Publicidad
diez preguntas

Diez preguntas que siempre has querido hacer a una detective privada

Qué piensa de James Bond o cuál es la anécdota de infidelidad más peculiar.

por Jordi Llorca
20 Marzo 2018, 5:00am

Todas las fotos por le autor

Alexandra O. es una de los nuestros. Ni lleva gabardina, ni conduce un Aston Martin, ni se pide un Martini seco mezclado, no agitado, ni vive en el 221b de Baker Street. Ella es una simpática y alegre joven de 26 años que se licenció en Prevención y Seguridad Integral para ejercer de detective privada, la pasión que le acompaña desde su niñez.

Actualmente desempeña su trabajo en Detectius Oliver, uno de los despachos más conocidos de Barcelona, y me he reunido con ella en la tienda especializada en los equipos de seguridad y espionaje Tot Espies para que me explique cómo es ser detective privada siendo tan joven, qué situaciones se encuentra a diario y las mejores anécdotas de su profesión.

La tecnología avanza tan rápido que cada vez es más común ver objetos que antes solo veíamos en las películas

VICE: ¿Cómo llegaste a ser detective privada?
Alexandra: Me lo propuse porque lo vi desde pequeña. Mi abuelo era detective y mi padre lo es. No me acuerdo cuándo fui consciente exactamente de lo que hacía mi padre, pero por ejemplo recuerdo que estábamos comiendo en un restaurante un fin de semana y lo llamaron de urgencia pidiéndole que siguiera a uno de los objetivos porque estaba muy cerca de donde él estaba. Yo tenía como 11 años y fui con mi padre siguiendo a aquel tipo en coche y gritando “¡corre más, que se escapa!”. Era un tema de infidelidad y acabamos en un bar en el que daban clases de country en medio de un descampado. Como nadie sospechaba de mí, iba avisando a mi padre de lo que iban haciendo: “¡Papá, se están besando!”. Fue mi primera colaboración.

Después fui a la universidad a sacarme el título. En Barcelona hay dos opciones para sacarse la TIP de detective privado. El título no homologado en la UB dentro de la rama de derecho y el grado de Prevención y Seguridad Integral en EPSI en la UAB, que es privado y más caro.

Estas gafas espía tienen una videocámara integrada

¿Cuál es el servicio que más se contrata?
Para empezar, tiene que haber un objeto legítimo para que nosotros podamos trabajar. No puedes decir que tienes celos y que sigamos a tu pareja. Debes justificar tu caso para que nosotros tengamos legitimidad para investigarlo. Tiene que ser coherente, algo que te cause un problema y te perturbe en tu día a día, no porque a ti te apetezca. Una vez pasa este filtro, podríamos dividir nuestros servicios en dos bloques: el ámbito privado y el empresarial.

En el ámbito privado lo que más se contrata es la infidelidad y el tema de las pensiones de menores en divorcios o separaciones. El padre dice que no tiene ingresos y paga 100 € en vez de 400€, y luego vemos que sí que tiene trabajo, pero lo cobra en negro. Es muy común.

Antes de compartir tu vida con alguien debes asegurarte de saber quién es, sobre todo si no sabes mucho de él o ella, es incoherente o ves que esconde algo

A su vez, ahora hay un nuevo modelo de infidelidad que es la online. Aunque no te acuestes con esa persona, puedes ser infiel porque creas un vínculo emocional a través de la red con alguien que ni has visto, o mantienes relaciones sexuales por web cam. Está al alza.

También sugerimos el espionaje de prevención. Es algo que cada vez hacemos más. Antes de compartir tu vida con alguien debes asegurarte de saber quién es, sobre todo si no sabes mucho de él o ella, es incoherente o ves que esconde algo, por eso estamos promoviendo que tú puedas obtener información de la pareja con la que te vas a vivir, te vas a casar o simplemente estás conociendo. Ten en cuenta que siempre que vienen a nuestro despacho es porque algo falla, una incertidumbre.

En el ámbito empresarial reina el fraude, ya sea por bajas laborales fingidas o competencia desleal. Por ejemplo, un comercial que desvía clientes en una nueva empresa que él crea.

Esta lata de judías está hueca por dentro para que escondas lo que no quieres que te roben. También hay botes de espuma de afeitar o latas de refrescos

¿Y si os contrata una mutua o una empresa la favorecéis? Al fin y al cabo, es quien os contrata.
Nosotros nos mantenemos imparciales. Si por ejemplo nos contrata una mutua para vigilar un presunto fraude por baja fingida, nosotros damos todo el material a la empresa, aunque después tenemos que ir a declarar al juzgado para que todo cuadre.

Si grabamos a ese presunto infractor y se agacha solo una vez porque está de baja por la espalda, por nombrar un tipo de baja, no podemos demostrar que se agacha más veces. Y por una sola vez el juez no va a perjudicar al trabajador.

El objetivo es ver si esa persona tiene dificultades en su movilidad. Nosotros vemos, grabamos y lo enviamos. Asimismo, tenemos que ir al juzgado a ratificar el informe. Si el juez tiene algún tipo de pregunta, pues nosotros la respondemos.

Las desapariciones es algo con lo que se relaciona mucho a los detectives privados. ¿Os contrata mucha gente por este cometido?
Casos de desapariciones de gente hay bastantes. Por ejemplo, tenemos un caso que estamos ya muy cerca de resolver, la desaparición de unos niños en un hospital de Manresa en los 80. Nos vino la madre quejándose del trato policial porque no le daba la sensación de que buscaran con todas sus herramientas. Nosotros desde hace años ayudamos con este caso que lleva tres décadas abierto.

El zapato espía se usó hasta los 2000 para poner micrófonos o localizadores. Ahora ya tienen un tamaño muchísimo inferior que no vale la pena esconder en un zapato

¿Cómo afectó el caso del Método 3 al mundo de los detectives?
Se solaparon muchas cosas, como la investigación del caso Pitiusa, que era de un caso de policías y detectives que pagaban a funcionarios a cambio de información. Esto se juntó con el tema de Método 3 y nos perjudicó mucho a nivel de imagen. Por suerte, gracias a ello van a sacar un reglamento a medida para nosotros, que está dentro de la ley de seguridad privada. Especificará más lo que podemos hacer y lo que no.

Tienes que valorar si te la juegas mucho o no porque ningún organismo nos ampara incluso cuando hacemos las esperas en una zona de carga y descarga

La nueva ley, por ejemplo, no nos amparará en accidentes laborales. Tienes que valorar si te la juegas mucho o no porque ningún organismo nos protege incluso cuando hacemos las esperas en una zona de carga y descarga en horario laboral. Somos un ciudadano normal y corriente, y estamos bastante con el culo al aire. Por ejemplo, si nos encontramos con un delito perseguido de oficio, algo tan grave que se nos escapa, no podemos continuar con el servicio, sino que se deriva a la policía. Les ayudamos con la información recabada para que continúen la investigación. Nos gustaría ayudar más, sobre todo en materia de fraude, pero no se nos valora tanto.

¿Y una anécdota peculiar, por ejemplo, de infidelidad?
Nos contrató una mujer mayor que se quedó viuda hace poco tiempo. Resulta que, durante una temporada, cuando iba al cementerio a poner flores cada semana, se fijó que había flores en la tumba que ella no había puesto. Quiso saber quién era y se puso en contacto con nosotros. El difunto tenía una relación en paralelo desde hace varios años y aquella mujer era la que iba a visitarle al cementerio.

A la izquierda, un GPS portátil de una semana de autonomía. A la derecha, una cápsula-batería imantada para meter el GPS y contar con una autonomía de un mes

¿La típica escena del detective esperando en su coche es real? Será aburrido y costoso.
Es lo más aburrido. Podemos esperar más de 12 horas comiendo pipas o escuchando la radio. La jornada laboral al uso no la tenemos. Dependiendo del caso y la información que has conseguido, valoras si necesitas más horas de trabajo. Cada caso es distinto y en algunos vas con mucha información y otros con el nombre y poco más.

Hay casos que incluso cogemos un avión para viajar por el extranjero en un seguimiento si el cliente nos da el ok

También tenemos contacto directo con el cliente, que es quien establece la profundidad, como si en una infidelidad quiere fotos de muestras de cariño, si quiere que le sigamos en coche hasta donde sea, si vamos solos o en pareja para asegurar el tiro o si entramos en un restaurante y nos tenemos que pedir algo para pasar desapercibidos. Todo eso acaba determinando el precio. Hay casos que incluso cogemos un avión para viajar por el extranjero en un seguimiento si el cliente nos da el ok. En el Colegio de Detectives hay unos baremos de precios base establecidos, aunque luego cada agencia de detectives lo adapta.

Otro ejemplo de cámara escondido en un enchufe. Además de estos, hay teléfonos con diversas cámara, mirillas de puerta y todo lo que puedas imaginar

¿Qué importancia tiene la tecnología?
Toda, porque mediante una cámara y demás artefactos es la forma de registrar las pruebas, aunque sí que nuestro testimonio, al estar habilitados y cooperar con frecuencia con los jueces, vale un poco más que el de un ciudadano normal. No obstante, la foto vale más que mil palabras.

Los registros tienen que ser en espacios públicos porque si no estás violando la intimidad de la persona, por eso tenemos que aportar todas las pruebas que podamos para demostrar que ahí dentro está pasando lo que está pasando. Así, aunque no tengas la foto de dentro del restaurante de un beso en una infidelidad, tienes muchos indicios para corroborar que eso está pasando.

En cuanto a poner geolocalizadores con imanes en coches, por ejemplo, se validará la prueba dependiendo del juez y de la justificación que des

En cuanto a poner geolocalizadores con imanes en coches, se validará la prueba dependiendo del juez y de la justificación que des. Por ejemplo, si en una persecución te puedes jugar tu integridad física porque ese coche va a 200 km/h, ahí sí que veo justificada su utilización porque lo que necesitas es la posición de esa persona y la tecnología te permite no asumir riesgos.

¿Y qué piensas del imaginario de Hollywood con James Bond u otros estereotipos?
En cierto modo, mejor, porque en mi caso, que soy joven y mujer, nunca van a sospechar de mí. Las mujeres detective nos aprovechamos de ello. Eso sí, me he tenido que teñir el pelo para no llamar tanto la atención porque antes iba de rubia.

El tema de las mujeres detective es algo que está cambiando. En nuestro despacho, por ejemplo, casi todas somos mujeres en contra del pensamiento general. Esto se ve también en las series o pelis de mujeres detective con acción como Jessica Jones o Gorrión rojo.

¿Cómo reaccionan los clientes cuando les demostráis sus peores presagios?
Muchas veces son esperadas, pero otras, como en una infidelidad que no sabían con quién y tú pruebas que es un familiar o una amistad, esa persona se derrumba. También hay casos que les demuestras que esa persona está limpia y se enfadan contigo, como el caso de que la mujer nos llama porque cree que su marido frecuenta burdeles y lo único que hace es salir a fumar ya que no le deja hacerlo en casa. O en vez de una infidelidad se va a jugar a las tragaperras. Si no son infieles no lo son, y no podemos hacer nada.

Cuando se lo comunicamos, normalmente les sentamos en el despacho, les explicamos lo que hemos encontrado y les damos un poco de tiempo para que hojeen el informe a solas. Luego volvemos a entrar, lo comentamos y les asesoramiento sobre cómo proceder. Aquí la psicología es fundamental.