¿Sabes que el resurgimiento de las cartas Pokémon ha provocado una grave crisis?

No solo están aumentando los precios sino que las agencias de certificación no son capaces de satisfacer la demanda.
Screen Shot 2021-04-24 at 3
Imagen: Jason Koebler 

Es posible que en algún momento durante la pandemia hayas escuchado que las cartas Pokémon están experimentando una especie de renacimiento. Tener a todo el mundo confinado en sus hogares hace que las personas busquen nuevos pasatiempos, redescubran los antiguos y busquen en sus armarios sus viejas colecciones. Todo esto ha provocado un auge en el mercado de las cartas Pokémon.

Como dije, tal vez ya hayas oído hablar de esto. Pero aquí te explico cómo se han ido dando las cosas. El resurgimiento del interés en las cartas Pokémon ha doblegado a varias empresas importantes y respetadas, ha provocado que las tiendas Target consideren llamar a la policía y ha provocado escasez y/o aumentos de precios de prácticamente cualquier cosa que esté remotamente relacionada con el pasatiempo de coleccionar estas cartas.

Publicidad

Lo sé porque yo coleccionaba cartas de Pokémon cuando era niño. Jugaba en torneos semanales en mi tienda de cartas local. Competí (¡y lo hice bien!) en un torneo nacional patrocinado por Nintendo en 1999. Solo en ese torneo, gané una serie de cartas que ahora valen miles de dólares. Tenía una primera edición de Charizard, una de las cartas más buscadas de todos los tiempos, cuando tenía 10 años. Al años siguiente la vendí en eBay por 150 dólares. En ese momento era una gran suma de dinero. Hace unos meses, una de estas se vendió por más de 300.000 dólares. Como muchas otras personas, he pasado los últimos meses investigando mis cartas, identificando cuáles son valiosas y vendiéndolas en eBay. Ni siquiera he comenzado a vender mis cartas más valiosas y ya he ganado más de 3.000 dólares. Vendí una primera edición de Eevee, una de las cartas más comunes del set Jungle lanzado en 1999, por 40 dólares. Vendí una primera edición de Magikarp, el Pokémon más impotente que jamás haya existido, por 70 dólares.

Una buena forma de comprobar los precios a los que la gente está vendiendo sus cartas Pokémon es checando los "artículos vendidos" de eBay.

Los precios que la gente está dispuesta a pagar por las cartas de Pokémon son muy altos, pero para ser honesto, es algo bastante normal para los coleccionistas. Yo guardé estas cartas justamente porque "podrían valer algo algún día". Ahora es ese "algún día" y valen algo.

Publicidad

Lo que NO es normal es lo que está sucediendo en el mercado de cartas "gradeadas" (autentificadas). Existe una industria de "certificación" en el mundo de los coleccionables cuyo propósito es evaluar y determinar la condición de una carta, un cómic o un artículo deportivo de colección. En el caso de las cartas de Pokémon, Magic y deportivas, los examinadores consideran el centrado, el color, los bordes y el estado general de una carta y le asignan una puntuación entre 1 y 10 (1 se considera "pobre", 10 se considera "gema menta"). Los rayones, dobleces, arrugas, marcas de bolígrafo, errores de impresión, etc., afectan la calificación de una carta. La calificación se realiza bajo una iluminación especial y con lupas y otras herramientas. Una vez que se ha calificado una carta, no solo se considera auténtica, sino que también significa que un profesional la ha mirado y, en el caso de un 10, ha determinado que es perfecta, la muestra ideal de una carta que se hizo en cantidades limitadas. 

Screen Shot 2021-04-29 at 5.24.34 PM.png

Precios de cartas con certificación PSA que se vendieron en una subasta hace poco. Imagen: PSA

Obtener una carta gradeada con una puntuación alta afecta el precio de esa carta en el mercado secundario en varios niveles. Una carta Charizard de primera edición holográfica y sin gradear del juego básico (como la que vendí en eBay cuando era niño) vale unos cuantos miles de dólares. Un Charizard de primera edición gradeado con un 10 vale, como mencioné, 300.000 dólares. Para las cartas menos raras, este efecto de aumento de precios sigue vigente. Una carta que podría venderse por 10 dólares sin gradear podría venderse por 200 dólares o más si la califican con 10. Hay docenas de cartas Pokémon que valen entre unos pocos cientos y algunos miles de dólares si las califican con un 8, 9 o 10.

Publicidad
IMG_7312 2.JPG

Con las cartas antiguas de Pokémon en particular, hay muchas que están dañadas y que son de baja calidad porque son, literalmente, juguetes para niños, diseñados para barajarse y manipularse repetidamente e intercambiarse de un lado a otro. Recuerdo haber jugado con cartas que hubieran valido mucho hoy en el recreo de la primaria, y dejándolas en el suelo. Hay muchas cartas en Ebay que podrían ser muy valiosas pero que se venden a precios relativamente bajos porque están dobladas, rayadas o medio destruidas. Esto significa que hay un gran incentivo para gradear las cartas que están en buenas condiciones, porque hay relativamente pocas en el mercado.

Durante los últimos meses, la gente ha estado enviando sus cartas a agencias de certificación como Professional Sports Authenticator (PSA), Certified Guaranty Company (CGC) y Beckett Grading Services (BGS). Cada una de estas agencias ha estado evaluando objetos coleccionables durante décadas, aunque CGC se hizo famosa por evaluar cómics y apenas hace un año aproximadamente comenzó con las cartas coleccionables. Bajo el peso del resurgimiento de las cartas Pokémon, cada una de ellas ha sido completamente doblegada por la demanda y los retrasos relacionados con el COVID, hasta el punto de que, desde el exterior, parece que apenas funcionan (no se trata solo de cartas Pokémon, también ha habido un resurgimiento en la colección de cartas deportivas, cartas Magic y Yu-gi-oh!).

Publicidad

PSA, la agencia de certificación más popular, tiene un tiempo de espera de hasta 10 meses, pero los coleccionistas dicen que en ocasiones han esperado más de un año para gradear ciertas cartas. Los tiempos de espera publicados por BGS son de "aproximadamente más de 9 meses". CGC afirma que sus tiempos de espera son de "144 días hábiles". Sin embargo, estos largos tiempos de espera no están ni cerca de mostrar lo que está sucediendo dentro de estas empresas en la actualidad.

Tanto PSA como CGC han publicado cosas cada vez más alarmantes y actualizaciones sobre el estado actual de la industria de la certificación. Las tres empresas parecen estar ganando mucho dinero a pesar de ser completamente incapaces de satisfacer la demanda. En marzo, Joe Orlando, director ejecutivo de PSA, escribió una publicación llamada "An Avalanche of Cardboard" (Una avalancha de cartas) en la que señaló que había un "tsunami" de cartas enviadas a la empresa: "Al momento de escribir este artículo, PSA estaba recibiendo más cartas cada 5 días (más de 500.000 cartas por semana) de las que solíamos recibir cada tres meses".

Orlando señaló que hubo "algunos que cuestionaron mi cordura" después de que una publicación anterior explicara por qué la colección de cartas sobrevivió a la crisis financiera, el 11 de septiembre, y sobreviviría a la pandemia. 

Publicidad

"El gran volumen de pedidos que PSA recibió a principios de marzo ha cambiado fundamentalmente nuestra capacidad para atender la demanda de este pasatiempo"

"No me imaginé que sería TAN bueno", escribió sobre el nuevo interés en el pasatiempo y el aumento de 10 a 20 veces en los precios que algunas cartas han experimentado durante la pandemia. “El año pasado, nuestra empresa contrató, capacitó e incorporó a decenas y decenas de nuevos empleados... En octubre de 2020, duplicamos el tamaño de nuestra sede para acomodarnos a una mayor capacidad operativa”.

Sin embargo, apenas una semana después, Steve Sloan, presidente de PSA, anunció que la compañía dejaría de aceptar cartas para evaluar temporalmente a menos que los coleccionistas paguen 300 dólares por carta por el servicio "Super Express" o 600 dólares por carta por el servicio "Walk Through". Dijo que además del nuevo almacén que compró, compraría otro almacén y que estaba buscando desesperadamente nuevos examinadores para satisfacer la demanda.

"El gran volumen de pedidos que PSA recibió a principios de marzo ha cambiado fundamentalmente nuestra capacidad para atender la demanda de este pasatiempo", escribió Sloan.

Mientras tanto, CGC anunció a principios de marzo que ha “experimentado un crecimiento extraordinario en la demanda de nuestros servicios de certificación expertos e imparciales” y, como resultado, contrató a 70 nuevos empleados en tres meses, compró “1900 metros cuadrados adicionales de espacio, implementamos un programa de capacitación, contratamos consultores de eficiencia y trabajamos miles de horas extra”. También afirmó que estaba invirtiendo en “tecnología de vanguardia, que incluye inteligencia artificial, robótica, software avanzado y más” y dijo que otorgaría un bono inicial de 1.000 dólares a cualquier empleado nuevo para incentivar a las personas a postularse para trabajar allí.

Publicidad

Ahora, poco más de un mes después, CGC anunció que aumentará ese bono inicial a 2.500 dólares y que está "buscando contratar de inmediato a docenas de empleados... para casi todos los puestos". Esta semana, anunció que los precios de sus servicios más baratos aumentarían sustancialmente y fijó una fecha límite para las solicitudes antes del aumento de precios.

Ese nuevo plazo dio lugar a otra oleada de solicitudes y aparentemente llevó a que su página web tuviera grandes dificultades; los foros de CGC actualmente están llenos de comentarios de gente muy enojada que al parecer no pudo cumplir con la fecha límite. A principios de febrero, yo mande´ algunas docenas de cartas para que las evaluara CGC antes de saber lo grave de la situación; la agencia tardó más de un mes en reconocer que había recibido las cartas. Todavía no han entrado formalmente en el proceso de evaluación.

"Saber que enviamos nuestras cartas, pero no tenemos la confirmación de que las recibieron es muy desconcertante", escribió alguien en el foro de CGC. "Esperar meses para saber si se recibió un pedido es muy injusto".

"Me pregunto qué pasó con mis cosas :(", escribió otro.

CGC, PSA y BGS no respondieron a una solicitud de comentarios.

Mientras tanto, los precios de las cosas relacionadas a las cartas coleccionables, incluidas fundas de plástico baratas, o fundas de plástico duro “Top Loaders” y otro tipo de protector de cartas llamado "Card Savers", que se requieren para enviar las cartas a evaluar, también están aumentando. Un coleccionista que conozco ha comenzado a comprar Top Loaders en páginas web de mayoristas chinos y venderlas en eBay en lugar de tratar con cartas Pokémon. Las tiendas Target de todo el país tienen filas que dan la vuelta a la cuadra todos los viernes por la mañana y la compañía ha comenzado a considerar en llamar a la policía para evitar que la gente acampe durante la noche.

La popularidad de las cartas Pokémon y otras cartas coleccionables está llevando a una situación en la que cientos de personas están trabajando "miles de horas extra" y las empresas están ofreciendo recompensas masivas a los nuevos empleados para satisfacer la demanda, y aún no así no lo están logrando.

"Nos entusiasma mucho el futuro, no solo para nuestra empresa, sino para toda la industria", dijo Orlando en su blog. "Tú también deberías estar emocionado".