Sexo

Un tema invisible, el sexo y la diversidad funcional: “Todos queremos coger”

En otras palabras: VICE habló con una trabajadora sexual que coge con ciegos, personas con síndrome de down y hombres con parálisis totales y parciales
7.12.18
Laura Meza

Artículo publicado por VICE Argentina

La yema de los dedos recorre con suavidad el lóbulo de su oreja. Él, tieso, mira su rostro bajo el influjo de un encantamiento y esboza una sonrisa tímida pero sincera. Ella toma su mano y, sin más, dando el paso, se la pasa entre las tetas. “Esto es una teta”, le dice ella confirmando y afirmando lo que para muchos es obvio pero para otros es un descubrimiento, una primera vez. El tiritar es tal que él se aferra a la silla con los dedos tensos y el cuerpo deseoso. Y desde ahí, el goce. Entretanto, la escena realmente sucedió. Y esa escena son muchas escenas a la vez: dentro de la palestra de la sexualidad humana siempre se invisibiliza a las personas con diversidad funcional, a los discapacitados. El sexo no es propiedad de unos o de otros. “Todos queremos coger”, sigue ella.

Publicidad

Laura abre la puerta de su casa en el barrio de Floresta, saluda con un beso y presenta a Laura, su compañera de casa. Por ese entonces sólo están ellas dos. La que falta es Laura, que salió hace un rato. En esa casa viven tres Lauras y las tres son trabajadoras sexuales. La anfitriona, Laura Meza, ofrece un té de boldo, se prende un pucho y se sacude el glitter que todavía tiene pegado en sus cachetes. Hace unos días fue la Marcha del Orgullo LGBTIQ y se paseó en la carroza de AMMAR, la Asociación de Meretrices de Argentina, agrupación de la que forma parte desde hace tiempo. Ella tiene 51 años, es trabajadora sexual de moralidad callejera y se presenta como delegada de AMMAR en Floresta.


Relacionados: Fuimos a ver la única película porno del 2018 en Argentina


Entre otras cosas, Laura se especializa en diversidad funcional y atiende a personas con discapacidades físicas, mentales y motrices. En pocas palabras: tiene sexo con ciegos, personas con síndrome de down y con hombres con parálisis totales y parciales. De pronto, su trabajo se yuxtapone con el de asistencia social. O, tal vez, el de asistencia sexual. “Estoy totalmente de acuerdo con el sexo y la discapacidad”, sentencia firme mientras quita del medio un largo mechón de su pelo. El trabajo con la empatía y su conocimiento en enfermería hicieron que Laura Meza encare con hidalguía la sexualidad vinculada a la diversidad funcional.

VICE: ¿Quién hace el primer contacto para un encuentro sexual?

Publicidad

Laura Meza: Generalmente se contactan los tíos o los hermanos. Lo que hago es hablar con la familia y que ellos estén de acuerdo en todo. Estoy totalmente de acuerdo con el sexo y la discapacidad. Somos todos iguales. De hecho, hoy en día muchas compañeras trabajan con discapacitados. A mí, suelen contratarme por el sindicato. Ellas saben a quién recomendar según el caso.

¿Cómo son las charlas con la familia o los tutores?

LM: La que pregunta siempre sos vos. “¿Por qué llegaron hasta acá?” “¿Hay consenso de todas las partes?” “¿Tienen claro que van a estar con una trabajadora sexual?” Igual, por eso, la duda siempre la tenés vos. Estás como mirando qué onda. Tampoco podés dar muchas explicaciones porque tampoco sabés con qué te vas a encontrar. A veces sólo quieren la existencia de una mujer. Y no todo ocurre sexualmente.

1543932642237-Laura-02

¿Cómo es un encuentro en sí? ¿Siempre hay sexo penetrativo?

LM: Obviamente que tenés que tener otra empatía. Hay que buscar el punto G de cada uno. A veces simplemente es un abrazo. Lo importante es concientizar. Nosotras hacemos trabajo de asistencia social y hasta de psicóloga. Escuchamos mucho. A veces te pagan por escuchar. Hay personas a las que les tocás una oreja y acaban.

¿Cuál es la diferencia entre el trabajo sexual y la asistencia sexual?

LM: La diferencia es el consenso y el arreglo económico. Con una persona con discapacidad vos tenés que tener la paciencia suficiente. Usás siempre la empatía para que sea una buena experiencia. Tengo clientes ciegos y en sillas de ruedas. No asistimos sexualmente: es nuestro trabajo.


Relacionados: Jóvenes nos cuentan sus peores historias sexuales


¿Ves un camino posible hacia la legalización de estas prácticas?

LM: No creo que el año que viene salga pero creo que se puede venir una media sanción al proyecto que presentamos. Las putas estamos cada vez más visibles. Llevamos una postura del feminismo que es visionario y genial. Igual, todavía somos las invisibles. Tenemos violencia institucional, a nivel social y de todo tipo. Presentamos un proyecto de ley en el que no queremos regularizar el trabajo sexual, sino que queremos que nuestras compañeras puedan jubilarse, además necesitamos amparo legal y que nos reconozcan como trabajadoras. Para la sociedad todavía somos la cosa fea que nadie mira. En la Constitución no dice que el trabajo sexual es ilegal. No es legal a nivel proyecto. Ahora estamos luchando con las contravenciones y contra el proyecto de ley de (Horacio) Rodríguez Larreta para prohibir el trabajo callejero. Por eso nos organizamos con los trapitos, las murgas, los cantantes callejeros, los manteros y los senegaleses. Damos lucha desde el colectivo de colectivos. Igual, las penas más grandes siempre son a las trabajadoras sexuales.

Publicidad

¿Por qué preferimos no hablar del tema del sexo y la diversidad funcional?

LM: Porque somos hipócritas en todos sentido. Ponele, todos bardean a (Mauricio) Macri y lo volverían a votar. Antes decían “para navidad, no va a haber pan dulce en la mesa”. Y este año no va a haber ni comida, loco. Es un tema invisible el del sexo y la diversidad funcional. Alguien tenía que visibilizarlo. Una persona con una discapacidad es un ser humano con los mismos derechos que todos. Sigue siendo como un tabú, como el de las putas. Por eso ahora nosotras nos apropiamos de la palabra “puta”. El mundo va evolucionando. Si vos no vas evolucionando, te quedás.

1543932717110-Laura-03

¿Cómo hiciste vos para interiorizarte del tema?

LM: Tengo experiencia en enfermería. Eso me ayudó. Siempre estudiamos y nos interiorizamos del tema. Uno tiene que poner media pila en esa y ponerse en el lugar del otro. Me hubiera gustado que si fuera discapacitada me vengan a coger, boludo. Como a cualquier persona, digamos. Hay algunas compañeras que terminan no cobrando porque sienten que están haciendo un bien. Obvio que a veces cuesta cobrar pero es mi tiempo y mi trabajo.

¿Con qué tipos de diversidades funcionales trabajás?

LM: Estamos hablando de ciegos, síndrome de down, no importa en sí. Porque no hay manera de decir “a este sí y a este no”. No trabajamos desde ese lugar. Todavía no me tocó un esquizofrénico. A esos ya los tenés en la calle: están todos esquizofrénicos. Es obvio que un señor que no tiene piernas tiene una experiencia distinta a uno que sí tiene. Y no es lo mismo la discapacidad mental que el síndrome de down. Digamos que el trabajo sexual es único. Las diferencias son en las discapacidades y no en el trabajo sexual.


Relacionados: Les preguntamos a los jóvenes cuánto aprendieron de sexo viendo pornografía


¿Qué devoluciones te dan tus clientes?

LM: Amén de que te reditúan plata sentís que aportaste algo diferente a esta sociedad machista y patriarcal. Aportamos para que cambie un poco esta mierda. Una se siente re bien. Generalmente todo termina con el agradecimiento de los familiares. Es increíble que, por ejemplo, para el día de la madre, te busquen en Facebook y te digan que sos una buena persona. Nosotras pensamos en los demás. De hecho, en la vida tenés dos opciones: o te quedás llorando tus pálidas o salís a romperla toda. Y el feminismo salió a romperla toda, por eso ganó tanto protagonismo.

¿El trabajo sexual especializado en diversidad funcional es estigmatizante?

LM: No, no lo es. A nosotras nos ven como víctimas pero no somos víctimas de nada. Somos personas igual que todos que salimos a lucharla todos los días. También nos cuesta llegar a fin de mes, pagar los impuestos y todo eso. Pero no somos víctimas de la sociedad. Siempre va a haber ese tabú hacia la trabajadora sexual. Por suerte, la sociedad está cambiando. El otro día, un vecino me alabó mi remera que dice “Puta feminista”. Es que pegó mucho el lema de “Vamos con las putas, nunca con la yuta”.

Sigue a Hernán en Twitter