Diez reediciones latinoamericanas indispensables del 2018

Diez reediciones latinoamericanas indispensables del 2018

De psicodelia peruana a funk argentino, de boogie brasileño a progresivo colombiano. Aquí una relación de las diez reediciones recientes que más nos han gustado.
11.9.18

En los últimos años el mercado de las reediciones ha crecido exponencialmente. Esto se debe a la inmensa oferta de música novedosa, perdida en el tiempo y la geografía, que de pronto se ha vuelto accesible vía internet, dealers y collectors alrededor del mundo ponen en línea el trabajo de esotéricos artistas y bandas extrañas, ripeos de ediciones limitadas, como refrescante novedad para los oídos deseosos de aventuras sónicas (solo entren al canal de YouTube del usuario Nicolás Guzmán para que tengan una idea de la cantidad de música que podría ser reeditada). Y han sido una gran cantidad de sellos independientes alrededor del mundo, comandados por coleccionistas, melómanos y en algunos casos DJs, los encargados de difuminar toda una producción que se encontraba desperdigada, cuando no olvidada.

Publicidad

A ello también se suma la convivencia que la industria ha generado entre tecnología digital y analógica, donde una viene haciendo posible a la otra. Casi no hay lanzamiento que no salga en digital y en formato de vinilo a su vez. La cultura del vinilo, en crecimiento, ha despertado también una nostalgia por un ritual de escucha, que la velocidad tecnológica había hecho desaparecer, y a su vez ha recuperado la sana costumbre de hurgar en mercados de segunda mano y colecciones privadas en búsqueda de más tesoros.

Hoy en día la búsqueda de tesoros latinoamericanos es como una nueva fiebre del oro. Y sellos discográficos de muchas partes se disputan preciados legados a la espera de un nuevo boom.

Y son justamente estas reediciones las que más lugar ocupan en el circuito de prensa musical y distribución internacional, son ellas las que vienen dando a conocer y hablando de un universo musical latinoamericano y sembrando la curiosidad por saber qué más ha pasado en estas tierras.

Desde psicodelia peruana a chicha, de funk argentino a boogie brasilero, de progresivo colombiano a música de sintetizadores mexicana, aquí una relación de las diez más recientes reediciones latinoamericanas que vienen dando que hablar internacionalmente.

Hareton Salvanini - A virgem de saint tropez (Vinilissimo)

El brasileño Hareton Salvanini compuso la banda sonora para la película “A virgem de saint tropez” (1974), una coproducción franco brasileña, dirigida por el polaco Zygmunt Sulistrowski, a quien se le atribuye ser pionero del cine erótico de bajo presupuesto en ambientes tropicales. Prensado en una edición brasilera limitada, las altas cifras que se pide en el mercado de coleccionistas por esta primera edición deja claro que estamos ante un ítem realmente de culto. Y es que, de principio a fin, “A virgen de saint tropez” es un fascinante viaje musical que inicia en Brasil pero se extiende hasta el cosmos, una aventura ecléctica propia de su naturaleza de Soundtrack pero también de las inquietudes de un compositor versátil: puede ser jazzero, rockero y a la vez experimental. Guitarras con wah wah se encuentran con flautas que emiten delicadas melodías, incursiones de bossa nova, momentos de buen rock lleno de groove, y hasta una pieza de sintetizadores que alza vuelo. Sugerentes y cálidos ambientes, perfectamente delineados para las intenciones de este film. La reedición está a cargo de la española Vinilissimo (división de Munster) que viene publicando mucho material de Brasil, entre ellos el álbum “Impacto” de Hector Costita Sexteto, y el “… E Deixa o Relógio Andar!” de Osmar Milito.

Siglo Cero – Latinoamérica (Golden Pavilion / La Pelote Records)

“Latinoamérica” (1970) es uno de esos discos inusuales dentro del canon psicodélico latinoamericano. No es un disco de canciones, sino de largos y poderosos jams psicodélicos que ocupan integro cada cara del LP. Grabado en vivo en estudio, es un disco de transición entre la aparición de dos bandas hitos del rock colombiano, como son los Speakers y Genesis, y en particular es un disco que marca la evolución de dos personajes claves en la escena colombiana como son Humberto Monroy, Roberto Fiorilli y Jaime Rodriguez. La banda hacía llamar a su estilo como “rock experimental progresivo”, que en realidad se trataba de una combinación de hard rock y sonidos latinos, con toques a lo Santana y Cream pero extendiéndose en improvisaciones encadenadas que tomaban ideas del jazz. La historia dice que Siglo Cero iba a grabar su presentación en el importante Festival de la Vida (1970), para convertirlo en su álbum debut, pero algo pasó y la banda volvió y grabó todo en un estudio en directo, lo que finalmente se convirtió en este álbum que hoy comentamos. La portada del LP sin embargo ilustra con una foto el recuerdo de su participación en el mítico evento, y la grabación incluye además los aplausos tomados del festival. Extrañas circunstancias del destino que no por ello reducen un milímetro la grandeza de este disco. Por primera vez lo reedita la portuguesa Golden Pavilion, en edición de lujo como merecía un álbum que sin duda es un referente para el rock de vanguardia latinoamericano.

Eblen Macari – Música para Planetarios (Séance Centre)

Eblen Macari es un guitarrista y multiinstrumentista mexicano de ascendencia libanesa. Activo desde la década de los 80 y creador de diversos álbumes donde se integran el ambient, el new age, la electrónica cósmica, y sonoridades que remiten a cierto ancestralismo, una tradición muy desarrollada por otros compositores mexicanos como Jorge Reyes o Antonio Zepeda, quienes además incorporaron instrumentos prehispánicos. “Música para Planetarios” (1987) consiste de cinco piezas compuestas por Macari para una serie de conciertos realizados en el Planetario Luis Enrique Erro de CDMX, aquí Macari emplea sintetizadores para crear secuencias repetitivas, minimalistas, pero a su vez perfectas en su desarrollo melódico, y que demuestran su versatilidad tanto para el trabajo puro de sintetizadores, como para la organización de conjuntos instrumentales y vocales. Mención aparte para la combinación de sintetizador y guitarra acústica, donde Macari se alza como un virtuoso indiscutible. Un álbum notable. Los fans de Brian Eno o John Hassell, tienen en Macari un referente ineludible. La edición en LP corre por cuenta de la canadiense Séance Centre.

El Polen – Fuera de la ciudad (Buh Records)

Fuera de la ciudad (1973) de los peruanos El Polen, era una de las reediciones más esperadas por coleccionistas alrededor del mundo. Pioneros absolutos de la síntesis entre la tradición folklórica andina y el folk rock psicodélico, lo logrado por la banda de los hermanos Raúl y Juan Luis Pereyra, no tenía precedentes, fueron la encarnación del hipismo sobre bases musicales autóctonas, con un resultado que podía ser descrito como progresivo, en tanto significó la incorporación de una paleta ecléctica de sonidos y de una gran complejidad instrumental. Fuera de la ciudad inicia con “Concordancia” una composición que se encuentra en un extraño lugar entre el huayno y el blues. “Mi Cueva”, incorpora quenas y orquestaciones de cello y violín, en una canción que parece la viva representación de un sueño. La madurez absoluta de un sonido que generó la aparición de muchas agrupaciones y que aún hoy muchos años después despierta el fanatismo de nuevos protagonistas del folk internacional como Devendra Banhart. La reedición corre a cargo de la peruana Buh Records, quienes también han reeditado el álbum previo de El Polen Cholo (1972), así como el trabajo de otros artistas con similares búsquedas entre lo autóctono y lo vanguardista como Arturo Ruiz del Pozo o Miguel Flores.

Hot Pepper - Spanglish Movement (Espacial Discos)

Sin duda no hubo ciudad del mundo que se resistiera al poderoso y avasallante sonido de la música disco. Lo que significó en términos de explosión comercial hizo volver los ojos, y oídos, a muchos, de ahí la aparición de una gran cantidad de proyectos paralelos o creados para tentar el éxito que esta música generaba. Spanglish Movement (1978) de Hot Pepper puede verse como producto del impacto que la música disco genera en México. Y es tal vez el disco que introduce los sonidos electrónicos de sintetizador en la cultura de baile en el país azteca. Su creador, el baterista mexicano Jesús Muñoz “Tilico” (quien había acompañado a músicos de la talla de Paul Mauriat o Carl Tjader), compuso estas cuatro piezas de estudio para un vinilo prensado en tiraje limitado, el resultado es una bomba de cosmic disco, con toques de funk y percusiones latinas, sintetizadores espaciales que el tiempo las ha vuelto de culto (el hit “Ritual Song”, es un clásico para amantes de estos sonidos). Spanglish Movement deleitará a los obsesionados con el sonido de agrupaciones como Laser, Space o Automat (es decir aquellas con énfasis en los sintetizadores espaciales). La reedición oficial (pues existe un pirata de hace algunos años), corresponde a la española Espacial Discos, división de Guerssen, que el año pasado reeditó una compilación de la diva española del erotic cosmic disco Susana Estrada, que no dejamos de recomendar con fruición.

Onda De Amor: Synthesized Brazilian Hits That Never Were (1984-94) (Soundway Records)

Las grabaciones aquí comprendidas podrían haber formado parte de algún mix de Larry Levan y llevado a la gloria a los habitantes del Paradise Garage. Pero no, se trata más bien de piezas que quedaron en el olvido. Ha sido Millos Kaiser el responsable de este rescate, miembro del dúo Selvagem (encargados de hacer las fiestas de nuevo disco más sonadas de Brasil), han sabido bien reivindicar estos sonidos. Y es que “Onda de amor”, ofrece algo así como la genealogía brasilera del post disco, traza un arco de los diversos estilos que la revolución del sintetizador y las cajas de ritmo generaron en la década de los 80s para la música de baile en su encarnación brasilera: italo disco, boogie, funky, breakbeats y más. “Tabu” de Vania Bastos, “A festa e Nossa” de Grupo Controle Digital, “Break De Rua (Versão Longa)” de Villa Vox o “Electric Boogies” de los Electric Boogies, son temas destinados a ser inmortales en la pista de baile. La edición a cargo de la inglesa Soundway Records ha estado acompañada de fuerte promoción y buenos comentarios, lo que ya ha hecho que el sello lance rápidamente el álbum de Grupo Controle Digital, uno de los secretos mejor guardados de la década de los 80s en Brasil del que aún hay mucho por descubrir.

Lito Nebbia – Melopea (Melopea Discos)

No cabe duda que Lito Nebbia es uno de los músicos pilares para entender el origen del rock en Argentina. Es junto a Luis Alberto Spinetta, Charly García o León Gieco, uno de esos artistas emblemáticos, que forman parte de la vida cultural argentina. Por ello da una enorme satisfacción que Melopea (1974), su sexto álbum solista, tenga al fin una reedición en vinilo, distribuida internacionalmente, como ya ha ocurrido con toda la discografía de Los Gatos, su banda seminal. Melopea es un álbum de canciones folk rock, de arreglos orquestales, con aires psicodélicos y toques de bossa nova, además de un peso importante en la parte lírica vocal, donde juega un rol importante las notables letras escritas por la poeta Mirtha Defilipo (pareja de Lito entonces). Melopea marca sin duda un momento creativo importante en la extensa discografía de este gran artista, y es quizá el mejor punto de partida para entrar en su universo. El disco ya había merecido una reedición en CD hace algunos años, ahora se reedita en LP, por el propio sello de Lito Nebbia, del mismo nombre, con el que también ha aparecido recientemente en LP Muerte en la catedral (1973), otro de sus álbumes más celebrados.

Cuasares – Afro-Progresivo (Pharaway Sounds)

Hay dos nombres que en los dos últimos años han caído como meteoritos para los buscadores de rarezas sonoras. Uno es el guatemalteco Emilio Aparicio y otro el argentino Waldo Belloso. La información que hay sobre ellos y sus trabajos es tan cuidadosamente escasa que uno a veces cree que se trata de inventos. Pero allí están las reediciones con la documentación necesaria para demostrar que en efecto estos artistas produjeron lo que produjeron en ese fascinante universo de las ediciones discográficas privadas. Waldo Belloso fue director de la Orquesta Sinfónica de Córdoba, músico dedicado al folklore y la música para niños, además de médico, que en 1973 publicó bajo el alias de Cuasares, un álbum extraño, llamado “Afro-Progresivo”, una suerte de funk psicodélico que se movía también por el lounge y los ritmos latinos, de ácidas guitarras llenos de fuzz, vibráfonos, y sintetizadores espaciales, que lo encumbran como una joya inclasificable, a medio camino entre Esquivel, Parliament y Santana. La reedición corre a cargo de la española Pharaway Sounds, división de Guerssen Records.

Los Mirlos – Los Charapas de Oro (Infopesa)

Dentro del renacimiento de la cumbia amazónica peruana, Los Mirlos (originarios de Moyobamba y San Martín) ocupan un lugar de gran importancia, al ser una de las pocas bandas pioneras del género que se mantienen en actividad, con muchos conciertos y giras fuera del Perú. Infopesa, el sello discográfico fundado por Alberto Maraví en 1971, ha sido también protagonista de este nuevo renacimiento. Ahora bajo la gestión de Juan Ricardo Maraví, el sello ha iniciado diversas reediciones, primero en formato CD, y ahora en vinilo. Los Charapas de Oro (1975) constituye la primera reedición de esta nueva etapa de Infopesa, de uno de los álbumes más exitosos de Los Mirlos, y donde se encuentran temas clásicos como “Sonido Amazónico” o “Cabalgando con ella”, con ese sonido inimitable de la hipnótica guitarra a cargo del gran Gilberto Reátegui, donde el surf rock, los aires arabescos, la influencia de Santana y la cumbia se encuentran para producir algo que es único. La edición cuenta con un tiraje extra limitado de lujo en vinilo de color. Actualmente Infopesa prepara una reedición del clásico El Gran Cacique de Juaneco y su Combo, otro de los referentes indiscutibles de la cumbia amazónica peruana.

Los Shapis – Los Auténticos (Discos Horóscopo)

El boom internacional de la chicha y la cumbia peruana debe ser visto como uno de los mayores ingresos al mercado internacional que la música peruana ha tenido en años. Las reediciones (oficiales o piratas) no dejan de salir, y el público al que se dirigen no son sólo los migrantes peruanos que viven en Miami o Italia, sino que han conquistado ese mundo joven que consume música independiente, que seguro desconoce los contextos de esta música pero disfruta de la sonoridad, porque la chicha ahora reclama su lugar de importancia como producción musical genuina. Pero los contextos no deben olvidarse. Hablar de chicha es hablar de Los Shapis, y de una nueva fase en la configuración de la música de migrantes andinos en la capital peruana, entrado la década de los 80s de una Lima en desborde. Liderado por Jaime Moreyra y Julio Simeón “Chapulín el Dulce”, Los Auténticos (1982) marca el debut de Los Shapis (con portada que emula al “Road To Ruin” de Los Ramones) con 12 canciones que definen un género: cumbia, música andina, rock. A diferencia de la cumbia amazónica previa, el uso de la guitarra (también apoyada por delays, wah wah y fuzztone) es menos estridente y más aguda. Canciones de amor se intercalan con otras que retratan la vida trabajadora y costumbres del migrante andino. La solidez de la base rítmica, el carisma de Chapulín (que le habla al oyente, le manda saludos a gente de diversas zonas alejadas del Perú) y una producción impecable hacen que Los Auténticos sea una bomba de hits, que catapultó al grupo como un verdadero fenómeno de las masas populares. La reedición corre a cargo del renovado Discos Horóscopo, regentado por la peruana, afincada en España, Magnética, que también ha reeditado a Chacalón y ya han anunciado la reedición del debut de Pintura Roja, como parte de su serie de discos clásicos de la chicha peruana.

***

Sigue a Noisey en Facebook.