FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

¿Qué pasó con la Línea Dorada?

Después de que se anunciara el cierre de la línea 12 del metro de la Ciudad de México, los usuarios hacen hasta dos horas más de trayecto hasta sus casas o trabajo.
24.3.14

Por un momento residentes de las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco tenían la sensación de estar en el primer mundo con la apertura de la Línea 12, también conocida como la Línea Dorada: un sistema de metro rápido, limpio, con vidrios brillantes y sin la molestia de vendedores con bocinas estruendosas, gritando llévele llévele y tan sólo costó 25 mil millones de pesos. Pero el sueño de viajar en este transporte dorado y esplendoroso se acabó. De un día para otro dejó de funcionar y enseñó el cobre, que para fines prácticos se trata de una larga cadena de corrupción e ineptitud por parte del gobierno mexicano.

¿Y dónde queda la responsabilidad? El ex jefe de gobierno Marcelo Ebrard dijo inmediatamente “Yo no fui”. Lo mismo comentaron el director del metro, Joel Ortega, las empresas europeas que construyeron los rieles y estaciones en conjunto con empresas locales, y los ingenieros del Instituto Politécnico Nacional y de la UNAM.

Publicidad

Esto me recuerda a un episodio de Los Simpsons, donde un tal Ricky Mandino llega a Springfield haciendo promesas de un nuevo método de transporte súper rápido: el monorriel. Cuando ya se construyó esta obra tan grande, él se queda con todas las ganancias y los que viajan en el metro, según los dibujitos de ese charlatán son “los pendejos”. Al final del episodio el monorriel deja funcionar y los residentes de Springfield se quedan con una obra que no funciona y una gran deuda.

Y en el caso de la línea 12 del metro, los que sufren diariamente son los más de 400 mil usuarios. Fui a ver qué onda con los camiones de RTP que el gobierno ha presentando como solución temporal.

Salí del metro Atlalilco, la última estación funcionando de la línea 12, y subí las escaleras con una multitud de gente. Entre los arrimones y empujones de siempre salí a la avenida donde me encontré con más caos y gente de protección civil gritando: “No se avienten, no se empujen”. Más de 500 personas juntándose afuera de las dos entradas de los camiones. Las mujeres saliendo de sus vagones reservados del metro buscaban su lugar equivalente en el camión, pero no hubo tal cosa.

Supone que las embarazadas, discapacitados y niños tienen prioridad y deberían subir al primero de los tres camiones que estaban ahí, pero igual se encontraron con dificultades para hacerlo.

Doña Carmen Zepeda, que usa frecuentemente el sistema de transporte colectivo que estaba a mi lado, me comentó: “No hay respeto para gente de la tercera edad, ni podemos subir el camión, a veces tardo una hora en subir. Me avientan, y no les importa si nos lastiman, o nos atropellan. Esto es un desorden”.

Hablé con otras diez personas y ni una se encontraba satisfecha, casi todas declararon que ahora hacían una hora más para regresar a sus casas.

Publicidad

Un señor que trabajó para el gobierno del DF, Óscar Vásquez, me preguntó si yo era periodista y cuando respondí afirmativamente, empezó a quejarse también. “Por esta porquería no se vale después tanta represión en Tláhuac”, le comento hablando sobre el despojo de tierra de comunidades afectadas por el tren. A lo que Vázquez respondió: “Este proceso ha sido pura transa, pura corrupción, para los trabajadores del gobierno también, nos interrumpen nuestros sueldos, nos pagan muy poco, nos hacen trabajar mucho. Es pura corrupción este gobierno”.

Entre los cientos de personas peleando por el transporte frente a la salida, Miriam Elizabeth López, una mujer joven, comentó que ni pudo subir al camión y llevaba más de 20 minutos intentando hacerlo. “Las condiciones son pésimas. Está muy lleno y hay muchísima gente. De aquí es una hora más para llegar a mi casa. Paso cuatro horas en transporte, lo doble que hacía antes”, comentó López.

Un estudiante de la UAM Xochimilco, Alejandro Ramírez Álamo, también se quejó sobre las transas y la falta de transporte adecuado para el gran multitud de personas.

“Sería bueno que la gente se organizara y por lo menos alzara la voz. De un día para otro dijeron ‘Vamos a  quitar el metro’, y como el gobierno vio que nadie dijo nada, creen que pueden hacer lo que quieran”.

David Pérez tiene 24 años y es usuario de la Línea Dorada. Cuando le pregunté que si estuvo sorprendido por el cierre de las estaciones me respondió: “El gobierno ya lo sabía desde antes pero hacen las cosas con las patas. Hubo algo turbio o no sé, si sabían que había algo mal, ¿por qué lo permitieron? Hubiera preferido que se tardaran tres o cuatro meses más en la construcción pero que todo quedara bien, pero salieran con esto. ¿Para qué sirve el aumento a la tarifa?"

Pérez comento que va a seguir participando en #PosMeSalto y que ha visto que otras personas han empezado a negarse a pagar la tarifa también.

Publicidad

“No me duele pagar el boleto pero me enoja y me da un coraje tremendo lo que hacen contra las personas; a los políticos no les importa el trayecto que hacemos desde nuestros hogares a nuestros trabajos, mientras ellos estén ganando bien lo demás no les importa”.

¿Cómo es que fallo esta linea en solo 16 meses de uso?

El director del Sistema de Transporte Colectivo (STC), Joel Ortega, organizó un recorrido por las estaciones cerradas para mostrar las fallas que se presentaron y el desgaste de los rieles en la mayoría de las curvas del trayecto. Señaló que tomará seis meses en terminar de llevarse a cabo el diagnóstico de todos los problemas, y que puede llevar mas tiempo en arreglarse, ya que el cuerpo completo está afectado, y no sólo un parte.

En agosto de 2013, Reporte Indigo publicó fragmentos de algunos documentos confidenciales del STC del Metro, donde las empresas internacionales proclaman que “no existen condiciones para mantener su operación, no obstante empleen en forma continua un mayor número de recursos humanos, materiales y financieros para los sistemas electromecánicos y de obra civil; sólo son y serán paliativos para mantener el servicio con la exposición del riesgo”. En el articulo también se mencionó que los rieles son de baja calidad y que eso ha contribuido a su desgaste durante el año y un tercio de su operación.

Óscar Díaz González Palomas, subdirector general de Mantenimiento del STC, comentó que antes de que la Línea Dorada fuera inaugurada, los rieles mostraron desgaste durante los recorridos de familiarización y que iba a ser necesario cambiar 900 metros lineales de riel.

Publicidad

El consorcio de la Linea 12 formado por las empresas Ingenieros Civiles Asociados (ICA), Carso Infraestructura y Construcción y Alstom Mexicana reconoció que los trenes no son compatibles con las vías pero sostiene que “la obra de la Línea 12 del Metro está bien hecha”.

Hay algo que no me cuadra. La obra está bien hecha pero los rieles no son compatibles con los trenes. O sea, ¿está muy bien hecha aunque en su corta vida ya dejó de funcionar?

Este consorcio también ha culpado al Gobierno del D.F. y al STC, reclamándoles "por no permitirles dar el mantenamiento necesario durante 4 meses" y que también uso la Línea A como un modelo para la construcción de la Linea 12, aunque la A no cuenta con curvas.

El director de Proyecto Metro, Enrique Horcasitas, quien estuvo encargado de esta gran obra y su mantenemiento, y además es hermano de Luis Horcasitas, el vicepresidente de Construcción Civil de ICA, fue destituido por la administración de Miguel Ángel Mancera la semana pasada.

Y claro que ésta es la informacion y las versiones que han salido en la prensa. Cuando platiqué con la gente, las opiniones eran diversas. Un hombre que trabaja para protección civil me dijo que está seguro de que Ebrard lo construyó con materiales de baja calidad. Otros creen que Ebrard no hizo nada mal y que los otros partidos quiere difamar al PRD.

Al parecer la única cosa clara con la situación de la Linea 12 es que los cientos de miles de personas que viajan en ella van a tener que sufrir en su trayectoria diaria hasta que la Línea Dorada vuelva a funcionar y con suerte, recupere su esplendor.

Sigue a Andalucía en Twitter:

@Andalalucha