La mayoría de los deepfakes se usan para producir pornografía no consensuada, no para difundir fake news

Un nuevo estudio examinó miles de videos deepfake publicados en línea.
DS
traducido por Daniela Silva
9.10.19
Deepfake
Imagen: Seth Laupus 

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Mientras que los medios, los políticos y los tecnólogos entran en pánico por el riesgo de que los deepfakes afecten las elecciones, un nuevo estudio descubrió que la mayoría son de naturaleza pornográfica. Además de eso, y para sorpresa de nadie, todos los deepfakes pornográficos analizados en el estudio tenían como blanco exclusivamente a mujeres.

La noticia es un recordatorio de que, aunque en el futuro los actores políticos podrían adoptar deepfakes con el fin de desinformar a la gente, en este momento su uso tiene un solo propósito: atacar y acosar a las mujeres.

"Una tendencia clave que identificamos es la prominencia de la pornografía deepfake no consensuada, que representó el 96% del total de los videos deepfake en línea", dice el estudio, titulado The State of Deepfakes y escrito por la empresa de seguridad cibernética Deeptrace.

Publicidad

La compañía encontró un total de 14.678 videos deepfake en línea. Según Giorgio Patrini, CEO y científico jefe de Deeptrace, la compañía examinó el género de los blancos en videos de cinco sitios porno deepfake (7.144 videos) y catorce canales de YouTube (menos de 500 videos). Se halló que los videos de cuatro de los principales sitios web dedicados a pornografía deepfake tenían más de 134 millones de visitas, y que todos menos el 1 por ciento de los sujetos presentados en pornografía deepfake eran actrices y músicas que trabajan en el sector del entretenimiento.

Motherboard informó por primera vez la existencia de deepfakes a finales de 2017. En junio, destacó que "más medios comenzaron a informar sobre el fenómeno y el pánico se produjo cuando los teóricos de los medios consideraron las implicaciones de que el video perdiera su veracidad inherente, especialmente cuando se trataba de noticias y política. Pero todo comenzó con el sexo, y un largo legado de cultura masculina tóxica e ignorancia deliberada del consentimiento".

El nuevo informe agrega: "La pornografía deepfake es un fenómeno que ataca y perjudica exclusivamente a las mujeres. En contraste, los videos deepfake no pornográficos que analizamos en YouTube contenían mayoritariamente sujetos masculinos".

Suscríbete a nuestro podcast de seguridad cibernética, CYBER.