Actualidad

La derecha mexicana quiere tanto la renuncia de AMLO que acampa frente al Palacio Nacional

La estrategia de seguridad del presidente de "abrazos, no balazos" y su enfoque informal hacia el COVID-19 ha provocado fuertes críticas de la derecha.
14.10.20
Mexico, conservadores. FRENA

CIUDAD DE MÉXICO - “Mujeres y niños al centro”, grita repetidamente una mujer, reaccionando a otro rumor de que partidarios del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, estaban planeando atacar el campamento de protesta antigubernamental en la plaza principal del Zócalo de la Ciudad de México. Dicho ataque nunca llegó.

Los partidarios de López Obrador llegaron más tarde en oleadas bien organizadas, separados por policías antidisturbios y barreras metálicas del campamento recién instalado del Frente Nacional Contra AMLO, o FRENA, que se encuentra frente al Palacio Nacional.

Publicidad

El campamento es el más visible de los últimos acontecimientos que buscan desafiar a AMLO, uno de los presidentes más populares de México.

AMLO mantiene una popularidad significativa, con un ligero aumento al 62 por ciento en septiembre, aunque significativamente por debajo del 77 por ciento de popularidad que obtuvo cuando fue elegido en diciembre de 2018 con más del 53 por ciento de los votos.

Su partido, Movimiento Regeneración Nacional o Morena, ganó en todos los estados de la república, salvo uno. Ricardo Anaya, su rival del conservador Partido Acción Nacional (PAN), obtuvo solo el 23 por ciento de los votos en la misma elección.

Dos días después de que FRENA instalara su campamento en el Zócalo el 19 de septiembre, Anaya anunció su regreso a la vida política, calificando al gobierno de AMLO de “desastroso”. El expresidente del PAN, Felipe Calderón, también está tratando de registrar un nuevo partido político, México Libre, que el Instituto Nacional Electoral rechazó a principios de septiembre por sospechas de financiamiento.

Otro desafío público a la presidencia de AMLO se presentó a mediados de octubre, con la creación por parte del presidente de un prominente grupo empresarial llamado COPARMEX de un "nuevo movimiento" llamado Sí por México.

Junto con las protestas callejeras de FRENA, el regreso de Anaya y Calderón a la vida política y el movimiento Sí por México, los esfuerzos de los  conservadores mexicanos para formar una amplia oposición al gobierno de AMLO están creciendo.

Publicidad

Morena ha mantenido una popularidad constante, lo que sugiere que es el carácter del presidente lo que está contribuyendo a su leve caída en popularidad, no la política de su partido. Su personalidad de confrontación y una serie de controversias se han sumado a las críticas al presidente, aunque en gran medida no ha sido cuestionado, argumentan algunos.

“No hay una oposición clara. Hay muchas quejas. Hay muchas afirmaciones. Pero nada existe de manera coherente”, dijo Alejandro Ánimas, profesor de ciencias políticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Los partidos políticos se han negado a ocupar el espacio por una razón u otra”.

Entre las principales críticas a AMLO están el manejo de su gobierno ante la crisis de COVID-19, los crecientes niveles de violencia y una disminución en la economía, y algunos predicen que la economía mexicana se hundirá entre un ocho y un 13 por ciento.

Al 13 de octubre, las cifras del gobierno mexicano estiman 95.615 muertes y 821.045 casos confirmados de coronavirus en el país, aunque el verdadero alcance de la crisis del país probablemente sea mucho peor. El presidente ha sido fuertemente criticado por su actitud indiferente: inicialmente instó a los mexicanos a "vivir la vida con normalidad" y ensalzó el uso de amuletos religiosos contra el virus.

“[El presidente] Andrés Manuel tiene que ser visto en el contexto histórico global”, explicó Fernando Belaunzarán, expolítico del Partido de la Revolución Democrática, o PRD, del que AMLO era miembro antes de formar Morena.

Publicidad

Dijo que AMLO era de "la misma camada" que los populistas de derecha, el presidente estadounidense Donald Trump, el primer ministro británico Boris Johnson, el presidente brasileño Jair Bolsonaro y el primer ministro húngaro Viktor Orban, y también el presidente de Venezuela, el izquierdista Nicolás Maduro.

“Son populistas antiliberales. Y Andrés Manuel es un populista antiliberal. Se está aprovechando de esta indignación con el status quo para empoderarse tremendamente”, argumentó Belaunzarán.

El presidente también está acusado de militarizar aún más el país con la creación de la Guardia Nacional, una fuerza policial de estilo militar. Aunque AMLO ha desplegado a la Guardia Nacional en operaciones contra el crimen organizado, también ha sido fuertemente criticada por organizaciones de derechos humanos por su uso contra migrantes, especialmente en la frontera sur de México.

Otras controversias se centran en ambiciosos proyectos de infraestructura, incluida la cancelación de un aeropuerto de 13 mil millones de dólares parcialmente construido para ser reemplazado por un nuevo aeropuerto cerca de la Ciudad de México; y planes para hacer una refinería de petróleo de 8 mil millones de dólares en Dos Bocas, que los críticos dicen que es económicamente inviable y ambientalmente destructivo.

También están bajo la lupa los planes para el proyecto del Tren Maya a través de la península de Yucatán, y el megaproyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, que tiene como objetivo unir los océanos Atlántico y Pacífico mediante un enlace ferroviario de alta velocidad y zonas industriales continuas en los estados de Oaxaca y Veracruz.

Publicidad

Los críticos dicen que ambos proyectos dañarán de manera irreversible los ecosistemas, conducirán a la explotación de recursos por parte de empresas mexicanas y multinacionales, y especialmente dañarán a las comunidades indígenas.

FRENA espera brindar una voz de oposición a AMLO, aunque su campamento sigue siendo modesto: un organizador le dijo a VICE News que en un día promedio hay 680 carpas y 980 manifestantes llenando la mitad de la plaza del Zócalo.

“Es un movimiento pacífico, no violento, pero muy firme en lo que queremos. No es negociable: ¡señor, renuncie! Todo está peor que antes”, le dijo a VICE News Gilberto Lozano, empresario y fundador de FRENA, y pronosticó que FRENA podría mantener el campamento en la Ciudad de México entre tres y cuatro años.

FRENA ha recibido hasta ahora mensajes de apoyo de los expresidentes Vicente Fox y Calderón, ambos miembros del partido conservador PAN.

Calderón sigue siendo una figura polémica en México, particularmente por su decisión en 2007 de lanzar una represión militarizada contra el narcotráfico; la llamada "guerra contra las drogas" que admitió en ese momento era "imposible ganarla”.

La represión lanzada por Calderón y seguida por su predecesor Enrique Peña Nieto, ha provocado la muerte de al menos 275.000 personas, la desaparición forzada de al menos 61.000 y el desplazamiento interno estimado de 345.000 personas.

Publicidad

Este año, después de dos años bajo la presidencia de AMLO, el país está a punto de presenciar su situación más violenta hasta ahora.

“Él piensa que los besos y los abrazos son la forma de librarnos de la delincuencia”, dijo la manifestante Claudia Prevost, profesora de inglés en Celaya, Guanajuato, refiriéndose a la política pública de AMLO de 'abrazos, no balazos' como una forma de confrontar la violencia en el país.

Los altos niveles de homicidios vinculados al crimen organizado y el narcotráfico se combinan con una epidemia de feminicidios que continúa viendo a mujeres asesinadas con impunidad, lo que ha provocado violentas protestas en todo el país.

Pero hay pocos puntos en común entre el conservadurismo social de FRENA y muchos de los grupos feministas que protestan regularmente.

Pese a las negativas de ser religiosamente conservadoras, las demostraciones públicas de catolicismo son prominentes en el campamento de FRENA, con docenas de personas arrodilladas y orando, a veces en latín, con regularidad. Así como la distribución de literatura que pide la intervención divina para detener la 'judeo-masonería' y parcelas comunistas.

Muchos analistas también argumentan que el presidente está mucho más cerca del conservadurismo social de FRENA de lo que cualquiera de los dos admitiría públicamente.

"El presidente es profundamente conservador, incluso si llama a otros conservadores. Parece ser simplemente una forma de intentar categorizar a otros como el 'rival'", dijo Ánimas.

Si bien queda por ver si FRENA puede extender su influencia hacia la sociedad mexicana en general, Belaunzarán argumenta que AMLO causó su ascenso.

“La lógica de confrontación [de AMLO], de polarización social, ha creado su némesis. FRENA es una especie de espejo del presidente y su discurso, en el que prácticamente todos los rasgos que tiene se replican en el lado opuesto”, dijo el expolítico.

Independientemente de las similitudes entre AMLO y los conservadores de México, es poco probable que el presidente opte por un enfoque conciliador ante sus críticas.

Portada: El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habla durante una conferencia de prensa en el Palacio Nacional a finales de septiembre. El presidente se enfrenta a un mayor rechazo de los grupos conservadores, que se oponen a su manejo ante la crisis del COVID-19, la inseguridad y la economía. Crédito: Héctor Vivas/Getty Images.