Jóvenes expatriados nos cuentan cómo se ve España desde la distancia
Montaje por la autora
Marca España

Jóvenes expatriados nos cuentan cómo se ve España desde la distancia

¿Cómo sienten a miles de kilómetros 'lo de Catalunya', el caso de La Manada o las innumerables noticias sobre la corrupción en nuestro país?
23.11.17

Hay 2,4 millones de españoles que viven fuera de nuestras fronteras. 2,4 millones de personas que emigraron y sólo pueden acercarse a la actualidad de nuestro país mediante pantallas: las de sus móviles, en las que consultan las redes sociales, las la de la televisión o las de sus ordenadores, con las que conectan con sus colegas y familiares o consultan diarios.

La realidad a veces se ve mejor con perspectiva (por aquello de que "los árboles no dejan ver el bosque"), y por eso hemos preguntado a jóvenes españoles expatriados cómo ven nuestro país a miles de kilómetros de distancia.

Publicidad

Qué les preguntan sus amigos en los países en los que viven, cómo creen que está todo aquí, cómo imaginan que vivimos los que nos quedamos y cuáles son las noticias que más les preocupan y que más les duelen de todas las que les llegan a través de esas pantallas. Estos son sus testimonios.

Ana, 4 años en Nueva York (Estados Unidos)

"Hace 4 años me mudé a NY y no hay día que pase sin entrar en varios diarios digitales, y/o escuchar algún programa de radio o podcast para no perder comba de la actualidad española. Así que mi percepción de lo que pasa en España está muy condicionado por los medios, y creo que hay que reflexionar sobre ello.

A raíz del caso de La manada me he dado cuenta de una triste realidad acerca de la cobertura de este tipo de sucesos: puedes hartarte de leer todo tipo de detalles escabrosos, pero no te empaparás de cómo lo digiere la sociedad. Tengo una idea más clara de lo que está pasando gracias a Instagram Stories que por la prensa. Gracias a mis amigas he podido ver el clima en la calle al grito de "La Manada somos nosotras”, mientras, a pesar de que lo he buscado, no he encontrado hasta hace un par de días ningún artículo relatando esta indignación y esta respuesta ciudadana. Algo falla, y me quedo con la sensación de que no me estoy enterando, y ya no creo que sea tanto por la distancia.


LEE: En fotos: 'Tranquila, hermana, la manada somos nosotras'


En cambio, todo lo contrario me pasa con las noticias y escándalos americanos. Hasta el más empanado de mis colegas españoles sabe lo mismo o más que yo sobre la campaña #MeToo. Parece que se está hablando mucho más en España de ello de lo que realmente se habla aquí. Algo pasa."

En Estados Unidos se ha hecho fuerte el movimiento #MeToo contra el acoso, a raíz de casos muy mediáticos como el de Harvey Weinstein.

Fran, 3 años y medio en Glasgow (Reino Unido)

"Salvando las distancias, he vivido un poco todas las noticias que me llegaban de Catalunya como viví aquí el avance y el triunfo del Brexit, con miedo. Miedo porque la gente tienda a separarse en lugar de a unirse y plantearse lo que realmente importa (derechos para los ciudadanos, que no haya niños que pasen hambre o ancianos que pasen frío). También me preocupa que los ciudadanos tomen decisiones precipitadas en las que no hay vuelta atrás, como ocurrió con la salida de la UE aquí.


LEE: Hablamos sobre el Brexit con jóvenes españoles que viven en Reino Unido


Cuando veía por las redes sociales o por las noticias cómo se hacían manifestaciones en contra de que los catalanes votaran, o leía hoy que un grupo de chavales pro independencia agredieron a unos chicos en el centro de Madrid, me daba muchísima pena. Es el mismo rechazo a "los otros" que se da en Reino Unido y por el que españoles como yo hemos tenido que sufrir racismo. Me da mucha rabia que mi país, mis amigos, mis familiares, entren en esas luchas nacionalistas y excluyentes, porque las considero nefastas, y eso es lo que he vivido aquí con el Brexit. Ahora todo el mundo se arrepiente y solo es una manera de distraernos de lo que realmente importa."

El 23 de junio de 2016 tuvo lugar el Referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, también conocido como Brexit. El 51,9% de los votantes fue partidario de abandonar la UE.

Saleta tiene 35 años y lleva 8 viviendo en Suecia. Imagen vía Saleta

Saleta, 8 años en Skelleftea (Suecia)

"Soy mujer y vivo en este país al que llaman paraíso de la igualdad, Suecia. Con bajas parentales adecuadas o equidad entre géneros en cuanto a educación o progreso laboral. Imagino que la gestión de una política igualitaria y la consciencia real sobre el machismo en todas sus manifestaciones son un buen comienzo para combatir y reducir la desigualdad entre géneros.

En España hay un nivel de machismo generalizado horrible y muy alto. Recibo con impotencia las cantidades desorbitadas de noticias sobre maltratos, violencia machista y micromachismos a los que las mujeres nos tenemos que enfrentar cada día.


LEE: Hablemos del machismo implícito en el juicio de La Manada


En los últimos días me ha dolido mucho todo lo relacionado con el juicio a La Manada. Es increíble que en el siglo XXI aún pretendamos que la víctima de maltrato, violación o vejaciones tenga que justificarse y demostrar que ha hecho todo lo posible para evitarlo. Me cabrea enormemente que, solo por ser mujeres, tengamos que estar siempre alerta, siempre con cuidado por si algún energúmeno decide utilizarnos como un objeto a cualquier nivel. Y eso pasa aquí en Suecia, en España y en todo el mundo. Y es una pena."

Suecia es el quinto país del mundo con más Igualdad de género según el ranking anual del Foro Económico Mundial. España se sitúa en el puesto 24.

Javier tiene 29 años y lleva 3 fuera de nuestro país. Imagen cedida por Javier

Javier, 3 años en Whistler (Canadá)

"En general, la situación de España vista desde fuera es bastante desalentadora. La corrupción política y la situación en Catalunya ocupan la mayor parte de la información que nos llega. Además, la mala calidad del servicio de Exteriores, así como la aplicación del voto rogado dan una reputación atroz al Ejecutivo entre los que llevamos años fuera de casa. En cierto modo nos sentimos abandonados por nuestro país.

La percepción general es que España ha caído en manos de una serie de grupos políticos de diversa ideología que tienen como único fin saquear las cuentas públicas, vemos lo que se está haciendo en general, y muy en particular en Catalunya, y nos echamos las manos a la cabeza. Las imágenes del 1-O fueron todo un shock, mucha gente aquí me preguntaba qué está sucediendo en España, y me decían que habían visto unos vídeos terribles y que cómo era eso posible, que si España era un país peligroso.


LEE: El referéndum catalán del 1-O, en fotos


Aquí en Canadá hemos tenido un conflicto muy similar al catalán, pero en Québec pudieron votar (dos veces) y se acabó el problema. La sensación que tenemos desde aquí es que en España no se quieren arreglar las cosas sino al revés, cuanto más grave sea la crisis institucional catalana menos se va a hablar de los trapos sucios de unos y otros y mejores resultados electorales van a obtener ambos bandos, así que están enfrascados en hacer el problema lo más grande posible por interés propio."

La provincia canadiense de Québec fue protagonista de dos referéndums de autodererminación: uno en 1980 y otro en 1995.

Marta, tiene 27 años y vive en Copenhague (Dinamarca). Imagen cedida por Marta

Marta, 4 años en Lemvig (Dinamarca)

"La diferencia en temas como la corrupción entre España y Dinamarca es enorme, así que oír las noticias de nuestro país, sobre todo en la cuestión de la corrupción, es triste y da rabia. En España se acepta como algo normal que cada semana salga algo relacionado con el tema. Se asume que es así y no puede cambiar.

La corrupción de los de arriba es inaceptable, pero, por ejemplo yo veo en los daneses que no aceptan la corrupción a ninguna escala. Simplemente, está mal concebida en su moral social. Si aquí dices que no pagas impuestos, te miran mal, muy mal. Si no pagas impuestos en España, te preguntan cómo lo has hecho. Para los daneses, que el sistema funcione bien y sea justo es responsabilidad de todos. A veces me preguntan sobre la corrupción en España, pero no mucho. No son gente de entrometerse.


LEE: Pero, ¿cuándo se meterá a todo el PP en la cárcel, por favor?


Creo que los españoles, por el contrario, aceptamos bastante la corrupción. Toleramos el engaño, mientras que los daneses no: el político acusado queda apartado de su cargo automáticamente. Y eso es una diferencia muy importante y valiosa de la que podríamos aprender mucho: la picaresca española vs. responsabilidad individual de contribuir al bienestar común. Esa es, al manos, mi sensación cuando leo los periódicos o veo las noticias de nuestro país."

Dinamarca es el segundo país del mundo con menor percepción de la corrupción según el ranking anual elaborado por la Organización Transparencia Internacional, solo por detrás de Nueva Zelanda.

Irene tiene 28 años y lleva 3 viviendo en Bruselas. Imagen cedida por Irene

Irene, 3 años en Bruselas (Bélgica)

"Las noticias que más me afectan de las que me llegan de España son, sin duda, las relacionadas con la violencia machista. Es algo que realmente me molesta y no llego a entender. Respecto a los temas relacionados con la corrupción, al estar fuera y hablar de ello, te das cuenta de que es una situación que se repite en diferentes países, aunque sí que es verdad que en el nuestro parece que las leyes no la tienen en cuenta, o que se hace la vista gorda.

La cuestión independentista al final nos ha acabado afectando a todos los españoles, sin comerlo ni beberlo. A los que vivís allí y a los que no. Al principio no me enteré mucho, hasta que fui a España y vi más banderas en los balcones que en el Mundial. Ahí me di cuenta que la cosa era seria.


LEE: Qué piensan los jóvenes del resto de España sobre 'lo de Catalunya'


Cuando Puigdemont vino a Bruselas, empecé a leer la prensa belga y a preguntarles a mis colegas de aquí qué les parecía. Y he llegado a la conclusión de que cada medio cuenta lo que le interesa y cada persona tiene su opinión: están los que apoyan el independentismo catalán porque creen que hay que tener en cuenta el derecho a decidir y los que están en desacuerdo porque la llegada del President ha movido unas aguas que estaban tranquilas, alterando a los independentistas de aquí."

Carles Puigdemont se trasladó el pasado 31 de octubre a Bruselas, donde todavía permanece, tras el referéndum catalán.