Actualidad

Los mensajes ocultos en el vídeo de los Reyes hablando con artistas y deportistas españoles

La extraña cámara de seguridad que apunta a una figura imposible de Escher, que Gasol en Zoom se llame 'Anacleto' y otros misterios.
30 Abril 2020, 9:28am
felipeletizia
Imagen vía Europa Press 

Ayer Sus Majestades el Rey Don Felipe y la Reina Doña Letizia se reunieron con algunas figuras del deporte y la cultura nacionales para "analizar el impacto de la pandemia de Covid-19 en la imagen de España y sumar esfuerzos para recuperar la confianza internacional". Esas figuras son, entre otros, Pau Gasol, Fernando Alonso, Edurne Pasaban, Rafa Nadal, Antonio Banderas o Isabel Coixet.

Lo sabemos porque, a diferencia de en los primeros días de esta pandemia, cuando se pasaron sin tuitear más de una semana, la Casa de S. M. el Rey compartió ayer algunas imágenes y la agencia Europa Press publicó un vídeo a modo de resumen de la reunión. Son casi tres minutos SIN AUDIO del ciudadano Felipe de Borbón y la ciudadana Letizia Ortiz haciendo un Zoom, pero son tres minutos SIN AUDIO con algunos detalles inquietantes que nos llevan a preguntarnos cosas. Veamos.

La primera es por qué no hay audio. La respuesta más sencilla pasa por pensar que el contenido de esa llamada es altamente confidencial, que hay cosas que la ciudadanía, los plebeyos, el pueblo llano, no estamos preparados para conocer, que no nos han de ser reveladas. Sin embargo, si nos paramos a analizar a fondo la cuestión, lo más probable es que Sus Majestades de lo que hablaran con Coixet, Nadal, Banderas o Alonso es de lo que hablamos nosotros con nuestros colegas en cada jodida videollamada: que si dónde te ha pillado el confinamiento, que qué tal los niños, que el curro qué, que cómo llevas la cuarentena, que si tienes o no tienes rutinas y tablas y cuadrantes y horarios y todo eso. Otra opción es que se le haya omitido el audio a la pieza por una cuestión performática, para representar el sentido y la vigencia de la Monarquía española en estos momentos: es una cuestión puramente estética.

El objeto de la llamada, recordemos, era "analizar el impacto de la pandemia del Covid-19 en la imagen de España y sumar esfuerzos para recuperar la confianza internacional", ¿y qué pueden hacer Gasol o Nadal o Coixet por esa noble empresa además de meter canastas, ganar grand slams y hacer películas intimistas? Igual la videollamada era para eso, para que los ciudadanos Felipe y Letizia le dijeran a los ciudadanos artistas y deportistas que apretaran, que había que reflotar la imagen de la nación, que tenía que volver ese espíritu de los 2000 de "soy español, ¿a qué quieres que te gane?". Se ve, por otro lado, que lo de las sociedades offshore para recibir millones de Arabia Saudí no dañan la imagen de España, porque de eso no ha dicho palabra el ciudadano Felipe.

Pero volviendo al vídeo, más allá de conjeturar sobre de qué hablarían los elegidos con Sus Majestades y de si Nadal iba o no vestido de cintura para abajo, porque de cintura para arriba iba en traje, ateniéndonos solo a la imagen podemos encontrar algunos fenómenos extraños. El primero de ellos es este: tras la mesa de Sus Majestades, a su espalda, una cámara de seguridad apunta a... una de las formas imposibles de Escher.

¿Por qué hay una forma imposible de Escher en el Palacio de la Zarzuela y por qué tiene que ser constantemente vigilada? ¿Esconden ahí la Piedra Filosofal? ¿Es quizá eso la puerta de El Ministerio del Tiempo? ¿Es acaso el búnker en el que tienen encerradas a las princesas Sofía y Leonor, cuyo vídeo de cuarentena, difundido hace una semana, también era considerablemente extraño? ¿Por qué el televisor que muestra su imagen está sostenido por libros y qué libros son esos?

La segunda pregunta importante, el segundo mensaje oculto en el vídeo de Sus Majestades está en otra pantalla, la que retransmite la videollamada. Fijémonos en los nombres de usuario de dos de los participantes: Rafa Nadal y Pau Gasol. El primero de ellos, el tenista, tiene su nombre escrito con minúsculas y en mallorquín: "rafel".

Hasta ahí todo bien, lógico, es de Manacor. Pero más inquietante es lo de Pau Gasol, cuyo nickname en Zoom es Anacleto. En ello ya reparó David Broncano durante la entrevista que le hizo al jugador de los Blazers para Lo que de verdad importa -La Resistencia, vaya-, y el deportista le explicó que era una cuestión de ciberseguridad y que eligió Anacleto porque rima con "te meto". Un montón de cuentas le amenazaban con reventarle la suya cuando usaba su nombre real, Pau Gasol, así que se decantó por el pseudónimo, o eso le contó a Broncano.

Otro de los misterios está en el fondo de la llamada de Isabel Coixet. ¿Tiene un retablo de Jordi Labanda en casa, es un croma, es un efecto del móvil? En cualquier caso, ¿cómo fue el proceso de reflexión que llevó a Isabel Coixet a concluir en que lo más adecuado para hacer una videollamada con sus Majestades era ponerse ante ese fondo, sea lo que sea ese fondo? ¿Qué les quiso decir y qué nos quiso decir a nosotros, porque obviamente Coixet sabía que nos fijaríamos en ese fondo? ¿Le preguntarían algo al respecto el ciudadano Felipe y la ciudadana Letizia, le harían algún comentario?

Y el último misterio, el más grande e inescrutable, la que probablemente sea la piedra angular de esta pieza está en los cables. En los putos cables. ¿Ni siquiera la realeza ha encontrado un cauce, una manera, de que los cables no acaben hechos un burruño? ¿Miles de millones de euros y horas de formación para que estén igual que nosotros, con ellos al descubierto y enredándose? ¿Qué distingue entonces a un ciudadano de un Rey, de dónde emana su poder, su distinción, si ambos acaban muriendo, si su luz se acaba apagando, si ambos cagan y se quitan a veces la cera del oído con el meñique sin querer cuando van a rascarse el oído y si a ambos les acaba desesperando, al final del día, no saber qué cojones hacer con tanto cable?

Sigue a Ana Iris Simón en @anairissimon.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.