Publicidad
Comer como

¿Cómo come un 'mamado' de gym?

Esto tendrías que gastar al mes para tener un cuerpo “bien mamey”.

por Pável Gaona
13 Diciembre 2017, 6:00pm

Fotos por el autor.

Roberto Nathaniel es un digno representante de la raza de bronce. Se mueve encima de los escenarios, de las tarimas o en las pistas de baile. En brevísimas prendas que dejan muy poco a la imaginación, lo mismo le baila a mujeres que a hombres. Su labor como gogo dancer lo convierte en un fetiche viviente, objeto de deseo carnal y el centro de las miradas en los antros para los que trabaja. Pero, ¿cuánto cuesta mantener un cuerpo así? ¿Qué comen, qué “se meten” y qué tienen que hacer estos hombres cuyo cuerpo es, literalmente, su instrumento? Platiqué con Roberto, trabajador de una constructora, que como 'Lado B' se dedica a bailar en antros.

Ronat, como también lo conocen, no es ningún improvisado: tiene ya nueve años bailando en bares y discotecas. Cayó en ello por azares del destino. Él en realidad iba a buscar trabajo de mesero cuando el oficio de bailarín tocó a su puerta. "Esa primera vez fue horrible. Estar enfrente de gente que no conoces, bailando en ropa interior y haciendo algo que nunca en la vida pensé que iba a hacer, fue algo a lo que me enfrenté por mera necesidad. Mientras bailaba sólo podía pensar que lo que hacía valía la pena, porque eso me ayudaría a salir adelante y seguir pagando mis estudios", recuerda. Para superar esos miedos e inseguridades y no sufrir su trabajo de noche, se propuso cambiar su actitud y sobre todo, cambiar su aspecto físico.

Ronat dejó el trabajo de gogo por un tiempo. y aprovechó esa ausencia para cambiar sus hábitos: comenzó a entrenar más fuerte pero sobre todo a comer mejor y a suplementarse. Fue entonces cuando comenzó a ganar mayor masa muscular y con ello también a ganar seguridad para así regresar a bailar. “Tuve que aprender qué era lo mejor para mi cuerpo. Si eres una persona con metabolismo rápido como yo, lo que se recomienda es una dieta alta en carbohidratos y proteínas para subir masa muscular. A mí no me conviene comer muchas verduras; lo que hago generalmente es comer unas cuatro o cinco veces al día, además de dos batidos de proteína. Por lo general como pasta, arroz y cualquier tipo de proteína, ya sea pescado, pollo o carne”.

Por supuesto, no comenzó a comer así de la nada, se informó primero antes de someter a su cuerpo a una disciplina alimenticia de esta naturaleza. “Comencé a documentarme y después tomé cursos de personal trainer. En estos cursos aprendí cómo funcionan las rutinas con base en mis necesidades, con base en mi tipo de cuerpo. Tuve que ver cómo funcionaba mi metabolismo: en mi caso me di cuenta de que podía comer muchas cosas para muchos consideradas “prohibidas” —como hamburguesas o pastas—, pero alternadas con rutinas de alta intensidad. Así mantengo bajos mis niveles de grasa y crezco músculo lo más limpio posible”.

¿Cuánto cuesta comer así? ¿Realmente lo vale?

Mantener un cuerpo así no es precisamente barato. Sin contar el gimnasio, que es un gasto que se cuece aparte, Ronat gasta, sólo en comida —toda casera y sin contemplar las salidas esporádicas— aproximadamente 800 pesos a la semana. Eso significaría 2,400 pesos al mes sólo en sus comidas habituales. En un país donde por decreto el salario mínimo se ha elevado a 88 pesos diarios y tomando en cuenta un trabajo de semana inglesa, un trabajador que ganase el mínimo no podría aspirar a tener un cuerpo como el de él, pues ganaría mensualmente la suma de 1760 pesos.

Pero además de estos gastos en alimentación, también vienen los suplementos: todos esos nutrientes “extras” que ese cuerpo necesita. “Consumo suplementos altos en proteínas y en carbohidratos. Los que son altos en carbohidratos se llaman 'ganadores' o 'gainers' y la proteína sirve para ayudar a crecer el músculo. La que yo tomo es de rápida absorción y me la tomo de inmediato después de entrenar y eso me ayuda a no perder masa muscular. Los gainers, por su parte, se recomienda que se consuman antes de entrenar, porque al tener un alto contenido calórico, te dan más energía para entrenar más fuerte”.

En cuanto a ganadores y proteínas, cada uno le cuesta aproximadamente 1,200 pesos. Eso significaría entonces, que, sumados a los 2,400 pesos de alimentos, habría que agregarle otros 2400 de proteínas y ganadores. Casi 5,000 pesos en pura alimentación casera y suplementos. Cada vez se ve más lejano que una persona que gana el mínimo pueda aspirar a un cuerpo así.

A su vez, Ronat tampoco gana millonadas: su salario mensual oscila entre 15 y 16 mil pesos en la constructora. A eso, se le suma su trabajo como bailarín nocturno. En un mes bueno, sumados ambos ingresos, ganaría unos 23 mil pesos en total. En un mes regular, ganaría unos 20 mil pesos. Y en un mes malo, unos 18 mil pesos. Sin embargo, él no ve un desequilibrio en la relación costo beneficio ni cree que gastar la cuarta parte de sus ingresos sólo en alimentarse sea algo excesivo. “Tampoco lo hago sólo por mi trabajo. Hay meses en los que trabajo poco pero de todas maneras voy al gimnasio y me alimento de la misma manera. Me gusta mantener mi cuerpo así, es algo que ya he incorporado y asimilado más bien como un estilo de vida”.

Para él, mantener un cuerpo estético no es una cuestión de ego, sino de amor propio. “Si entrenas, comes o haces lo que sea en tu día a día sólo por cuestión de vanidad o ego, entonces estás haciéndolo por las razones incorrectas”. Señala. Para él tener un "cuerpo de gym” es sólo mostrar por fuera la manera en que se siente por dentro.

@PaveloRockstar