¿Has dejado totalmente de lado el cine?

Llevo mucho tiempo centrada sólo en la música. Siempre me ha gustado actuar pero en este momento me apetece ser la creadora de mi propio trabajo y no ser parte de la visión de otro artista. Obviamente, poder combinar ambos mundos como hizo Tom Waits, sería lo ideal.

Publicidad

Recomiéndame una peli reciente.

Blue is the warmest color.

¿Y una peli española?

Hable con ella. Me encantaría haber trabajado en esa película. Me encanta Almodóvar. Hay algo que hace que sus películas sean absolutamente frescas y originales. Con ese humor negro suyo. Quiero volver a verla.

¿Un grupo español?

No he escuchado casi nada, creo. Tengo el disco de Pafuera telarañas.

¿Bebe?

Sí.

No.

¿Qué pasa? Me lo dio Irene Jacob que trabajó en una película con ella.

No pasa nada pero prefiero tu disco.

Gracias. Deberías verme en directo. Hay un poco de actuación. Últimamente me siento más confiada y en control del escenario. Por eso la teatralidad, supongo.

¿Teatralidad tipo Jello Biafra?

¡Too drunk to fuck! No, nada que ver, yo no soy Dead Kennedys.

¿Tipo Future Islands?

Tampoco. Lo mío es más sutil. Pero justo ayer hablé del nuevo single de Future Islands con un amigo. Creo que va a ser el hit del año. O la canción del verano.

Paul Auster.

Jajaja. Basta. No hagas eso con cada coincidencia, por favor.

¿Qué pretendes con tus canciones?

Todo lo que compongo es muy personal y creo que cuanto más personal es más alcance tiene. Un alcance universal. El objetivo es ese, que la gente se identifique con mis canciones y las incorpore a sus propias experiencias. En el fondo, lo que pretendo con mis canciones es poder dedicarme a esto el mayor tiempo posible.

Seguro que con el disco de Dogs and Men lo consigues.

Los pocos que lo han escuchado tienen opiniones de todo tipo pero al menos me tranquiliza que de momento nadie lo ha odiado. O al menos nadie se ha atrevido a decirme que lo ha odiado.