ser joven en

Ser joven en Tenerife, la isla a los pies del Teide

La distancia respecto a la Península ha creado una situación singular en las Islas Canarias, hablamos de ello con los jóvenes de Tenerife.

por Seigar
30 Mayo 2018, 4:00am

Foto por el autor retocada por VICE

Si crees que tu ciudad, tu pueblo o tu barrio merece salir en 'Ser joven en...', escríbenos a esredaccion@vice.com.

“Tenerife amable” reza un eslogan publicitario, no en vano el carácter generoso y abierto de su gente y la calidez que ofrecen sus temperaturas moderadas durante todo el año lo convierten en un paraíso y un destino turístico internacional. Promete todo tipo de experiencias en una sola isla: podrás disfrutar su clima cualquier día del año tanto en la naturaleza como en la playa contando con una rica gastronomía, su gente y el Teide, el pico más alto de España.

Por su extensión (2.034,38 km2) Tenerife ocupa el segundo puesto de las islas españolas tras Mallorca (que tiene 3.640,11 km2), seguida por Fuerteventura, pero sí es la más poblada, acercándose al millón de habitantes, exactamente 894.636 habitantes según datos del 2017. Tenerife no deja de ser un referente internacional, por poner algunos ejemplos, Harper's Bazaar la recomienda “para los amantes del lujo”, Huffington Post la considera “la isla más infravalorada” mientras National Geographic compartía un video realizado con la técnica de la cámara rápida de su espectacular cielo estrellado, convirtiéndose en viral.

Sus jóvenes nos han hablado de todo eso, pero también de sus limitaciones. Pues no todo es sol y playa. Los datos de paro entre menores de 25 años rozan un 40 por ciento, pero se incrementan aún más entre los menores de 20 hasta un 67 por ciento.

Un grafiti en una de las calles de Santa Cruz de Tenerife

Las dificultades para emanciparse son más que evidentes: un 67 por ciento dice vivir en casa de sus padres, y un 40 por ciento ni siquiera se ha planteado dejar de hacerlo. Los contratos temporales se cifran en un 54 por ciento, según datos de la encuesta de población activa y de Tenerife Joven.

La mayoría de los jóvenes ante las dificultades para encontrar trabajo o vivir solos, optan por continuar su formación. Hoy escuchamos sus voces, y conocemos la realidad de ser joven en Tenerife.

Victoria

Encontramos a Victoria desayunando con sus amigos en la cafetería del TEA, el Espacio de las Artes de Santa Cruz de Tenerife. Interrumpimos la animada conversación para conocerla un poco y amablemente accede a compartir cositas sobre su vida. Se presenta de una forma directa y segura “soy realmente de Andalucía, pero vine aquí de pequeña a vivir, tengo 20 años y estoy estudiando Diseño de Interiores, también trabajo a tiempo parcial como dependienta en un estudio fotográfico”.

"Me gustaría volver a vivir sola, pero quizás dentro de un año o dos como mínimo" — Victoria

Victoria piensa que en Canarias “tiene un poco de todo”, puede ir a la playa o al monte y se siente cómoda porque “lo tiene todo a mano y en cambio, en la península tendría que desplazarme para poder disfrutarlo”. Sin embargo, rápido advierte que no puede irse de viaje todo lo que le gustaría porque moverse fuera de la isla es costoso y no puede permitírselo a su edad.

Victoria cree que los tinerfeños están obligados a estudiar las opciones que tienen en las islas

Otra limitación es el ámbito estudiantil, “nos vemos un poco obligados a estudiar lo que tenemos en la isla”, por esa razón muchos de sus amigos, y ella misma, han tenido que ir a estudiar una carrera o un ciclo a Gran Canaria o a la península. Actualmente vive con su familia, aunque anteriormente vivió en una residencia y también compartió piso en Gran Canaria durante dos años cuando estudiaba arquitectura: “como ya he probado a vivir sola, me gustaría volver a tener esa independencia, no sé cuándo podré hacerlo, pero calculo que en un año o dos como mínimo”. Dejamos a Victoria sonriente y apresurada en la biblioteca y seguimos adelante.

Alex

Alex Leto nos pide hacerse las fotos con un grafiti de fondo desdeñando las típicas casitas de la Calle de la Noria. Esta preferencia ya nos aclara mucho de sus inclinaciones artísticas y de su espíritu urbano. Alex tiene 24 años, estudió Historia del Arte y Gestión Cultural y es comisario de exposiciones y director de una revista de arte contemporáneo llamada The Cultural.

"Hay menos competencia en el sector artístico al ser una ciudad más pequeña, aquí no hay miles de personas haciendo lo mismo que tú" — Alex

En el ámbito del arte, al ser “una comunidad tan pequeña” entiende que es más sencillo despuntar relativamente rápido, “se te abren las puertas a proyectos porque nos conocemos todos un poco”. Sobre la inevitable comparación con la península nos comenta que “hay menos competencia al ser más pequeño, en Madrid hay miles de personas haciendo lo mismo que tú”.

Alex considera que es más fácil resaltar en el mundo artístico en Tenerife que en Madrid

A pesar de ello, Le gustaría que Tenerife se convirtiese en una ciudad más cosmopolita, como Madrid o Barcelona. Echa de menos más actividades culturales y de ocio. Alex no se muestra pasivo ante este deseo, y ha pasado a la acción, su revista cumple ya 4 años de edad y con ella persigue promocionar el arte contemporáneo tanto nacional como internacional, y “crear esa sinergia”.

Asimismo, ha creado un colectivo de artistas en Canarias con el que organiza exposiciones en diferentes espacios.

Amanda

Enfrente de unos conocidos grandes almacenes nos tropezamos con Amanda, una canaria de 20 años que estudia el grado de Bellas Artes. Está en tercero de carrera, “pronto lo acabaré”. Sus amigas intentan limpiar sus mejillas de unas manchas de color, “hoy he venido a participar en un concurso de pintura rápida, porque estoy en la rama de pintura, últimamente pongo caras de las muñecas Bratz a fotos de personas, me encantan y el resultado queda muy agradable”.

"La mayoría de las ofertas de trabajo están en el sur de la isla, y no en el norte o el centro" — Amanda

Amanda confirma el estereotipo sobre Tenerife “como todo el mundo dice siempre además del tiempo, el sol y la playa, es algo maravilloso”. Coincide con la percepción de que en Canarias se goza de “un buen ambiente y una buena actitud por parte de la gente, somos muy abiertos a la hora de hablar”.

Amanda prefiere vivir de alquiler que hipotecarse

Apasionada del maquillaje, cuando le proponemos una foto detalle nos sugiere “este ojo por favor que está mejor maquillado que el otro”. Amanda se muestra natural y presume orgullosa de su afición, pero nos menciona que “muchas empresas en internet no hacen envíos a Canarias”, como una de las desventajas de vivir en Tenerife. También repara en la diferencia entre el norte y el sur de la isla a la hora de encontrar un trabajo, la mayoría de las ofertas están en el sur, y no en la zona norte o la más céntrica como La Laguna o Santa Cruz.

Con respecto a la vivienda, “por ahora tengo casi claro que no me quiero ver metida en una hipoteca, tengo el mismo ejemplo en mi casa, y no me quiero ver atada a una casa de por vida, también veo ventajas en vivir de alquiler, puedes estar durante un tiempo y si te cansas de la zona o el edificio, te vas y no hay problemas, y así vas viviendo la vida en los sitios que te interesan”. Amanda se despide contenta y se pierde con una amiga por una callejuela de Santa Cruz.

Abraham

Dentro de unos grandes almacenes, en la zona de perfumería, acompañado de una amiga algo tímida, pillamos a Abraham que inmediatamente accede a entrar en el reportaje. Tiene 25 años y es del norte de Tenerife, es monitor en un complejo deportivo de su municipio, pero sueña con ser actor y también le encanta la moda, “estoy viendo la posibilidad de irme fuera para tener más oportunidades”, nos confiesa.

A parte de formarse como monitor deportivo, cuenta con el Grado Medio de Gestión Administrativa, pero presume más de un curso de protocolo que le ha abierto muchas puertas en “el mundo en el que me muevo que compagino con el deporte, el mundo de la moda, fotografía y pasarela, el protocolo me ha ayudado bastante a buscarme la vida en eso, para moverme en castings y agencias que es realmente lo que me gustaría hacer”.

"Comprar un piso me parece una idea obsoleta" — Abraham

Abraham resume: “somos una isla bastante completa, tenemos playa y monte a pocos minutos, con una biodiversidad bastante variada, un clima estupendo que es uno de los mejores a nivel mundial, y esto nos ayuda a tener una vida más saludable y más feliz. Y por supuesto, la gente que es muchísimo más abierta, más simpática y eso puede ser por el clima”.

Abraham considera que hacen falta más ofertas de ocio cultural en Tenerife

"Faltan más actividades de ocio como los conciertos, cuesta mucho que se celebren porque sale muy caro traer a los cantantes aquí”. Afirma que se debería promover el ocio y echa de menos “más movida nocturna y juvenil”, sobre esto, añade “por ejemplo, en el Puerto de la Cruz que es una ciudad turística por excelencia del norte ha bajado el ocio de manera considerable, eso me han contado los de la época”.

"Faltan más actividades de ocio como los conciertos, cuesta mucho que se celebren porque sale muy caro traer a los cantantes aquí” — Abraham

Ante el argumento del ruido y las molestias que provocan los bares a los vecinos, añade que deberían estar habilitados para ello y “así poder tener más movimiento ya que vivimos en un sitio turístico”. Adquirir una vivienda propia Abraham lo considera “una idea obsoleta y yo lo veo un poquito más lejos, a mi edad lo mejor es coger un par de amigos o buscar gente por internet, y compartir piso”. Se despide educadamente, y con su amiga vuelve a sus compras.

Heitor

En un banco de una plaza, sentado con su hermano, Heitor espera por sus padres que están comprando. “Me llamo Heitor, que es raro, pero mi madre es de Galicia y dice que Heitor es Héctor en gallego”.

Tiene 18 años, nació y ha vivido en La Laguna, la ciudad universitaria, está en primero de carrera de Psicología, pero “no sé si voy a seguir el próximo año, estoy un poco dudoso, no sé por dónde tirar, si por los deportes o más por la parte de Ciencias o de la Salud”.

"Lo bueno de vivir en Tenerife es que si eres de salir de fiesta lo tienes fácil, y también es más fácil hacer botellón en la calle aquí que en la península" — Heitor

Aunque aparenta ser un chico tímido y tranquilo, pronto nos cuenta que “lo bueno de vivir en Tenerife es que si eres de salir de fiesta lo tienes fácil, y también es más fácil hacer botellón en la calle aquí en Tenerife que en la península, porque no lo tienen tan controlado lo de beber alcohol en la calle”.

Otro factor positivo lo encuentra en el transporte público, “básicamente se sale por Santa o por La Laguna, simplemente es coger la guagua o el tranvía que tampoco es muy caro, y ya lo tienes, puedes dar una vuelta con tus amigos o cualquier cosa”.

Heitor afirma que Tenerife es un buen sitio para salir de fiesta y hacer botellón

Sin embargo, comenta como algo negativo que “las mayores de las fiestas son el sur de la isla e ir al sur sí es un poco caro, aunque si tienes coche y vas con los amigos sale rentable”. Heitor es un amante del deporte y se queja del mal estado de las canchas de baloncesto, también apunta que suele encontrarse en ellas con “gente que puede ser chunga”. Sus padres ya han terminado sus compras y Heitor se marcha con su familia.

Osvi

Abordamos a Osvi en un descanso de su trabajo en el Centro Comercial La Villa, en el norte de la isla. Tiene 20 años y se presenta como “una persona bastante carismática que siento que quedé un poco atrapada en los años 80 y 90, sobre todo porque me siento súper definida con la estética y la forma de pensar”.

"La gente de mi edad podemos aportar mucho más de lo que nos dejan, pero espero que cada día se nos tome más en serio" — Osvi

Osvi cree que a la hora de reivindicaciones y luchas “en Tenerife tenemos más voz y nos lo tomamos más en serio, como con temas LGTB”. En la misma línea, se queja de que “a la gente de mi edad nos tratan como si no supiéramos nada de la vida, la verdad es que en algunos casos puede que tengan razón porque la experiencia es un grado, pero por el mundo en el que nos estamos criando vemos las cosas desde otra perspectiva, y podemos aportar mucho más de lo que nos dejan, pero espero que cada día se nos tome más en serio”.

Osvi cree que se debería tomar más en serio a los jóvenes

Osvi que trabaja en una tienda de ropa, se muestra orgullosa de ofrecer “ropa de calidad”. Piensa que “la economía está bastante mal, pero también que es el pensamiento que se tiene” y eso provoca que la gente no consuma “productos buenos”. Con respecto al dilema de alquilar o comprar, nos explica que “ahora mismo los alquileres están subiendo muchísimo, y alguien con un trabajo normal y un sueldo normal no puede permitirse pagar un alquiler”. Esto le conduce a plantearse ahorrar algo de dinero y enfrentarse a una hipoteca.

Entiende que “Tenerife es un pueblo generoso, y somos personas en las que puedes confiar, no tenemos ningún problema en ayudar a alguien en lo que sea”. Con respecto al turismo confirma el lema de “Tenerife amable”, “siempre intentamos ofrecer las mejores experiencias de nuestra isla al público, a los turistas, la verdad es que eso me gusta mucho”. Osvi vuelve a la carga en su trabajo.

Lara

Nuestra última protagonista se llama Lara y tiene 18 años. Aunque empezó estudiando el Ciclo de Estética y Bienestar, se encuentra actualmente en un periodo de prácticas para una compañía de seguros, con previsión de trabajar en ese campo, y se ha dado cuenta de que el mundo financiero “le llena en realidad”. Lara vuelve a destacar el clima agradable y la posibilidad de realizar actividades al aire libre, “no tenemos que recurrir a estar encerrados en casa como pasa en los países nórdicos”.

"No podemos estudiar todas las ramas en nuestra tierra, si no tenemos los medios económicos, te ves limitado a estudiar lo que tienes en la isla” — Lara

Resalta también la comida: “he viajado por muchos países, y no he encontrado esos sabores como la comida canaria, como un buen escaldón o un buen guiso de papas, piñas y costillas”. Defiende también los guachinches: “es una peculiaridad que solo se da aquí, puedes disfrutar de una buena comida por precios económicos, ideal para una persona joven que no tiene tantos ingresos”.

Lara considera que habría que darle más oportunidades laborales a los jóvenes aunque no tengan experiencia

Por otro lado, como apuntaba Victoria, se queja de las limitaciones de las salidas profesionales, y nos recuerda que “no podemos estudiar todas las ramas en nuestra tierra, si no tenemos los medios económicos, te ves limitado a estudiar lo que tienes en la isla”.

Sobre el mundo laboral, Lara lamenta que las empresas soliciten experiencia y opina que “todos podemos ser muy competentes sin tener experiencia”. Su última demanda la encontramos en el transporte y en el alquiler, piensa que el ayuntamiento “podría aportar ayuda y facilidades, y no barreras”.

El paisaje de Santa Cruz de Tenerife

Compartimos una breve reflexión con Lara al terminar la entrevista: “qué mal está la juventud” es una frase que de repetirse tanto casi se graba en el pensamiento colectivo, pero hoy escuchando a estos chicharreros me quedo con una sensación muy diferente. Tal vez deberían, como dice Osvi, “tomarlos más en serio”.