WikiLeaks

Assange podría verse en aprietos después de que este documental salga a la luz

La cineasta Laura Poitras grabó durante cinco años al cofundador de WikiLeaks, quien se encuentra resguardado en la embajada de Ecuador en Londres. En su película exhibe el supuesto trato despectivo que le da a las mujeres.
3.5.17
Imagen vía Javier Lizon/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Durante cinco años, Julian Assange le dio acceso a la cineasta Laura Poitras a parte de su vida, con lo que consiguió cientos de horas de filmación para la realización de un documental. Sin embargo, a partir del verano pasado, el cofundador de WikiLeaks se ha mostrado arrepentido.

Assange le escribió un mensaje de texto, aparentemente sin aviso previo, a Poitras en el que le decía: "la película es una amenaza seria en contra de mi libertad, y me veo obligado a tratarla como tal".

Publicidad

El documental titulado Risk (riesgo en inglés) se ha estrenado tres años después de que en el 2014 Poitras presentara la película CitizenFour que habla de Edward Snowden, un exempleado de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés), que filtró miles de documentos clasificados.

En este nuevo trabajo, Poitras presenta una mirada íntima a la persistencia, inteligencia pero también la misoginia de Assange, un hombre que, a pesar de estar resguardado desde hace casi cinco años dentro de la embajada de Ecuador en Londres, Inglaterra, se ha ganado la ira de los gobiernos más poderosos del mundo.

Assange asegura su estancia en la embajada de Ecuador después de la victoria de Moreno. Leer más aquí.

Esta es la segunda versión de Risk, un primer proyecto que se presentó durante el Festival de Cannes en mayo de 2016. Las críticas describieron el corte original en esos momentos, como una representación "simpática" del trabajo de Assange y WikiLeaks en general.

Sin embargo, después de haberse presentado en el festival comenzaron los escándalos sexuales relacionados con Assange y Jacob Appelbaum, una estrella en el mundo de los hackers, con quien Poitras mantuvo una relación después de haber grabado el documental.

Después de escuchar estos rumores, la cineasta se sintió obligada a seguir investigando la cultura misógina que se había filtrado al mundo de los hackers. Así, una segunda versión del documental se presentará a la prensa esta semana, antes de que se estrene al público el próximo 5 de mayo, a lo que Poitras aseguró: "esta no es la película que yo pensaba hacer".

Ecuador restringe el internet a Assange para que no revele información en plena campaña en EE. UU. Leer más aquí.

Poitras dijo que pensó que podría ignorar los hechos en torno a la actitud de Assange, ya que no eran parte de la historia. "Estaba equivocada; esa era la historia", comentó la cineasta. También dijo haber capturado la misoginia del personaje principal en diferentes escenas, incluyendo la reacción de Assange en tiempo real cuando se enteró de las acusaciones que recibió en 2010 por parte de dos mujeres en Suecia por haberlas acosado sexualmente. "Un caso judicial real va a ser muy, muy difícil para estas mujeres", le dijo a Poitras con orgullo.

"Serán señaladas para siempre por gran parte de la población en todo el mundo, así que no creo que les convenga proceder", continuó antes de decir que aceptaría un trato en el cual él se disculpara por cualquier acto que hubiera "herido los sentimientos" de las mujeres.

Publicidad

En entrevista con VICE News, la documentalista opinó que "es perturbador" el hecho de que la misoginia sea tolerada, "no solamente dentro del mundo de los hackers, sino en muchas otros gremios".

Obama indulta a Chelsea Manning, la exmilitar que filtró miles de archivos a Wikileaks. Leer más aquí.

En otra escena de la cinta donde discuten el caso por acoso sexual, Assange deja a su abogada sin habla cuando le confiesa en privado que una de las mujeres que presentó cargos en su contra estuvo teniendo sexo con él y con una policía a la vez como parte de "algo sobre posicionamiento político radical feminista".

Aunque Poitras se siente obligada a mostrar la misoginia de Assange, también quiere transmitir su admiración por el trabajo que realiza el cofundador de WikiLeaks, y hace un esfuerzo por corregir las malas interpretaciones que se le han dado a sus acciones.

Un ejemplo es el intento de ir más allá de la narrativa sobre los presuntos intentos de ayudar a Donald Trump al dañar la imagen de Hillary Clinton durante la campaña presidencial. En lugar de eso, Poitras presenta a un justiciero que está dispuesto a hacer lo que sea contra la gente que se interpone en su camino.

'Assange es libre de irse cuando quiera pero le arrestaremos', dice el Reino Unido. Leer más aquí.

En una escena de la película grabada durante la primavera de 2016, Assange le dice a Sarah Harrison, editora de WikiLeaks: "tenemos por un lado alguien bélico con Hillary Clinton, y por otro está Donald Trump, quien es impredecible". Después añade: "eso va a tener consecuencias negativas en cualquiera de las dos direcciones".

Poitras dijo a VICE News que Assange es "consistente ideológicamente, por lo que es vigilado constantemente; sin embargo sus lecturas e interpretaciones cambian dependiendo de la fuerza ideológica que se beneficie con sus publicaciones".

Publicidad

Esa dinámica nunca ha sido tan evidente como en los últimos seis meses, en los que Assange ha pasado de ser un héroe de la campaña de Trump y la extrema derecha, a ser el enemigo público número uno de su gobierno.

Cuando WikiLeaks publicaba diariamente correos de John Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton, el entonces candidato Donald Trump dijo que "amaba WikiLeaks", citando la publicación más de 100 veces durante el último mes de su campaña. Por su parte, Sean Hannity, presentador de radio y televisión de la cadena Fox News, dijo que Assange había "brindado un gran servicio al país"; mientras que David Duke , "Gran Mago" del Ku Klux Klan, dijo a través de su cuenta de Twitter: "Estados Unidos te de debe mucho".

Mr. Assange is still alive and WikiLeaks is still publishing. We ask supporters to stop taking down the US internet. You proved your point. — WikiLeaks (@wikileaks)October 21, 2016

Rusia califica de 'paranoia' las acusaciones que le imputan el hackeo al partido demócrata. Leer más aquí.

Pero todo cambió una vez que WikiLeaks publicó miles de documentos que detallaban herramientas de vigilancia de la CIA en marzo. Mike Pompeo, el nuevo director de la agencia designado por el presidente Trump, acusó a la plataforma de ser un "servicio de inteligencia hostil no estatal", término que ha sido utilizado para describir organizaciones terroristas.

Días después, el 20 de abril, el fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, dijo que arrestar a Julian Assange era una "prioridad", y la cadena de noticias CNN reportó que el Departamento de Justicia estaba preparando cargos criminales contra él.

Publicidad

Estas acciones no habían sido tomadas en la administración del expresidente Obama durante la persecución de la plataforma, ya que consideraban que se encontraba bajo la protección de la primera enmienda de la constitución, la cual protege la libertad de expresión.

'Assange es libre de irse cuando quiera pero le arrestaremos', dice el Reino Unido. Leer más aquí.

"Tengo pavor de los posibles ataques y amenazas del fiscal general", dijo Poitras a VICE News. "Da mucho miedo ver a una persona amenazada de esa manera".

El futuro cercano de Assange es incierto. Poitras dijo que no podría adivinar cómo será el siguiente capítulo de la vida del fundador de WikiLeaks, aunque su actitud desafiante al igual que el aislamiento y la presión internacional están empezando a "cobrar factura de manera física y psicológica".

Assange se encuentra encerrado en una embajada, no puede salir a ver la luz del sol, no tienen ningún contacto con el mundo exterior y capturarlo es el objetivo principal del gobierno de Trump. Assange es, sin duda, un hombre arrinconado.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs