Europa

Grecia 'devuelve' a los primeros migrantes tras el acuerdo de la Unión Europea y Turquía

Al menos dos sirios y decenas de afganos se encuentran entre los más de 200 migrantes deportados hoy desde Grecia después de que el controvertido acuerdo entre la Unión Europea y Turquía haya entrado en vigor.
4.4.16
Un migrant est escorté hors du bateau après son arrivée à Dikili en Turquie. (Photo de John Beck/VICE News)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los tres primeros barcos dispuestos para trasladar migrantes desde Grecia bajo los términos del controvertido acuerdo de la Unión Europea (UE) con Turquía llegaron al puerto de Dikili el lunes, con al menos dos sirios entre las más de 200 personas deportadas.

Bajo un acuerdo ampliamente denunciado por agencias de refugiados y defensores de los derechos humanos, el gobierno de Ankara se hará cargo de todos los migrantes y refugiados que ingresen ilegalmente a Grecia, muchos de ellos sirios, a cambio de que la UE asuma miles de refugiados sirios que se encuentran Turquía y recompense con más dinero, autorización para viajes sin visado para los ciudadanos turcoskios y un progreso en las negociaciones para la adhesión de Turquía a la UE.

Publicidad

Ankara enviará a los migrantes a sus países de origen, y muchas ONGs han advertido que, en múltiples casos, esto viola el derecho internacional sobre la no devolución — principio por el cual las personas no deben ser enviadas de vuelta a un país donde se enfrentan a algún tipo de persecución.

La gran mayoría de los 161 migrantes trasladados en los dos primeros barcos que llegaron a Dikili desde la isla griega de Lesbos son oriundos de Pakistán, Bangladesh y Marruecos. De los dos sirios a bordo, según los informes, una es una mujer que viajó voluntariamente.

El tercer barco zarpó de la isla griega de Quíos, donde un oficial de la guardia costera dijo a Reuters que 66 personas, en su mayoría afganos, se encontraban a bordo.

El primero de los dos barcos que atracaron en Dikili y que en su conjunto trasladaron a 161 migrantes desde la isla griega de Lesbos. (Imagen por John Beck/VICE News)

El ministro turco de Asuntos Europeos Volkan Bozkir dijo el lunes que los migrantes sirios que lleguen de Grecia serán enviados a la ciudad meridional turca de Osmaniye.

En una entrevista con Haberturk TV, Bozkir también afirmó que los sirios residentes en campamentos en Turquía serán enviados a Alemania, desde donde serán luego trasladados a otros países europeos. El viejo continente recibirá un sirio por cada uno devuelto desde las islas griegas.

Mientras tanto, las autoridades alemanas expresaron que el primer grupo de 16 migrantes sirios ha llegado a su país desde Turquía bajo los términos del acuerdo.

El objetivo del acuerdo entre la UE y Turquía pretende disuadir a los migrantes de realizar los cruces peligrosos, efectuados a menudo en pequeñas embarcaciones y botes, y para romper el modelo de negocio de los traficantes de personas, quienes han alimentado la ola migratoria más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Publicidad

Unas horas después de que el primer barco zarpara desde Lesbos, las patrullas guardacostas griegas rescataron al menos dos botes que llevan más de 50 migrantes y refugiados, incluyendo niños y una mujer en silla de ruedas, que trataban de llegar a la isla.

"Nosotros vamos a intentarlo. Es por nuestro destino. Ya estamos muertos de todos modos", dice Firaz, de 31 años, un kurdo sirio de la provincia de Hasakah que viaja con su primo.

Consultado por si era consciente de que Grecia estaba enviando a la gente de regreso, expresó: "He oído que quizá iraníes, afganos…No he oído que estén enviando de vuelta a los sirios a Turquía. Yo al menos hice lo que pude. Estoy vivo. Eso es todo".

Manifestantes y un dossier de prensa esperaban a los barcos que llegaron de las islas griegas. (Imagen por John Beck/VICE News)

Un grupo de 47 hombres, principalmente pakistaníes, también fueron interceptados por la guardia costera turca el lunes y llevados a un centro de detención junto al puerto de Dikili, según afirmó un testigo a Reuters.

Una premisa fundamental del acuerdo, la cual reza que todos los "migrantes irregulares", incluyendo los solicitantes de asilo, serán enviados de vuelta a Turquía, ha sido ampliamente criticada por activistas de derechos humanos, quienes recuerdan que el país gobernado por Recep Tayyip Erdogan tiene un pobre historial en derechos de los refugiados. Amnistía Internacional afirma contar con evidencia que sugiere que las autoridades han devuelto a cientos de sirios a su país desgarrado por la guerra, y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos asegura que los soldados turcos disparan a las personas en la frontera.

Publicidad

"Toda el acuerdo [con la UE] se basa en la suposición de que Turquía es un país tercero seguro, lo cual no es cierto", dijo Gauri van Gulik, directora adjunta de Amnistía Internacional para Europa, en diálogo con VICE News la semana pasada.

Horas después de que el acuerdo entró en vigor en la medianoche del 20 de marzo, Amnistía documentó el caso de un grupo de afganos que declararon haber sido obligados a firmar documentos por las autoridades turcas para luego embarcar un avión de regreso a Kabul.

Por qué el acuerdo migratorio entre la UE y Turquía será un fracaso. Leer más aquí.

Tras el acuerdo, todos los migrantes que llegaron después de la fecha límite tendrán técnicamente la oportunidad de solicitar asilo en Europa. Sin embargo, el pacto implica que sus pedidos pueden ser rechazados y los refugiados pueden ser calificados de "inadmisibles" si han llegado desde un "país tercero seguro" o desde un "primer país" donde reciben "protección suficiente".

Como la gran mayoría de los migrantes han llegado a Europa a través de Turquía — reconocido oficialmente por la UE como un país seguro para los solicitantes de asilo a pesar de las demandas — , esto significa que en la práctica es probable que suceda una expulsión generalizada de todos los recién llegados.

En Dikili, unas pocas decenas de agentes de policía y funcionarios de inmigración esperaban fuera de una pequeña carpa blanca en el muelle mientras los migrantes retornados desembarcaban uno a uno, antes de ser fotografiados y que sus huellas digitales fueran recogidas en los controles de seguridad.

Publicidad

Los retornados provenientes de Lesbos, en su mayoría procedentes de Pakistán y algunos de Bangladesh, no habían solicitado asilo, expresó Ewa Moncure, portavoz de la agencia fronteriza de la UE Frontex.

Ante la pregunta de si los sirios serían devueltos, contestó: "En algún momento, pero no sé cuándo."

Turquía niega maltratar a los refugiados e insiste en que está cumpliendo con sus obligaciones internacionales. La UE se esforzó en obtener el programa en curso en la fecha prevista a pesar de los reclamos debido a la fuerte presión política proveniente del norte del continente para disuadir a los migrantes de intentar el viaje.

Pasamos un día con los bomberos españoles que ayudan a los refugiados en Lesbos. Leer más aquí.

Pequeñas manifestaciones se produjeron mientras las devoluciones eran puestas en marcha.

En Lesbos, un pequeño grupo de manifestantes corearon "¡Qué vergüenza!" cuando los barcos de migrantes zarpaban sobre el mar Egeo. Rescatistas voluntarios a bordo de un barco en las inmediaciones izaron un cartel que decía: "Ferries para viajes seguros, no para deportaciones".

Cada migrante fue acompañado en Lesbos por un oficial de Frontex vestido con ropa de civil. Habían sido trasladados desde el centro de detención de la isla al puerto en una operación nocturna. Escuadrones de la policía antidisturbios griega también abordaron los barcos.

El Alto Comisionado de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y grupos defensores de derechos humanos han expresado que el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía carece de las garantías legales. Amnistía Internacional lo ha calificado de "golpe histórico a los derechos humanos", y ha enviado observadores a Lesbos y Quíos.

Más de 3.300 migrantes y refugiados se encuentran en Lesbos. Alrededor de 2.600 personas están retenidas en el centro de Moria, un extenso complejo de casetas prefabricadas, cifra que supera en 600 a su capacidad declarada. De ellos, 2.000 han realizado las solicitudes de asilo, según informó ACNUR.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs