La autobiografía de Prince 'The Beautiful Ones' tiene una historia desgarradora de fondo

"Fue difícil conciliar al hombre alegre, pícaro y amable que conocí con la descripción de las noticias y de los informes policiales, de que podía ser inflexible, engañoso y poco transparente".
28.9.19
GettyImages-498349288
Foto por Kevin Winter/Getty Images

Artículo publicado originalmente por Noisey Estados Unidos.

Cuando Prince murió en abril de 2016, parecía que le quedaba mucha energía creativa. Estaba grabando música nueva y seguía siendo mentor de artistas más jóvenes. Estaba entusiasmado con una nueva forma de presentarse que había desarrollado, dando conciertos con solo un piano y un micrófono, y se estaba preparando para escribir una autobiografía llamada The Beautiful Ones, recordando la extraordinaria vida que había vivido. Perderlo fue triste no solo por su excepcional trabajo, sino porque su historia aún se estaba desarrollando. El número de esta semana de The New Yorker ofrece una mirada más cercana a ese período de la vida de Prince con una hermosa y triste historia de Dan Piepenbring, el coguionista de esa autobiografía, que saldrá en octubre.

Publicidad

Piepenbring comienza con un poco de historia de fondo sobre cómo se involucró con el plan de Prince para escribir una autobiografía en primer lugar. Era, como todas las cosas de Prince, idiosincrásica. Al parecer, una agencia literaria le envió a Prince una lista de escritores potenciales, y los únicos dos con los que estaba interesado en trabajar eran aquellos que nunca antes habían escrito libros, aunque estaban íntimamente familiarizados con su música. Entonces hizo que Piepenbring y otro escritor le enviaran discursos personales sobre lo que significaba su trabajo para ellos.



Prince voló a Piepenbring a Paisley Park un día después de recibir su discurso. Sintieron una conexión en esa primera reunión y hablaron sobre los objetivos de Prince para su libro. "Quiero algo que vaya de boca en boca, de amigo a amigo, como: ¿[la película de Richard Linklater] Waking Life?", dijo Prince. "Eso es algo que no le enseñas a todos tus amigos, solo a los que aguantan". Hablaron sobre el racismo y la importancia de poseer los derechos de tu trabajo artístico. Al día siguiente, Prince lo invitó a una proyección privada en un cine local. Vieron Kung Fu Panda 3.

Los tres meses transcurridos entre el momento en que se conocieron y la muerte de Prince parecían fuertes y maravillosamente extraños. Piepenbring dice que nunca le ofrecieron escribir el libro formalmente, pero pronto comenzaron el trabajo. "Muchos colaboradores de Prince tienen una historia similar: nunca fueron contratados oficialmente", escribió. "Prince simplemente les dijo que regresaran, y lo hicieron".

A lo largo de la historia, Piepenbring pinta a Prince como divertido, amoroso y astuto. Eran ellos dos contra el editor, escribe Piepenbring, unidos para hacer un libro extraño y genial. Pero entonces Prince falleció inesperadamente. Piepenbring dice que fue difícil hacerse a la idea de la pérdida, al menos al principio. "Fue difícil conciliar al hombre alegre, pícaro y amable que conocí con la descripción de las noticias y de los informes policiales, de que podía ser inflexible, engañoso y poco transparente", escribió. "Prince siempre manifestó dualidades. Esta era una más: me había dicho que estaba bien y no lo estaba".

Vale la pena leer la pieza completa de Piepenbring. Es una mirada amorosa a un artista que mantuvo a los medios y al público en general a distancia durante gran parte de su vida. Es fácil mirar su trabajo y ver que Prince era una persona especial, pero aún hay algunas historias preciosas de cómo era en realidad pasar tiempo con él.