Sexo

Dos hermanos condenados a cadena perpetua por vender hierba

Hablamos con ellos sobre su juicio, que duró 20 minutos, y el motivo de una condena tan desproporcionada.

por Tim Geyer
30 Noviembre 2018, 4:45am


El alijo de cannabis encontrado en casa de los hermanos. Todos las fotos de los archivos de la policía

Este artículo se publicó originalmente en VICE Alemania.

La principal prisión de alta seguridad de la ciudad griega de Patras es famosa por sus duras condiciones. En algunos casos, hasta ocho presidiarios se ven obligados a convivir en una celda de cinco metros cuadrados. En esa cárcel están recluidos dos hermanos alemanes*, de 34 y 42 años, condenados a cadena perpetua y a una multa de 100 000 euros cada uno por intentar vender marihuana.

La semana pasada, contacté con los hermanos a través de sus abogados para preguntarles sobre el juicio y la posterior condena por un delito que, si hubieran cometido en Alemania, no les habría costado más que unos pocos años de prisión. Al finalizar nuestra conversación, me di cuenta de lo diferente que puede llegar a ser la legislación sobre droga según el país de la Unión Europea a la que pertenezca.


MIRA:


Aproximadamente a las 12:00 del 14 de octubre de 2017, la policía irrumpió en el piso de los hermanos y en una granja cercana en la ciudad griega de Kavala. Tras unas cortinas de plástico, los agentes encontraron marihuana almacenada en varios pisos de palés improvisados. En otra sala había un secadero de cannabis, dispuesto en redes colgadas de la pared. En total, ese día se incautaron de 100 kg de cáñamo no procesado y 1 kg de flores de cannabis.

En un extremo de la parcela de la granja, ocultas tras un campo de cereales, la policía descubrió 80 plantas de marihuana y un sistema de riego profesional. Los hermanos fueron arrestados por tráfico de cannabis, aunque según afirman, en el momento del arresto les dijeron que solo estaban acusados de posesión.

El ministerio de Exteriores alemán asegura que está al corriente del caso y que ha ofrecido ayuda consular a los detenidos, pero no ha querido hacer más declaraciones sobre qué están haciendo exactamente para ayudarlos.

1543504331197-1542111138948-Cannabis-Greece1
La policía encontró maría secándose en varias habitaciones del edificio

Los hermanos aseguran que no han tenido un juicio justo y siguen a la espera de las actas oficiales de la sentencia. “El procedimiento fue un poco extraño”, me dijo el mayor de los dos. Ninguno de ellos habla griego con fluidez, por lo que durante todo el juicio deberían haber contado con un intérprete, tal como establece la normativa europea. Sin embargo, los hermanos me dijeron que el juez interrumpía constantemente al traductor y lo presionaba para que omitiera grandes partes de sus declaraciones. “No pudimos seguir el juicio”, añadió el mayor de los hermanos.

Realmente no había mucho que seguir, ya que el juicio duró solamente 20 minutos, gran parte de los cuales transcurrieron entre gritos de los tres jueces y el fiscal intentando hacer callar al abogado defensor, según señalan los hermanos. Antes de que estos pudieran entender qué estaba pasando, los jueces se retiraron para deliberar.

Los jueces estuvieron deliberando sobre su caso y cuatro otros durante un total de 15 minutos. “Eso son tres minutos por caso. Fue el tiempo que necesitaron para condenarnos a cadena perpetua y a una multa de 100 000 euros”, me explicó uno de ellos. Ni siquiera se molestaron en traducirles la sentencia.

No fue hasta varios días después que recibieron una traducción parcial de la sentencia y se enteraron de que habían sido imputados por tráfico.

1543504349228-1542111184237-Cannabis-Greece-2
Varias de las plantas de cannabis encontradas en la propiedad de los hermanos

Sin una transcripción completa de los tribunales es muy difícil verificar la versión de los hermanos. En cualquier caso, lo que está claro es que la condena que les han impuesto es muy distinta a la que habrían tenido si se los hubiera juzgado en Alemania. Para empezar, en Alemania es ilegal que un abogado represente a dos clientes, según afirma Ulrich Kerner, abogado penalista de Berlín que actualmente trabaja en el recurso de los hermanos. Kerner y su equipo barajan varias teorías para intentar entender cómo los tribunales griegos podrían justificar una condena tan desproporcionada.

Pregunté a Kerner por qué creía que la sentencia había sido tan severa. “Fue porque se les imputó por intentar vender y por posesión de una cantidad de cannabis que el tribunal valoró en más de 75 000 euros”, me explicó. En el breve resumen del juicio, la sentencia dice: “…comercio coordinado y reiterado de narcóticos mediante el cultivo y la posesión… por un valor de mercado de más de 75 000 euros”. En 2015, una nueva resolución dictada por el tribunal supremo de Grecia daba a los jueces carta blanca para aplicar la cadena perpetua en casos en los que el valor de las drogas traficadas superara los 75 000 euros.

El problema es que el tribunal griego todavía no ha dado explicaciones sobre cómo ha valorado el producto encontrado en casa de los hermanos. Esa falta de especificidad da a los tribunales cierto margen de maniobra para hacer lo que quieran. Esto también explicaría por qué en el documento no se especifica el número de plantas confiscadas ni su contenido de THC, dos elementos que habrían sido fundamentales para dictar sentencia en un tribunal alemán.

En cualquier caso, si los hermanos hubieran sido juzgados en su país natal, nunca les habrían condenado a cadena perpetua, una pena que está reservada para asesinatos o matanzas graves. Si los hermanos formaran parte de una banda o hubieran tenido armas, “estaríamos hablando de entre tres y ocho años de prisión”, calcula Kerner. Pero los documentos judiciales no aportan ninguna prueba de ello.


MIRA:


Por tanto, un tribunal alemán habría condenado a los hermanos, a lo sumo, por intercambio comercial, según la ley sobre estupefacientes, pero incluso en ese caso habría hecho falta demostrar que los acusados tenían intención de vender la droga de forma reiterada y de lucrarse con la operación.

Según el Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías, Grecia es uno de los 12 países de la Unión Europea en los que se aplica la cadena perpetua en delitos relacionados con la droga. La pena mínima de ocho años por tráfico de este país es la más alta en el resto de la UE. El único otro miembro de la unión en el que podrían sentenciarte a cadena perpetua por “ganancias económicas considerables” obtenidas del tráfico de droga es Estonia.

Los hermanos y sus abogados siguen a la espera de recibir la sentencia completa para poder revisarla. “No podemos saber cuánto tiempo va a llevar”, me dijo Kerner. El abogado de oficio de los hermanos tampoco ha solicitado que se acelere el proceso.

“Muchos de los presos aquí pueden tener que esperar seis o siete años antes de tener noticias de su recurso de apelación”, me dijo el mayor de los dos. “Te dan cita, pero luego te la van posponiendo cada año”. Hasta que el tribunal no se pronuncie sobre el recurso, el acusado no tiene derecho a solicitar cumplir su condena en su país de origen, una opción disponible entre estados miembros de la UE. Si las autoridades griegas aprueban el traslado, las autoridades alemanas se encontrarían con un nuevo problema: el de tener que pronunciarse sobre la sentencia y valorar si la cadena perpetua por posesión de cannabis es una condena apropiada.

*Hemos mantenido los nombres de los acusados en el anonimato en cumplimento del convenio de medios digitales alemanes.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.