Publicidad
Cultura

No se os ocurra comprar el “número de los supervivientes” de Charlie Hebdo en eBay

La gente está pagando cientos e incluso miles de euros por uno de los "objetos de colección" más macabros de todos los tiempos.

por Abigail Moss
15 Enero 2015, 2:55pm

Una captura de pantalla de eBay. La foto de fondo es de Chris Bethell.

Poco después de la matanza perpetrada en la redacción de Charlie Hebdo, el semanario satírico francés anunció que aumentaría la tirada habitual de su siguiente edición, el denominado "número de los supervivientes", de los habituales 60.000 a los tres millones de ejemplares.

La revista, que se agotó en toda Francia pocos minutos después de ponerse a la venta en la mañana de ayer, muestra al profeta Mahoma en la portada. Todo un desafío al brutal intento de silenciar a la revista y a su equipo editorial que ha convertido este número en objeto de coleccionismo.

La misma mañana del miércoles, unos cuantos usuarios de eBay se apresuraron a poner ejemplares de la revista a la venta en la conocida página de compra-venta de internet, dispuestos a sacarles los cuartos de los defensores de la libertad de expresión y demás paladines de la prensa escrita de fuera de Francia. Sorprendentemente, a pesar de que continuaban distribuyéndose más ejemplares en los quioscos y de que la editorial había anunciado que imprimiría una nueva tirada de dos millones de ejemplares, el precio online de la revista continúa subiendo.

Hasta el momento, la puja más alta por el número de los supervivientes de Charlie Hebdo se situaba en los 130.000 euros. Sí, seguramente se trate de una puja falsa, pero existen decenas más que sobrepasan los 2.500 euros. Los vendedores, puede afirmarse, tratan lisa y llanamente de aprovecharse de una tragedia. Sin duda, la mayoría de quienes se hicieron ayer con un ejemplar de Charlie Hebdo en los quioscos, así como todos aquellos que ofrecen sumas indecentes de dinero en eBay por un "pedazo de historia" (tal y como se anuncia un vendedor con el que pude contactar), nunca habían comprado la revista anteriormente. Seguramente, ni siquiera se les había pasado por la cabeza.

Ha sido necesario que 17 hombres y mujeres inocentes fueran asesinados para que unos cuantos aprovechados se lancen a vender revistas, cuyo precio de venta al público es de tres euros cada una, a más de 2.500 euros en eBay. Que a alguien se le ocurra hacer caja con una tragedia como esta comprando copias de la revista para venderlas en eBay a un precio desorbitado es una bofetada a la valentía y determinación de los humoristas que continúan trabajando y arriesgando sus vidas para que Charlie Hebdo llegue a los quioscos.

¿A ninguno de esos compradores se le ha pasado por la cabeza que por 2.500 euros podrían subirse a un avión o a un tren, plantarse en Francia, comprarse la revista y leérsela en la terraza de un bar con un café au lait?

Tal vez ocurra que lo consideran una inversión. Los vendedores anuncian la revista como "ejemplares únicos" (aunque con una tirada de cinco millones, no estaríamos hablando precisamente de la Biblia de Gutenberg), y sin duda los compradores deben confiar en que su valor aumente con el tiempo. De hecho, un pujador que había ofertado 150 dólares me dijo que el número era "objeto de coleccionismo".

Pero la realidad es que, al contrario de lo que sucede con las pinturas al óleo que ganan premios en bienales o las zapatillas diseñadas por Kanye West, "objetos de coleccionista" como el número de esta semana de Charlie Hebdo acaban por no valer prácticamente nada. Como cualquier turista que haya estado en Berlín sabrá, los trozos del famoso muro se venden por unos seis euros, un poco más si el cemento contiene además un pedazo de viga oxidada o es parte de un graffiti más o menos colorido.

Después del 11-S, eBay se inundó de souvenirs del ataque terrorista en lo que podemos considerar un patético y macabro intento de sacar tajada. Había documentos ligeramente chamuscados encontrados en la zona cero que se vendían a 385 dólares (más de 300 euros). Si echamos un rápido (y algo desagradable) vistazo a los resultados de buscar 11-S bajo el epígrafe "Coleccionismo histórico" en eBay, veremos que no arroja apenas nada de verdadero valor económico. Aparece, por ejemplo, una de esas tarjetas de acceso al edificio con un precio de salida de 899 dólares (750 euros) que no tiene ninguna puja.

Es evidente que quienes disponen del dinero suficiente como para gastárselo a ciegas en un "pedazo de historia" con la esperanza de que algún día valga algo son algo miopes y no han aprendido nada del pasado. Resulta comprensible que uno desee comprarse un ejemplar de la revista para brindar su apoyo económico a Charlie Hebdo, una publicación que ha perdido a algunos de sus mejores y más talentosos autores. O, sencillamente, como acto de solidaridad y apoyo a la libertad de expresión. Pero entregarle miles de euros a alguien que lo que hace es aprovecharse de una masacre es de mal gusto. El verdadero precio de ese intento de sacar tajada del ciego fanatismo es la vida de 17 personas.

Por cierto, si simplemente queréis leer el número de Charlie Hebdo lo podéis hacer aquí.