Música electrónica, fiesta y espíritu: la comunión que perdura por siempre

A pocos días de experimentar la fiesta de Halloween más potente que ha recibido Bogotá en su historia reciente, repasamos algunos de los álbumes contemplativos que permiten esta intersección divina en la pista de baile.
25.10.19
CR_FEP2019_UnderWorld_002 (1)
Foto Camilo Rozo. Cortesía de Páramo Presenta. 

Contenido presentado por Comunión .

Conexiones no verbales. Liberaciones colectivas. Trance. Despertar de la conciencia. Momentos trascendentales y profundos.

Cada una de estas experiencias —esenciales y tangibles para algunos, fantasías en sí mismas para otros— a las que accedemos en un rave conforman una enmarañada red capaz de elevar, purificar y transformar el cuerpo humano.

Con el pasar de los años, y a diferencia de otros géneros musicales, la música electrónica ha logrado convertirse en un espacio de culto para toda persona que desee adentrarse en su propio ser: allí se reprimen demonios ocultos, se alcanza la catarsis en su estado más sublime y se maniobra el desorden para provocar un nuevo renacer, un nuevo despertar.

Publicidad

Vista bajo ese prisma, la música se convierte en el manto sagrado que arropa ese espacio de comunión con el raver, el bailante, el que escucha y el que contempla ensimismado en su propio universo. A pocos días de experimentar la fiesta de Halloween más potente que ha recibido Bogotá en su historia reciente, quisimos repasar el catálogo sónico de algunos de los artistas invitados a Comunión para diseccionar y ahondar en esos discos que fortalecen la conexión del espíritu, el alma y la vida contemplativa con la pista de baile.

comunion halloween

Underworld - Dubnobasswithmyheadman

Tres décadas de carrera, diez álbumes de estudio y más de sesenta años a cuestas: números que a la larga se convierten en estadísticas insignificantes, incapaces de dimensionar lo que han logrado Karl Hyde y Rick Smith con su Underworld en la historia de la música electrónica. Piedras angulares de la escena, responsables de haber sumergido al planeta entero en una burbuja gigante de trance, techno y electrónica de avanzada, Underworld supo inmortalizarse a través de nueve canciones lanzadas el 24 de enero de 1994, las cuales decidieron bautizar bajo el nombre de Dubnobasswithmyheadman.

El “primer” álbum de una nueva etapa para la banda, un experimento extraordinario que desde entonces no ha cesado de sonar en cuanto sistema de sonido exista en el planeta. Dubnobasswithmyheadman se ha convertido, sin duda alguna, en la prueba más fehaciente del importantísimo legado que ha jugado Underworld en la cronología viva de la música electrónica. Solo basta escuchar —o bailar— “Dirty epic” para evidenciar la mística intersección que Hyde provoca entre sexualidad y espiritualidad. “We all went mental and danced”, se lee al final de la última estrofa. La verdadera comunión.

Publicidad

Vatican Shadow - Remember Your Black Day

Para quienes están inmersos en el circuito más revolucionario del techno contemporáneo, el nombre de Dominick Fernow se convierte casi que en un Santo Grial del género. Conocido por muchos bajo alias como Prurient, Rainforest Spiritual Enslavement o Exploring Jezebel, la cabeza del sello Hospital Productions ha solidificado su vínculo más profundo a través del proyecto Vatican Shadow. Concebido en 2011, este boceto pasó a convertirse en su validación a la postura disruptiva que decidió asumir en las entrañas más ocultas y militantes del techno.

Remember Your Black Day, su primer trabajo de largo aliento como Vatican Shadow, refleja claramente la intención de Fernow de traer discusiones sociopolíticas al dancefloor. Pero lejos de utilizar la estética guerrerista como elemento mercantil, Vatican Shadow te sumerge de lleno en un estado de trance donde la repugnancia al mundo actual baila de la mano con espíritus chamánicos, guiados por melodías minimalistas que solo una mente osada como la de Fernow es capaz de lograr.

Digitalism - Mirage

Mirage, el tercer álbum de estudio del dúo alemán Digitalism, sirve de testigo para resaltar uno de sus momentos más prósperos a la hora de producir música en tiempos actuales. Ismail Tuefekci y Jens Moelle, héroes de la oleada electro rock/pop que arrasó con el escenario electrónico global durante la década de los 2000, desde entonces han logrado conjugar la intermitencia de sus producciones con su ajetreada agenda repleta de presentaciones en vivo a lo ancho y largo del planeta.

Aunque Idealism, su ópera prima lanzada en 2007 sigue registrando reproducciones a mano de sus seguidores más devotos, ha sido Mirage el disco que logró volverlos a posicionar dentro del espectro más colorido y digerible del electro. Parido a mediados de 2016 y compuesto por 15 tracks, este álbum regresa la diversión a las fiestas de Digitalism: sus sintes pasan a convertirse en teclados para niños, y sus utopías de arena se transforman en playas donde las risas parecen no tener fin. La pista de baile nunca debe dejar de ser un espacio de ocio y esparcimiento, y esta premisa queda más que clara en el tercer LP del clásico dúo alemán.

Publicidad

N. Hardem & Las Hermanas - Rhodesia

Algunas personas lo han catalogado como una profecía underground. Para otros es simplemente una de las joyas del rap experimental colombiano. Rhodesia, el primer trabajo formal maniobrado en conjunto por N. Hardem y Las Hermanas, artistas bogotanos ligados al Sello Indio, rápidamente ha escalado hasta convertirse en uno de los discos de culto de la escena musical independiente de Colombia.

A pocos días de cumplir su primer aniversario, este junte interestelar entre MC y beatmaker logra trascender el plano del rap “común” para convertirse en una especie de vórtice que arrasa con todo a su paso. Su experiencia extrasensorial no es puro cuento: al escuchar Rhodesia, los pensamientos pesimistas parecen tomarse de la mano para bailar en ronda; sus ocho canciones se salen de los compases clásicos del rap para romper abruptamente la estética convencional que trae consigo la música, la fiesta o la vida misma. Experimentar Rhodesia en vivo no te cambia la vida, pero sí la convierte en un viaje donde lo caótico convive con lo divino.

Nastia - Boiler Room debut

A pesar de no contar todavía con un álbum o una decena de EPs en su catálogo, la DJ y productora ucraniana Nastia ha sabido trazar su propio camino dentro del complejo panorama que se vive en la música electrónica por estos días. Esta madre soltera, fiel amante del drum & bass, el jungle y el techno, contó en 2018 más de 128 presentaciones en clubes y festivales alrededor del mundo, a varias de las cuales llevó a su hija Uliana de diez años.

Siendo una víctima más del machismo y la discriminación de género al interior de la industria, Nastia ha decidido hacerle frente a estas problemáticas como mejor lo sabe hacer: siendo una DJ con el tacto para poner a bailar a miles de personas con el fulgor y el carisma que pocas han sido capaces de lograr. Una clara muestra de ello es su debut en el reconocido canal de streaming Boiler Room, en la ciudad belga de Lieja, donde logra crear una poderosa sinergia de principio a fin con el público entusiasta que la acompaña. El poder sublime del rave.

Este artículo celebra la comunión en la pista de baile, esa suerte de epifanía que tiene lugar entre sonidos y cuerpos que se juntan, se buscan y se encuentran. Paramo Presenta trae un nuevo salmo electrónico a la escena local. Compren sus entradas en Entradas Amarillas y en noche de Halloween dejen que sea el espíritu de la música sea el que se libere.