Marca España

5 preguntas sobre los vídeos de la poli rompiendo cosas el 1-O

Polis grabando vídeos de polis haciendo bromas mientras revientan un colegio. ¿Por qué?
Imagen de portada vía eldiario.es

Te encanta jugar al Counter Strike y, de hecho, tus fines de semana consisten en, simplemente, disparar. Durante estas largas sesiones de tiroteos hay momentos en los que necesitas descansar y a veces, durante estos descansos en los que te levantas a comer unos frankfurts crudos de la nevera, te entran ganas de masturbarte. Entonces, con el cerebro un poco nublado por tus necesidades más básicas, te conectas a unas webs que ya tienes controladas pero, inevitablemente, ves un anuncio con un thumbnail que te atrae en demasía e instintivamente le das al banner y te salta una pantalla en la que le das a “aceptar” y, sin que lo sepas, se te instala una mierda rara en tu ordenador.

Publicidad

Cuando vuelves a arrancar el Counter Strike la cosas no son como antes. Te das cuenta de que tu personaje ahora está haciendo cosas raras e inconexas, no puedes controlarlo del todo, en fin, que se ha vuelto un poco loco. Te han metido un virus en el Steam y tu Polizei la está liando fuertemente, más o menos así:

Sí, esto son los vídeos grabados por la Policía Nacional durante la movida del 1-O —todo eso de los catalanes y votar—. Hasta ahora solo habíamos visto las imágenes de las intervenciones de la Policía Nacional grabadas por los manifestantes pero, gracias a eldiario.es, ahora podemos ver las imágenes que captaron las cámaras que llevaban encima algunos de los agentes. Al verlas, me surgen algunas dudas, sobre todo porque algunos polizeis de estos reales hacen y dicen cosas raras, como lo que les pasa a los del Counter Strike. Empecemos.

¿ES NECESARIO REPETIR DOS VECES ESA BROMA DEL “CERRAJERO 24 HORAS”?

El momento “rompiendo puertas” es espectacular y totalmente demencial. En él vemos como unos individuos totalmente protegidos con cascos y chalecos y equipados con mazas descomunales luchan contra débiles puertas de madera decoradas con temibles trabajos manuales de alumnos de primaria.

Pero eso no es lo más importante, lo más inquietante lo encontramos en el cerebro de ese Policía Nacional que, en mitad de ese ambiente de hostilidad que ellos mismos han generado, en mitad de esa búsqueda implacable y desesperada por encontrar unas urnas de plástico, decide hacer una broma. El momento de la broma es, claramente, ahora. Unas risas. ¿No?

Publicidad

Como para calmar los ánimos, para relajar un poco a los compañeros, para “bueno, que tampoco hay para tanto, que pegar a gente hasta que sangren y reventar colegios es lo más normal del mundo” decide soltar eso de “cerrajero 24 horas” mientras sus camaradas revientan varias puertas. El tipo dispara la broma y se queda callado, esperando la reacción, las risas, los aplausos, la fama, la condecoración de “la mejor broma de poli España 2018”.

Sus compañeros, por lo contrario, se quedan en silencio y prosiguen con la operación, que consiste en reventar puertas. Nadie dice nada, todos entienden que el comentario ha sido un tanto desafortunado y se callan, como esperando que la broma se diluya sola y no vuelva a aparecer nunca más, quieren borrarlo de sus mentes y de la faz de la Tierra.

Pero entonces el amigo, contra todo pronóstico, habiendo sido un FRACASO su comentario jocoso anterior, decide REPETIRLO, como si el silencio que ha generado esa primera broma no haya sido debido a que esta fuera una gran mierda, sino que hubiera sido fruto de un problema de percepción auditiva, como si sus compañeros no se hubieran rendido a una ristra infinita de carcajadas porque, simplemente, no la han escuchado.

Entonces el tipo la repite diciendo eso de “cerrajero 24 horas pero servicio urgente” —el muy cretino incluso se permite una ampliación de la premisa inicial, añadiendo esa coletilla del "servicio urgente"— y, evidentemente, este segundo intento genera el mismo resultado: el silencio incómodo. Dentro de las cabezas de los otros polis solo hay una pregunta, “¿por qué repites esta broma de mierda? Cállate ya, colega”. Dentro del cerebro del bromista solo queda una última pregunta “¿será que no me han escuchado, la vuelvo a repetir?”. No colega, tu broma apesta.

Publicidad

“¿NO SERÁ MEJOR SALIR BIEN QUE MAL?”: LA MICRODIPLOMACIA DE LOS POLIS

La gente que trabaja en lidiar con situaciones límite debería tener una única arma, la diplomacia. En esta secuencia de arriba vemos como un policía intenta buenamente desarrollar todas sus técnicas diplomáticas en 35 segundos, comprimiendo todo lo que ha aprendido en el curso “Hablar antes de pegar, pegar después de hablar”.

El tipo termina hartándose muy rápido y recurre a la violencia física en el mismo momento en el que siente que ha sido derrotado y que su discurso no tiene ningún tipo de sentido. Medio minuto es lo que se merece la única cuña que puede frenar la sangre, el diálogo. En fin, debe ser realmente incómodo tener que lidiar sólo con esas herramientas a las que algunos llaman palabras.

¿NUNCA ANTES SE HABÍAN PLANTEADO USAR ESO DE “EL TRUCO DEL PIE”?

“A ver, el truco del pie está de puta madre. Con el pie es que salen que te cagas”, dice uno de los policías. ¿En qué consiste el truco del pie? ¿Es un eufemismo para referirse a las patadas en la cara? Bueno, no, es algo bastante más complejo, consiste en pillar a la gente por el pie (claro), levantarlos y sacarlos de la muchedumbre. Todo un proceso. En fin, lo que vendría a ser coger a alguien. ¿Realmente no se habían planteado nunca esta posibilidad? ¿Se les ha ocurrido justo en este preciso instante, así de improviso? Yo me pregunto, ¿pero qué coño hace esta gente cuando hacen las estrategias para lidiar con aglomeraciones de gente plantada en la calle? Supongo que contar chistes de cerrajeros.

¿POR QUÉ MANTIENEN LA EDUCACIÓN CUANDO HAN ESTADO DANDO HOSTIAS?

La dicotomía de dar empujones, golpear y tirar al suelo a la gente pero luego, con esa misma gente, mantener un nivel alto de protocolo: “documentación, por favor”. ¿Qué coño significa ese “por favor” final? Esta peña me está volviendo loco. O todo o nada, o educación o conflicto, ambas cosas no pueden ir de la mano, a menos que seas un espadachín del siglo XVII.

¿POR QUÉ SE COMPORTAN COMO CRETINOS SI SE ESTÁN GRABANDO A ELLOS MISMOS?

Esta es la gran pregunta, si sabes que llevas una cámara que graba todos tus movimientos, ¿por qué diablos golpeas a la gente sin razón alguna? Supongo que la respuesta es evidente, hagas lo que hagas, siempre va a haber una dificultad excesiva a la hora de identificar al agente que se ha excedido en sus prácticas.

Parece un trámite sencillo pero dentro del cuerpo de Policía Nacional hay un auténtico laberinto diplomático que imposibilita la identificación de los agentes. Esta peña no mantiene un registro claro de nada, de hecho, los agentes no saben los nombres y apellidos de sus compañeros, no saben ni su propio horario laboral y ni siquiera saben si, en el momento presente, simplemente, están.