Trillones
Foto de Cynthia Blanco

Trillones hace una oda a la fiesta en las ruinas del capitalismo

Charlamos con Polo Vega sobre su nuevo disco 'Tal vez sí existe' y su más reciente video, "Tercer misterio".
25.10.18

Reflexionar sobre lo mundano de la vida cotidiana y las formas en que pasamos nuestro tiempo es una práctica que, lejos de despejar dudas existenciales, solo provoca un cumulo complejo de preguntas sin ninguna respuesta coherente.

Sobre estas cuestiones, de cómo malgastamos nuestra vida en trivialidades y fantasías retorcidas producidas por anhelos ajenos, Trillones entrega el tercer video extraído de su álbum 2018 Tal vez sí existe. La canción se llama "Tercer misterio" y cuenta con la colaboración de Rosella en las voces.

Publicidad

El video narra el itinerario de un individuo enajenado recorriendo las calles de la CDMX encima de una limusina, acompañado de mujeres, comiendo alitas y jugando con una pecera que parece contener un pez beta, entre otras varias estampas lisérgicas, que en su conjunto logran un comentario sobre un tren de vida que bien podría ser el del famoso mi rey, figura protagónica en la tipología nacional mexicana durante la última década,

En palabras del director del video, Eduardo Macoszay: "Siendo todos parte de una estructura sociocultural que delimita y normaliza nuestra percepción, a veces parece imposible especular sobre una existencia que escape al realismo programado por el capitalismo. Aprovechamos la invitación a colaborar con Trillones para hacer un ejercicio narrativo que navega a través de algunas implicaciones aleatorias del capitalismo en nuestra psique, tomando como personaje principal a un sujeto masculino neoliberal de la Ciudad de México acompañado de sus fantasías, que incluyen comida rápida, marcas, pornografía, películas de acción, y una visita celestial interpretada por Rosella".

Charlamos con el productor de Mexicali Trillones acerca de los visuales para "Tercer Misterio", su nuevo disco, la electrónica en Latinoamérica y el significado de su obra. Mira el video abajo y luego lee la entrevista.

NOISEY: De acuerdo con su director, este video es una crítica al estilo de vida neoliberal, los hábitos de consumo, y la enajenación que provoca el capitalismo como estructura, ¿qué tanto te identificas con esta idea?
Trillones: Me gusta que Eduardo Makoszay haya aprovechado trabajar el video para la canción tomando ese tema como eje central. Definitivamente creo que somos bastante absurdos todos en nuestros consumos. Me parece atinado que Makoszay haya ido por ese tema y que lo aborde de una forma bastante lúdica y clara. Esto es lo que me gusta de colaborar: Hace que las cosas toquen planos y terrenos nuevos.

Por ahondar un poco en esto, el título yo lo saqué estando en el velorio de un tío en Puerto Peñasco. Siendo mi familia materna católica, se pusieron a rezar un novenario, creo que le llaman. Yo solo estaba ahí escuchando al fondo de la capilla. En el novenario van avanzando entre misterios; y antes de iniciar el tercero, la que dirigía anunció en voz alta y clara “Tercer misterio”, y se me quedó muy clavado. Cuando tenía terminado el disco esa canción no tenía nombre, pero era la tercera del álbum, así que con el turno que tenía en el disco y las temáticas del mismo, encajó perfecto y se convirtió en su identidad.

Publicidad

La parte audiovisual siempre ha sido de gran importancia en el proyecto de Trillones, ¿cierto?
Desde el principio del proyecto hace cinco años, he buscado que haya colaboraciones con artistas que me atraigan en su forma de percibir el mundo, la forma de observar, de construir y narrar. Es curioso, al principio por lo mismo de ir iniciando, o por falta de recursos, los hice yo de forma muy empírica. Con el paso del tiempo he tenido oportunidad de colaborar con gente que admiro y me parece sumamente talentosa: Proceso Inútil, Adriana Trujillo, José Inerzia, Daniel Patlán, Jaime Martinez, Enrique Abrego y, por segunda ocasión ahora, Eduardo Makoszay.

Siempre que colaboro con algún artista para que trabajen un video para Trillones, me gusta darles toda la libertad de que expresen para dónde les gustaría llevar las cosas. De pronto doy alguna sugerencia o rebotamos alguna idea, pero en su gran mayoría les dejo que trabajen y lleven a cabo su proceso. Hasta el final me muestran algo y vemos por dónde lo llevaron. Si invito a alguien a trabajar es porque confío en su visión.

1540499767502-Captura-de-pantalla-2018-10-25-a-las-135919

Foto de Cynthia Blanco

¿Desde el principio buscabas una presencia femenina en el tema?
Rosella es quien canta en la canción. Esa colaboración se dio de forma muy natural, no fue algo que conscientemente buscara, pero afortunadamente sucedió. Estando ella en el estudio un día que yo le estaba grabando ahí voces para un EP suyo, platicando salió al tema que yo estaba terminando mi álbum. Le mostré "Tercer misterio" y a los pocos minutos ya tenía grabadas cosas que improvisó escuchando la canción.

Que ella apareciera en el video me parecía oportuno. Además de talentosa en el estudio, creo que tiene una presencia muy especial y le imprime algo distinto tanto a la canción como al video.

Publicidad

El disco tiene una vibra profunda y habla de temas serios como las relaciones humanas, ¿cómo observas esa conexión entre tu música y estos conceptos?
Ahora que han pasado más de 8 meses desde que lo terminé, creo que ya voy entendiendo mejor el disco. Para mí gira en torno a la fe y al dolor. La fe totalmente ajena a cualquier ligadura religiosa, la fe como aquello que mueve tu amor, tus decisiones y tus acciones en tu día a día. El dolor como algo natural, parte de la experiencia humana. El dolor que hemos vivido en el pasado, en nuestro presente y el que aún no tenemos ni idea pero nos va a tocar en el futuro. Dolor que nos ha causado algo externo a nosotros, otra persona, o que hemos generado nosotros en otros, incluso sin intención. El dolor también como un recordatorio de lo que es estar vivo, el atravesarlo, disfrutar de los colores brillantes y el sol cálido que hay del otro lado. También el dolor de que desapareceremos sin dejar rastro. Y estar totalmente en paz con ello.

Siempre dijiste que tu objetivo era hacer música electrónica, que no sonora “fría” sino lo más orgánica o natural posible ¿Crees que has podido reproducir con más facilidad este sentimiento en este disco?
Creo que he avanzado en dos cuestiones. La primera es la habilidad de escucharme a mí mismo, entenderme y aceptarme. La segunda es tener un poco más de capacidades técnicas, entendimiento y manejo de mi equipo, para poder llevar a cabo la primera y llevar al terreno del sonido mi voz interior.

Publicidad

¿Cómo ha sido la reacción de parte del público con Tal vez sí existe, tomando en cuenta que tu acto en vivo tiene una reacción positiva, pero este es un disco más introspectivo?
Siento que, al igual que yo me fui más adentro de mí, las personas también han tenido reacciones mucho más profundas al escuchar el álbum. Me han hablado de cosas muy personales que les ha movido escucharlo y acompañarse del álbum. Siento que es justo lo que yo necesitaba y parece que también es justo lo que necesitaban otras personas.

Como músico de electrónica en Latinoamérica, ¿cómo ves el panorama actual a nivel nacional y regional? ¿En dónde tienes la lupa de las nuevas propuestas?
La verdad es que no estoy viendo el panorama, o que se está haciendo o que nombres están sonando. Seguro están pasando cosas increíbles pero mi cabeza ha estado en otras partes. De ser totalmente sincero casi no escucho música electrónica y eso te lo puede confirmar cualquier compa que se suba seguido a mi carro o que salga por unas cervezas conmigo. Lo único que podría decir es algo que vengo diciendo hace años: qué padre ir a la fiesta y mover el culo, pero debe haber mucho más que podemos generar, que solo ir a mover el culo.

¿Qué sigue para Trillones?
Ni idea amigo. Siempre voy viendo sobre la marcha qué sigue, tanto en la música como a nivel personal. No es tirar la flecha intentando darle a un punto específico. A tirar la flecha y disfrutar donde sea que caiga.

Conéctate con Noisey en Instagram.