Robbie Williams estaba seguro de que Jimmy Page le espiaba

Robbie, que acusó a Jimmy de padecer algún tipo de problema mental, pide disculpas en un comunicado "antidemandas".
Lauren O'Neill
London, United Kingdom
29.6.17
Robbie Williams culpó a Jimmy Page de espionaje y ahora se arrepiente

Hace un tiempo, en noviembre, Robbie Williams le dedicó algunas palabras a su vecino Jimmy Page —sí, al mismísimo líder de Led Zeppelin—. Hablando fuera del directo en la emisora de radio italiana Radio Deejay, se quejó de que Page estaba desesperado con el trabajo de construcción que él, Robbie, había estado haciendo en su casa, y luego le acusó de "espiarlo". Sus palabras textuales fueron las siguientes:

Así que... Jimmy ha estado sentado en su coche frente a nuestra casa con las ventanas bajadas. Una vez estuvo cuatro horas con un equipo de grabación [...] Está grabando la construcción para ver si se está haciendo mucho ruido. Y hace dos semanas, los de la constructora vinieron y estaba dormido en su jardín esperándolos".

Hasta aquí todo bien (e incluso puede ser divertido), pero se oscureció cuando Robbie soltó la frase "es como una enfermedad mental", que es algo más preocupante, sobre todo porque Robbie se refirió explícitamente a sus propios problemas de salud mental en el pasado.

Después de que rondara por su mente (o tal vez porque Jimmy empezó a pensar en algún tipo de reprimenda), Robbie acaba de publicar una especie de disculpa a través de su relaciones públicas:

"Quiero ofrecer mis más sinceras disculpas a Jimmy Page, mi vecino, por los comentarios que hice sobre él antes de Navidad en relación a mis recientes trabajos de construcción, en los que comparé su supuesto comportamiento con padecer una enfermedad mental. Jimmy Page me explicó que ciertas afirmaciones fácticas específicas que hice no eran verdaderas y estoy feliz de aceptar lo que dice Jimmy Page".

Aunque definitivamente suena a que se lo escribió su abogado, ahora sí que la intención (probablemente provocada por la amenaza de una acción legal por difamación) es lo que cuenta. Y de este modo, damos por concluido otro capítulo en el género más popular de la música británica: las rencillas entre cantantes de distintas generaciones.