VICE Impact

Las nuevas políticas de Twitter planean erradicar a los nazis de su plataforma

Por fin, Twitter abordará el problema del comportamiento de odio en línea, luego de que manifestantes digitales presionaran a la red social.
Juan  Regis
traducido por Juan Regis
21.12.17
Imagen vía VICE UK

Una de las muchas paradojas de las redes sociales es que a menudo pueden funcionar como una plataforma para darle voz a aquellos que no la tienen, pero al mismo tiempo puede ser una alcantarilla tóxica donde los trolls del internet aprovechan el anonimato para perpetuar el discurso de odio y la manipulación de la información. La falta de previsión y verificación adecuada han hecho de plataformas como Twitter un paraíso para la promoción de comportamiento ofensivo y la propagación de información falsa o imprecisa como fidedigna. Como respuesta, Twitter anunció en noviembre nuevas reglas para erradicar "el contenido de odio y abusos".

Publicidad

El 18 de diciembre, dicha red social puso en vigor sus nuevas políticas y logró purgarse de varios militantes de extrema derecha y nacionalistas blancos populares. Una de las cuentas que fue dada de baja pertenecía a Jayda Fransen, líder de Britain First—grupo militante de extrema derecha culpable de difundir propaganda contra los musulmanes en el Reino Unido—.

La cuenta de Fransen ascendió a la infamia internacional en noviembre, luego de que el presidente Trump retuiteara tres videos donde se ve, supuestamente, a musulmanes cometer actos de violencia. Los videos recibieron críticas de todo tipo por crear una narrativa falsa o hostil del Islam y los inmigrantes. En la actualidad, los videos y tuits han desaparecido del perfil del presidente estadounidense porque Twitter parece haber suspendido la cuenta de Fransen, junto con su séquito de colegas.


Relacionados: Twitter sigue permitiendo porno en su plataforma


De igual forma, las cuentas asociadas con la manifestación de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia —donde murió la manifestante Heather Heyer mientras luchaba contra el racismo— parecen haber sido suspendidas también. En noviembre, Twitter fue duramente criticado por verificar la cuenta de Jason Kessler, el organizador de la manifestación de Charlottesville. A pesar de que la compañía declaró que las cuentas verificadas no están promocionadas por el sitio, muchas personas lo ven como un símbolo de estatus para los influencers. La cuenta de Kessler aún no es suspendida con base en las nuevas políticas, pero sí dejó de ser un usuario verificado, al igual que otros nacionalistas blancos.

Militantes de la extrema derecha criticaron las acciones de Twitter, pues dicen que limita la libertad de expresión. Sin embargo, el discurso de odio no debería normalizarse, especialmente en un clima divisorio como el que existe bajo la administración de Donald Trump.

¿Estos cambios aplican para todos o sólo para las personas del lado correcto del espectro político?

En el blog de la compañía, Twitter dio a conocer sus nuevas reglas:

"Cualquier cuenta que abuse o amenace a otras por medio de su información de perfil, incluyendo nombre de usuario, nombre de perfil y/o biografía del perfil. Si la información de la cuenta contiene amenazas violentas o lenguaje ofensivo, epítetos, tropos racistas o sexistas, incita al miedo, o humilla y rebaja a cualquier persona, la cuenta será suspendida permanentemente. Planeamos desarrollar herramientas internas para que nos ayuden a identificar cuentas que violen las reglas".

Aunque las políticas actualizadas de Twitter son dignas de elogiar, la plataforma operó con mínima responsabilidad durante años. El grupo activista Sleeping Giants ha criticado a Twitter desde hace tiempo por no implementar un cambio desde antes que aborde este tipo de comportamiento en la red.

Por otra parte, el presidente Trump continúa tuiteando con impunidad a pesar de lo que muchos consideran son mensajes incendiarios. Los usuarios se preguntan si Twitter tomará cartas en el asunto contra el mandatario por su comportamiento irreverente.

Otras cuentas que pertenecen a nacionalistas siguen activas, incluyendo aquella de David Duke, exmiembro de la Casa de Representantes de Louisiana y líder del KKK, además de Richard Spencer, creador del término "derecha alternativa". Queda claro que Twitter tienen mucho camino por recorrer aún antes de librarse por completo de un ambiente de odio.