cine

Cosas que he aprendido después de ver 'Clímax' de Gaspar Noé

Obviamente, contiene spoilers de la película.
Fotografía cortesía de la productora

Cada vez que Gaspar Noé entra en escena, la polémica está servida. Si anteriormente nos ha mostrado una violación explícita o su pene erecto eyaculando en 3D; con la llegada de su nuevo film Climax las expectativas estaban altas.

Climax es algo así como un remake de la serie Fama de los 80, si esta hubiera sido ideada por el Marqués de Sade. La premisa es sencilla: un grupo de jóvenes bailarines de danzas urbanas se encuentran en una escuela aislada para practicar un intercambio de danzas. Todo va bien hasta que la última noche de fiesta alguien sabotea el ponche. Llegados a este punto, todos sabemos que Noé no nos daría algo tan inocente como un licor de melocotón en la sangría, sino más bien, un viaje psicotrópico a los infiernos.

Publicidad

A partir de ahí nadie se salva del subidón de LSD. Con un trabajo magistral de cámara y una interpretación totalmente hipnótica de los personajes, logramos entrar en lo que posiblemente sea la peor y más violenta noche de nuestras vidas. La característica atmósfera roja de Noé logran deformar a los bailarines y transforman el espacio en un laberinto sin salida del que no queremos escapar. Al final, despertamos en un after sacado de una mala noche en el Sonar, y sin tener claro quien la lió con el ponche.

Por lo general la crítica parece haberse quedado con las increíbles coreografías cinematográficas, la extrema violencia y la música electrónica. Pero yo creo que lo que realmente tendríamos que guardar son los consejitos que encontramos a lo largo de la peli para sobrevivir decentemente a una rave.

Las raves están guays, pero aléjate de la nieve

Ya vimos una advertencia sobre esto en el Respalandor de Kubrick; si vas a aislarte en un lugar para empezar a delirar mejor que no sea en invierno o puedes acabar congelado en el jardín. Y nuestro amigo Gaspar le sigue. Mola ir a drogarte con tus colegas por ahí pero vigila que no haya nieve que aún se le va a ir la pinza a alguien y acabas encerrado fuera y despertando como el filete empanado que tienes olvidado en el fondo del congelador.

Tu cubatilla, mejor, siempre a la vista

Si esto no os lo ha dicho vuestra madre, un post emocional de Facebook y ese tío raro que intentaba ligar con vosotros en la discoteca en plan “aquí hay mucho aprovechado con burundanga”; tranquilos que aquí está Noé para que cale el mensaje. Mejor mirad quien os sirve la bebida que luego hay sorpresas y no vayáis robando cubatas por ahí que eso es como la ruleta rusa.

No mezclar niños y drogas

Ya se que esto parece evidente, pero todos hemos estado en las típicas comidas familiares cuando éramos niños y nuestros padres se emborrachaban. Pues bien, lo que nos intenta decir es que por mucho que metamos a nuestros futuros hijos en su habitación para seguir fingiendo que somos jóvenes, los niños van a salir. E igual que nosotros bebíamos un poco de cava, ellos van a acabar bañaditos en ponche saboteado. Así que nada de drogas o raves cerca de vuestros hijos-hermanitos pequeños-vecinitos-niños aleatorios en general.

Aborto libre, seguro y gratuito

No os lo voy a negar, Gaspar Noé lleva sacando el temita desde hace años —y menos mal—. Pero si en Love lo único que él quiere es que follemos mucho pero que tengamos la opción de abortar si las cosas se lían un poco; aquí nos demuestra que tener la opción es muy necesario. Porque sino acabaremos con una crisis nerviosa y mutilándonos a nosotras mismas, en un delirio de LSD con tal de perderlo y nadie disfrutará. Así que libertad para abortar con seguridad y menos slut shaming para las que escogen esta opción.

Ir del revés es un lenguaje universal

Y ya por último: algo que nos debe unir a todos sin frontera alguna. Igual que cuando bebemos tenemos un inglés de Proficiency o un francés tan fluido que nuestra profe del instituto ni imaginaria; los viajes psicotrópicos hablan un solo idioma: el del delirio. Así que cuando os encontréis en uno tranquilos, da igual que no entendáis el idioma, la cultura o el rollo de fiesta: si se os ha ido de las manos, todos os comprenderéis por igual. Sed majos e intentad no acabar de hostias con nadie y todo irá bien.

Puedes comprar las entradas para el estreno de 'Clímax' aquí.