welzijn

Por qué a algunas personas se les hacen hematomas con más facilidad que a otras

Todo, desde tu genética hasta el tipo de medicamentos que tomas, podría hacerte más propenso a sufrir lesiones.
19.10.18
Mujer joven con un moretón en la rodilla.
Lea Paterson/Science Library.

Artículo publicado originalmente por Tonic Estados Unidos.

Suele decirse, a manera de broma, que alguien que siempre tiene hematomas debe ser muy torpe: como un elefante dentro de una cristalería, que no puede evitar chocar y tirar todo a su paso. Esa es la explicación fácil para esos magullados moretones que tienes con tanta frecuencia que ya parecen tatuajes que serpentean alrededor de tus extremidades. Pero a veces te preguntas si no tendrán una causa más siniestra. ¿Por qué te salen hematomas tan fácilmente?, ¿y eso significara que en realidad algo anda mal?

Qué ocasiona los hematomas

La mayoría de los nervios y vasos sanguíneos se encuentran en la dermis, la capa de piel debajo de la epidermis. Aproximadamente el 80 por ciento de la dermis es colágeno, una proteína estructural que le da fuerza a la piel y ayuda a que sea elástica, para que pueda estirarse y recuperar su forma original, dice Jules Lipoff, profesor asistente de dermatología en la Universidad de Pennsylvania. Las fibras de colágeno protegen la integridad de la piel y los vasos sanguíneos, por lo que si algo debilita el colágeno, o si, para empezar, tu colágeno es más débil, podrías ser más propenso a los moretones, dice Lipoff. Cuando se daña un vaso sanguíneo, puede romperse y derramar sangre, causando un hematoma.

Por lo tanto, la primera razón por la que algunas personas pueden desarrollar moretones más fácilmente que otras es la más obvia: algunas personas simplemente tienen un tipo de colágeno más débil o vasos sanguíneos frágiles, dice Adam Friedman, profesor asociado de dermatología en la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington. En otras palabras, está en sus genes.

Qué hace que algunas personas sean más propensas a tener hematomas

Pero hay otra serie de factores que también pueden perjudicar la producción de colágeno y volverte más propenso a los moretones. Uno de ellos podría ser la cantidad de tiempo que pasas al sol: cuando la exposición crónica al sol debilita la piel, se requiere muy poco contacto para que los vasos sanguíneos tengan filtraciones, dice Lipoff. Esto puede conducir a una condición llamada púrpura solar, una palabra elegante para denominar unas manchas moradas que se asemejan a los moretones y que no desaparecen, dice Lipoff. Así que si no recuerdas haber tropezado con nada, es posible que no lo hicieras. La púrpura solar es más común entre los ancianos, pero eso no significa que sea desconocida entre los jóvenes, según un artículo de 2017 del Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology.

La medicación también puede aumentar la sensibilidad a los moretones. Los esteroides orales y tópicos como la prednisona, los antinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno y los anticoagulantes pueden debilitar las estructuras de soporte alrededor de los vasos sanguíneos, dice Friedman. Además, algunos suplementos de venta libre, como el ginkgo y el aceite de pescado, pueden interferir con el funcionamiento de las plaquetas, lo que aumenta la sensibilidad a los moretones.

Finalmente, como con la mayoría de las cosas, la nutrición juega un papel importante, especialmente la cantidad de vitamina C que haya en tu dieta. Las deficiencias de vitamina C son raras, pero tu médico podría sugerir que te hagas una prueba para asegurarse de que tus niveles sean normales, dice Lipoff, y agrega que lo mismo ocurre con el zinc, y las vitaminas B12 y K. También podría ser bueno que pusieras atención a si te salen moretones después del entrenamientos físico. Algunos tipos de ejercicio vigoroso, como el levantamiento de pesas, pueden crear pequeñas desgarraduras en las fibras musculares, causando sangrado, lo cual provoca moretones.

Dicho esto, ser muy propenso a los moretones no suele ser una razón para asustarse, por lo regular se ven peor de lo que realmente son, dice Friedman. Si de cualquier modo sigues preocupado, la primera pregunta que debes hacerte es si tus moretones aparecen solos o si los acompaña algún otro síntoma. Si solo se trata de moretones, probablemente son inofensivos, molestos tal vez, pero no representan un problema. En cambio, si los hematomas se producen fácilmente en combinación con dolor en las articulaciones, pérdida de peso dramática o sudores nocturnos, por ejemplo, podría haber algo que vaya más allá de la piel, dice Friedman.

Qué hacer si eres propenso a los moretones

Presta atención a los moretones que no desaparecen después de tres o cuatro semanas, ya que la mayoría tiende a desaparecer en dos semanas. También vale la pena identificar los moretones recurrentes en lugares inusuales, como la espalda y el torso. Según un artículo publicado en el British Medical Journal, es más probable que los moretones en el tronco indiquen un trastorno hemorrágico que los moretones en las extremidades. Si bien es poco frecuente, aproximadamente uno o dos por ciento de las personas tienen la enfermedad de von Willebrand, un trastorno genético causado por una falta de proteínas de la coagulación, señalan los autores, la cual es tratable. Debido a que los síntomas pueden ser muy leves, el trastorno puede ser difícil de diagnosticar. Las mujeres, por ejemplo, suelen notar seis problemas relacionados con el sangrado antes de ser diagnosticadas con la enfermedad de von Willebrand, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En cuanto a lo que puedes hacer para reducir tu sensibilidad, no hay grandes noticias: DerMend, un producto que está disponible sin receta, puede ayudar con la coagulación, dice Friedman. A menos que un examen revele que tienes deficiencias, es probable que no necesites consumir suplementos de vitamina C o zinc, simplemente pasarían por tu cuerpo y luego los desecharías en la orina, dice Lipman. "Tal vez simplemente debas evitar los deportes de contacto", dice. "Y tal vez debas ser más cuidadoso y consciente de tu cuerpo".