aviones

Ha pasado: Un tipo en pelotas ha hecho aterrizar un avión que iba a Canarias

Cada vez resulta más fácil detener un maldito avión de Ryanair.
1.3.18
Foto vía el usuario de Flickr rosedale7175

Algo muy jodido pasa en la mente de un ser humano cuando se encuentra volando a 10 KM por encima del suelo. Hay pruebas, la peña se caga, se emborracha o se pone a follar sin ningún tipo de control y muchas veces logran, con esta actitud, que el avión tenga que aterrizar de improviso.

Yo no sé si es que soy un desgraciado con una vida insulsa pero lo más loco que he llegado a hacer en un avión ha sido robar una Yorokobu, que no sé ni si se pueden coger gratis o no. Yorokobu es como nuestra competencia pero supongo que da igual que hable de ella en VICE, ¿no? En fin, da igual, lo que quiero decir es que mi experiencia en el aire ha sido más bien tranquila si la comparamos con lo que la peña ha llegado a hacer ahí arriba.

Lo que es innegable es que el crecimiento de incidentes es exponencial, y no me refiero a accidentes aéreos, me refiero a comportamientos extraños de la tripulación. Hace escasas semanas hablábamos de un tipo que detuvo un avión a base de pedos y ahora tenemos que informaros de que un avión de Ryanair que iba de Londres a Tenerife ha tenido que salirse de su ruta habitual y aterrizar inesperadamente en Marruecos porque un tipo decidió quedarse en pelotas y liarla en una especie de cruzada sin retorno.

Algunos medios han informado que cuando sacaron al pasajero del avión, este gritaba una curiosa frase:

"si uno de ustedes intenta follarme una vez más, le aplastaré la cara"

Deducimos que se trata de una mala traducción y que realmente decía "si uno de vosotros intenta joderme una vez más, le aplastaré la cara", anulando el componente sexual de la ecuación, cosa que embellecía la anécdota, pues el tipo se había desnudado adrede.

Para intentar evitar que estas situaciones se repitan, en VICE —como expertos en la materia de “lo de ahí arriba”— nos vemos con la obligación de recordaros cuatro puntos básicos que hay que tener en cuenta antes de que te subas a un avión.


LEE: Alguien se tiró un pedo tan fuerte en un avión que tuvieron que aterrizar


LO QUE ES ILEGAL EN EL SUELO ES ILEGAL EN EL AIRE

¿Verdad que te meterías en problemas bastante potentes si entraras en un autobús, completamente borracho, y empezaras a poner mierda —mierda que previamente has defecado y puesto cuidadosamente dentro de una bolsa del Carrefour que llevas en tu mano derecha— dentro de los bolsillos de la gente y encima hicieras todo esto en pelotas? Puede que terminases durmiendo en la cárcel un par de noches, como mínimo.

Pues bien, si haces esto dentro de un avión —y ahora presta mucha atención— pasará exactamente lo mismo. Estar en el aire no te exime de ciertas responsabilidades con la legalidad, ahí arriba, el planeta Tierra sigue siendo el planeta Tierra, no es que estés surcando un mundo onírico en el que las nubes tienen conciencia y la humanidad puede ser, finalmente, libre.


LEE: Este tipo se dedica a fotografiar aviones de superlujo para multimillonarios


LO QUE TE PUEDE MATAR EN EL SUELO TE PUEDE MATAR EN EL AIRE

De la misma forma, joven ícaro, la altura no te proporciona la inmortalidad. Si alguien te golpea en un avión sangrarás como si te hubieran pegado en la cola de un supermercado por intentar colarte con la excusa de que “solo llevo un paquete de harina” cuando realmente llevas cuatro paquetes de harina —además, ¿por qué quieres cuatro paquetes de harina?—. La sangre y el dolor sigue existiendo ahí arriba, de hecho es aún peor porque se trata de un espacio muy limitado del que no tienes escapatoria posible —a menos que quieras lanzarte al vacío y morir, que es lo que estás intentando evitar—, por lo que, cualquier reyerta se torna mortífera.

LO QUE TE HUMILLA EN EL SUELO TAMBIÉN TE HUMILLA EN EL AIRE

Supongo que ya vas entendiendo de qué va la cosa. Efectivamente, si te genera cierto pudor tirarte un pedo en el ascensor de la oficina donde trabajas, cagarte encima mientras viajas en avión no te hará pasar un buen rato.

LO QUE MOLESTA A LA GENTE EN EL PUTO SUELO TAMBIÉN MOLESTA A LA GENTE EN EL PUTO AIRE

Por último, en un avión uno se encuentra rodeado de gente, gente que está nerviosa por estar, simplemente, volando, que es algo que no pueden comprender. Nadie sabe cómo coño puede alzarse este conglomerado de plástico y metal —aquí me estoy refiriendo a los aviones, por si os habéis perdido— por lo que volar es una cuestión de fe. Encima, todos los accidentes aéreos son muy mediáticos y vivir con esas imágenes de metal doblado y aplastado en medio de los Andes mientras hay turbulencias pone a cualquier persona muy nerviosa. La gente NO ESTÁ TRANQUILA ahí arriba. La gente, cuando muere, se supone que “va al cielo” —como parte de esa ficción cristiana— y esta idea celestial no tranquiliza a la tripulación más sensible que esté sudando cada turbulencia y cada ruido raro.

En fin, el caso es que esta gente puede molestarse con mucha facilidad si te quitas la ropa y empiezas a hacer el capullo y decides ponerte a molestar a los miembros de la tripulación.

Solamente piensa que, ahí arriba, la gente cada vez es más susceptible. Hemos pasado de detener aviones por infartos a pararlos por pedos. Cuando te subas a un cacharro de estos intenta no hacer nada, tal y como están las cosas puede que incluso detengan el aparato solo por no pagar el maldito zumo de tomate con el importe exacto. Tú, que nunca tomas zumo de tomate. En fin, en el aire, no hagas lo que normalmente no haces en el suelo.